Page 1 -
P. 1

IKJLDE^                                                                                                       iLa$ a i ee ss tt r á i manos  su

                                                                                                                                             rresioieal  colocan

                                                                                                                                             la Sección a e iijeorez

                                                                                                                                             VI la(r a n q u e s a , e n un p r i m e r

                                                                                                                                             plano rrovincial

                                                                                                                                             Vilafranca vive nuevos vientos.

                                                                                                                                             Parece va despertando de un pere-

                                                                                                   -**. "W-.-í—•^                            zoso letargo que la tenía suspirando,
                                                                                                                                             pasando noches en vela, y durmien-
           EDITADO POR F. E. T. Y DE LAS I. O. N, S                                                                                          do de día.

                                       Redacción e ImprenU: P U M d« Juan Alvar»». 13                                                            Con gozo en el corazón compro-
                                       Administración: Calvo SoUlo. 24 - Teléfono 326                                                        bamos nuevamente que por doquier

Año XIX    Vilafranca,del Panadés, sábado, 23 de mayo de l959.                                                                     Núm. 9l4  se adopta la acción, ¡ál finl. Y los
                                                                                                                                             hombres de nuestras tierras saben
                                                                                                                                             hacer las cosas bien, como ya lo

                                                                                                                                             tenían demostrado. El secreto creo

                                                                                                                                             yo redica en no caer jamás en indi-

Los trabajos y los días cuantí—. He aquí un fenómeno im- vidualismos, sino en andar todos a
                                                                                                             preciso, misterioso y arrollador que una, y SALIR D E LA S O M B R A
                                                                                                             llamamos vida; én esta ocasión, vi- a la calle, bajo la luz pública, al sol

           LAS FERIAS EN TEORÍA                                                        da comarcal.                                          que madura las uvas en nuestras

                                                                                       Ya es otro canto el de quienes cepas!

                                                                                       no se explican por qué las ferias h a n               Desterremos para siempre el in-

                                              por GUERAU                               de empezar el miércoles. Con tres divualismo egoísta y vanidoso y
                                                                                       días, dicen, viernes, sábado y do- Vilafranca promete jornadas espíen-

    Pasaron las ferias. Tiempo bue-    Se trata, suponemos, de robustecer              mingo, habría bastante. Se ló he-                     dorosas,no sólo para la Provincia y
no, afluencia de visitantes satisfac-  la vida misma de la villa como cen-                                                                   Cataluña, sino para España; y si a
toria y/áracías 6 las lluvia^ de in-   tro comercial.                                  mos oído a varios comerciantes ex-                    ello unimos la riqueza del vino,
vierno, aáua en las casas y en las                                                                                                           puede transcender nuestras fronteras
fuentes públicas. ¿Qué más cabía           El rango de capitalidad que de-             positores. Aquí queda registrada su                   iBasta de puntos de mira que sean
esperai?. À mínimas exiáencias,        tenta Vilafranca comporta, inexora-                                                                   meramente el agujero del real! ¡ A n -
máximas satisfacciones. La vida        blemente, sus servidumbres, incluso             pregunta por sí hay quien quiera,                     cho, ancho... «la mirada ancha y
                                       económicas, como lo es la del pre-                                                                    lejos...»
                                                                                       pueda o deba contestarla.

                                                                                           Problematizar donde no hay
                                                                                       problemas es como derribar puertas
                                                                                       abieríap, Pero cuando hay buena fe
                                       sente caso. Mantener vivo el con- y el problema existe, siempre suele
continúa.                                                                                                                                    ¿Pruebas? Con mucho gusto...

    Sin embargo, no faltan c|uienes,   tacto con la comarca tiene su precio.           ser beneficioso» Aparte de que plan-                  Las Ferias nos han dado una de
con absoluta buena fe, siguen pre-         N o ya en Cataluña, sino-en la              tear bien un problema, muchas ve-                     ellas, bastante regular; nuevas sec-
guntándose: ¿para qué sirven las fe-                                                   ces vale tanto como resolverlo.                       ciones de la muchachada vilafran-
                                       mayor parte de las demás regiones

rías, nuestras Ferias de Mayo?.        españolas, no existe cabeza de co-              '.                          . 5 ^ -íif JïL            quesa, actividades mtiltíples, actos y

Desde el punto de vista de los marca que no tenga sus ferias. El                       Respecto a una imprecisión des- festejos, de los que merecen especial
intereses estrictamente particulares, motivo es notorio, y no cabe duda lizada en el artículo *^Nuestro Mer- mención las que h a n atraído masas
no seremos nosotros cjuienes salga- de que las tres cuartas partes de los cado*, aparecido en el número an- de forasteros como el gran concurso
                                       vílafranqueses lo intuyen instinti- terior, hemos de aclarar que la de- sardanístico, la Jornada esperantis-
mos a satisfacer su curiosidad.        vamente.                                        nominación completa de la. Com-
                                           Suele decirse: para esto ya tene-           pañía de Ferrocarriles en él aludida
    Caso de que bubiera necesidad                                                      no es «Compañía de Francia», sino                     ta, los encuentros de fútbol con fel
de elloj los llamados a Kacerlo debe-  mos el mercado; las ferias son una              «Compañía de Ferrocarriles de Ta-                     C. de F. Barcelona y el C. de F. San
rían ser los expositores, que, de mo-  redundancia ineficaz, supèrflua.Re-             rragona a Barcelona y Francia»,                       Sadurní, las actuaciones castelleras,
mento, son los que pagan.              petimos lo mismo: la mejor respues-             cuyas siglas eran T.B.F.». Se trata                   la gran concentración motorista,etc.
                                       ta a esto se encuentra, en primer               de una nimiedad. De acuerdo. Pero
    Ese gesto, el de pagar, vale ya    término, en la actitud de los expo-             cuando se escribe en papeles públi-                   y la VI F I E S T A P R O V I N C I A L
por toda una respuesta: una res-       sitores; luego, en la confluánciá a la          cos, se está obligado, ya que no al                   D E L A J E D R E Z , motivo de esta
puesta terminante, bastante convin-    villa de un amplio sector de pobla-             continuo acierto, sí a la máxima                      glosa, que supo reunir a trescientos
cente y de validez universal. Y más    ción panadesense. Finalmente, su-               exactitud. Dadas las infinitas pro-                   comensales,alrededor de una afición
actuí, donde, entre las debilidades    ponemos que también tendrían algo               babilidades de errar en el comenta-                   común, sin distinción de clases que
de nuestro comercio y pec[ueña in-     que decir al respecto todos nuestros            rio, lo menos que bebe procurarse es                  no fueran las de la destreza en este
dustria, no cabe enumerarla de gas-    estableciraientos: bares, restauran-            ser exacto y verídico en el dato.                     noble juego, que al decir del Sr.
tar dinero en salvas. Nuestras pru-    tes, salas de espectáculos y —tutti                                                                   Miret, en su espléndido discurso de
dentes arcas siempre han manteni-                                                                                                            sobremesa, tiene la virtud de unir
do una ciega fidelidad a un lema                                                                                                             A T O D O S , obreros, empleados,

cfue podría resumirse en estos tér-                                                                                                          comercianteSfindustriales y nobleza,

niinos: «Poco, seguro y constante;     CLIMA  LITERARIO                                                                                      creando el precioso don de la amis-
progreso, sí, pero por sus pasos con-                                                                                                        dad, sobre lo que orador puso dos

tados y con el menor riesgo*. E s                                                                                                            ejemplos con particular maestría.

ésta una norma a la que nadie pue-     Ramón y San Isidro                                                                                        Por todo ello, felicitamos y nos
de reprochar el habernos conduci-                                                                                                            felicitamos.

do a la miseria. U n a vez reconocí-                                                                                                             A los organizadores, que cuida-

da nuestra gran confian2;a en el tra-         por CESAR G O N Z Á L E Z . R U A N O                                                          ion el detalle; a los activísimos

bajo y en el esfuerzo individual, he-                                                  (Artículo inédito)                                    jóvenes de la Sección de Ajedrez,

mos de convenir que así somos y                                                                                                              que se desvivieron en su Fiesta, tra-
así vivimos. Ahora bien: cuando
                                       H a sido un elegante gesto de                   méritos literarios, si hay un madri-                  bajando, y que merecieron la aten-
                                                                                                                                             ción y frases elogiosas que nos pro-
industriales y comerciantes se deci- nuestro Alcalde invitar a R a m ó n leño tremendo, un madrileño que nunció su Presidente; y a éste, que
den a arriesgar un presupuesto, sus Gómez de la Serna a que pase en- merece perfectamente que se le re- por parte de sus jóvenes colabora-
tazones tendrán, y éstas« en todo tre nosotros, en su Madrid natal, gale La Cibeles, ese madrileño es dores comprobamos es su ejemplo,
caso, serán las *ç(ue valgan.
                                       genial y torrencialmente cantado R a m ó n Gómez de la Serna.                                         -del que tan orgullosos y satisfechos

    Tal vez los beneficios inmedia- por el gran escritor, las fiestas de               El le dio aire, en un Madrid                          se muestran-,va nuestra enhorabue-
tos de la feria sean escasos, nulos.                                                                                                         na más calurosa.
Y presumimos q;ue ahí apunta San Isidro). Suponemos que R a m ó n ausente a estas cosas, a la vida lite- Comprendimos perfectamente que
la pregunta de c(uienes no acaban de vendrá desde ese Buenos Aires don- raria conservando hasta última h o - vivimos en Vilafranca unos momen-

explicarse la finalidad de estas fe- do hace años vive y que volveremos ra encendida la antorcha de la sa- tos emocionantes, de cuya Sección
                                                                                                                                             de Ajedrez, desde el Presidente al
rias. Pueden estar tranq[uilos. N a -  a ver su figura maciza, sus patillas            grada de Pombo, escribiendo nove-                     último joven activo, no fes vano
die se quejará.                        ya blancas, su pipa, sü sonrisa ame-            las costumbristas, aupando a Sola-                    confiar en grandes cosas, aún fuera
                                       na entre botijo roto y hucha, y a               na, publicando libros sobre el rastro                 del tema a que se circunscriben
    Por paradójico que parezcaí sos-   oir su verbo cálido, incansable, des-           y la Puerta del Sol, buceando má-                     porque tienen talla para ello. Está
pechamos que lo que las Ferias de      bocado y a la vez certero.                      gicamente en la biografía de Go^a,                    desmostrado con su V I Fiesta, Tro-»
Mayo persiguen es algo más ambi-                                                                                                             feo Marqués de Castell-Florite.
cioso y completamente al margen de         Aparte de sus muchos valores y              ^ (Termina en 3." página)
cualquier rentabilidad a plazo fijo.
   1   2   3   4   5   6