Page 1 -
P. 1

ucho eniu-                              EDITADO POR -F. E. T. Y DE LAS J. O. N. S                            V4N                                     La Fiesta Mayor àt Vila-
una buena                                                                                                                                            franca es la más típica
irnos.                                                    íicdacción e Imprenta; Plaaa de Juan Aivareí, 13         N ú m . 928                       porgue sigue conservando
os COTÍ ien-                                              Administración: Calvo Sotelo, 24 - Teléfono 526                                            el patrimonio esencial de
Educación                                                                                                                                            todo el folklore de Cata-
os premios                          Vilafranca del Panadea, sábado, 29 de aáosto de 1959                                                             luña, compendiado en el
jue se dis-                                                                                                                                          clamoroso y multitudina-
uel Camps                                                                                                                                            rio ámbito de la^Tntrada
Juan Gui-
lemoriam).                                                                                                                                                  de San Félix"

                         Año X I X

                  San Félix en la gran tradición

                                                                                                             por ANTONIO SABATÉ MILL - CíoníiU Oficial de U VilU

z del Casal           La Fiesta M a y o i siempie Ka sido,                                                                                           adorar a Dios y sólo venerar a los
                  entre nosotios. u n tema sumamente                                                                                                 santos, y que esta veneración no
a en 3." página)  peliátoso. £1 único seguro contra                                                                                                  debe tributarse a las imágenes, sino
                  todo riesgo está en abordarlo poi el                                                                                               al representado en ellas. La honra
>nóniÍ€OS         lado pintoresco» y a u n así la liebre                                                                                             y alabanza a los santos era válida,
                  salta por donde menos se piensa.                                                                                                   para decirlo con la insustituible
                  Este año la actualidad impone el                                                                                                   precisión del latín escolático medie-
                  tema religioso. La dificultad, pues,                                                                                               val, per imitationem et reductio'
                  sube de p u n t o , ya que obliáa a e n -                                                                                          nem ad Deum, es decir, en c u a n t o
                  frentarse con lo que podríamos lla-                                                                                                tenía por fin conducir a D i o s .
                  mar el fondo del problema: el del
                  santo y su imagen. De ésta Kablará                                                                                                      La fe vulgar sentía necesidad de
                  (juien, por sus saberes, puede                                                                                                     corporalizar estos conceptos abstrac-
                  hacerlo con autoridad que " le                                                                                                     tos en la expresión plástica de las
                  sobra; para t r a t a r de aquél, en el                                                                                            imágenes, para lo cual echaba mano
                  estricto sentido religioso, la Iglesia                                                                                             de los atributos de la vida ordinaria
                  tiene y a sus doctores. Pero, en este                                                                                              del pueblo. Nadie pretendía hacer
                  caso concreto, ocurre que el tema del                                                                                              bistoria,y,poT tanto,nadie engañaba
                  santo y su imagen no se agota con                                                                                                  a nadie. Así ocurrían las cosas en el
                  sólo considerarlo bajo los aspectos                                                                                                transcurso de determinado ciclo de
                  doámático y arqueolóáico: queda                                                                                                    nuestra cultura y al socaire de una
                  todavía un margen intermedio de                                                                                                    sensibilidad religiosa muy distinta
                  consideraciones que caen de Heno eix                                                                                               a la nuestra.
                  el ámbito de la historia de'.la cultura,
                  y es en este ú l t i m o coto d o n d e a ú n '                                                                                         U n ejemplo típico, bien qué tar-
                  podemos intentar decir algo*                                                                                                       dío, de ese espíritu es la imagen
                                                                                                                                                     del Patrón de la villa, San Félix
                     ¿Por q u é — n o s p r e g u n t a m o s —se                                                                                    Mártir. Y decimos tardío por-
                  dio la configuración plástica de sa-                                                                                               que la expresión plástica de
                  cerdote a la imagen de u n santo                                                                                                   nuestro santo amanece en la Vila-
                  cuyo origen, n o m b r e , estado y pro-                                                                                           franca de principios del siglo X V I I I ,
                  fesión se i g n o r a en absoluto?. ¿ N o                                                                                          cuando ya en la cristiandad estas
                  es esto pasarse de la r a y a ? .                                                                                                  creaciones del fervor popular discu-
                                                                                                                                                     rrían por muy distintos cauces. N o
                      Estas preguntas se nos ocurren.                                                                                                en vano había pasado el 'Renaci-
                  ahora a nosotros. N u n c a se les b a -                                                                                           miento, la Reforma y el Concilio de
                  ktían ocurrido—ahí están los becbos                                                                                                Trento.
                  — a los vilafranqueses del siglo
                  XVIII ni a n i n g ú n cristiano — el                                                                                    D u r a n t e el R e n a c i m i e n t o el arte
                  kombre medio—del Occidente euro-                                                                                    religioso tendió a eliminar todas
                  peo de a n t e s de la R e f o r m a . T a l e s                                                                    aquellas licencias que la viva fanta-
                  licencias en la expresión plástica de                                                                               sía popular se había arrogado: las
                  los santos fue el p a n de cada día en                                                                              imágenes adoptaron un estilo retó-
                  la cristiandad medieval. Sólo u n a                                                                                 rico y se envolvieron con traje his-
                  sociedad que llega a incorporar e                                                                                   tórico, no siempre libre de conven-
                  identificar simbólicamente la re-                                                                                   cionalismos. Por su parte, la Refor-
                  ii^iosidad en todas las manifes-                                                                                    ma atacó brutal y apasionadamen-
                  taciones dé la vida, incluso las                                                                                    te los abusos en que se había incu-
                  ttás triviales, puede p e r m i t i r s e                                                                           rrido. F i n a l m e n t e , el Coi>cilio de
                  ^sta clase de lujos sin desdoro                                                                                     Trento elevaría la expresión plástica
                  pata la fe y sin m e n o s c a b o de la                                                                            de los santos muchos más grados
                  Veracidad. E n semejantes expresio-                                                                           ,J por encima de la f a n t a s í a p o p u l a r , '
                   nes plásticas, el pueblo quería re-
                   presentar no ya la contigente verdad              NUEVA IMAGEN DE SAN FÉLIX xMARTiR, P A T R Ó N DE VILAFRANCA                        Pese a todo ello, a principios del
                   histórica, sino u n a verdad absoluta             DEL PANADES, TALLADA EN MADERA, POLICROMAPA, Y                                  setecientos retoña aún en Vilafran-
                   i^ salvación. U n a i m a g e n visible                                                                                           ca u n a manifestación religiosa
                  ^ra suficiente p a r a r e e m p l a z a r cual-          BENDECIDA EL DIA 22 DE AGOSTO DEL ACTUAL                                 rezagada respecto al estilo de la
                   quier demostración racional.                                                                                                      Iglesia post-íridentina. Esto su-
                                                                     que isi por u n lado la vida coti-      discernir donde terminaba una y         cedía, como es sabido, poco después
                      Durante los siglos X I I I y XIV,              diana se elevaba a u n superior         empezaba la otra. E n cualquier caso,   de llegar a nuestra Basílica unas re-
                   1^ gran m a s a c r i s t i a n a m o l d e ó el  nivel de espiritualidad, por otro re-   R o m a siempre se reservaba la última  liquias que procedían de R o m a , peí(¿
                   ideal de su vida religiosa, i n g e n u a         sultará inevitable que ésta, a su vez,  palabra para extirpar posibles abu-     tenecientes a un sarito cuya única
                   ^ franca, en esta clase de repre-                 descendiera hasta las manifestacio-     sos, que existieron. El magisterio de   referencia personal e histórica eia
                   sentaciones. N o es de extrañar                   nes de la vida a ras de sueÍo,de mo-    la Iglesia intervenía de continuo       la de mártir. La feligresía vil&fran-
                                                                     do que con frecuencia no era fácil      recordando que únicamente bay que       quesa quiso honrarle devocional-

                                                                                                                                                     nan  1999
   1   2   3   4   5   6