Page 1 -
P. 1

PRECIOS DE SUSCRICION.                                                                                                                 PUNTOS DE SUSCRICION.

;.'Un mes. .. . . . . . . .... . . . . . . . . . . .. . . .. . . . .  2 reales.         REDACCION Y ADMINISTRACION                       En Tortosa, en la, administraciou ; fuera de Tortosa,
                                                                                                                                     por medio de los corresponsales, ó remitiendo el. im-
Uu semestre. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .      32                    TARLAS VIEJAS~ 3.                        porte directamente.

Anuncios y comunicados á precios convencionales.

                         ;:, socio, sillas de enea, cuatro lablas por '                                    Quédense con el cólega los enemigos                       Estrechado el cauce bajo una acer-
                                                  bancos. . .. .. para quien somos basta
                                                                      '-:::. :rs rlrie                     de paseos elegantes y espaciosos, los                     tada direccion facultativa, con mos ó
                                  ',n,;:::-, .
Si la envidia irai'po=o           -;=:.-.;-'.  f  y  sobro.                             cono~. -vais  en-  Jeremias de aquella calle de S. Juan
                                               f

buscase un representanle en la pren- ' '"olilodores ro', &D'..rdos de ~ ~.':.s!i"r &il-.                   con rápida pendiente       empedrada                con   menos tiempo y con mas ó menos
sa yeriódico, El Xoliciero Dertosense venlud, :niños de soi!uctova. -y- gent;:::,                                                    puerta final             á es-
                                                                                                           :".. ontos rodados y una                                  dinero, os incuesfionoblo quo so con-

seria su órgano oficial. Es el eco del bel!eza, lindos joyas de nuestra ciu-                               lik, ~!'. naridera, los que no quieren ni                 seguiría lo mejova que proponemos.
Lugareño de pasiones mezquinas, que dad, preciado tesoro que envidian ¡
                                                                                                                                                                        Y lo que decimos del cauce, debe

refractario á todos los progresos de los cuántos vieron, concurrid al patio de                             puederi p, rmitirse el lujo de osislirá                   entenderse igualmente por Io que res-

tiempos modernos los ódia y los abor-             lo Merced ó del llastro á lucir vues-                    ¹:.otro;un :":.:=, ,::"-, no hon de faltarnos             peta á la barra do la boca del Ebro,
                                                  tras galos y vuestro apuesto continen-                   amigos r, s~.:elfos -': Iecididos partida-
rece, nivelador senipiterno, que im-                                                                                                                                 que por medio de espigones, ó como
                                                                                                           rios de los o~ .;-'-n!os,. ~'';;:- los mejoras y
potente para subir se empeira en re- te; que si la luz es escasa, tampoco                                  de Ios reformas r;uo ';::-.bor! '-can nues-               los adelantos modernos indican, do-

bajarlo todo, destruyendo cuanto so- hay moscas ; si los constipados abun-                                 tra ciudad                          '.             : que  beria hacerse desaparecer.
                                                                                                                                                  :,
                                                                                                                       y  la  eleve, ':.  ;-'         a!lur-         Muelles espaciosos quo faciliten, la .

bresale lo mismo en el órden de las dan, para curarlos están las pildoras                                  le correspondo por su ;!::i'=:!r.acior& y,                cargo y descarga y que permitan el de-
ideas que de las personas. Ante su de jar'amago. Hijas que atormentais á
                                                                                                                                                                     de:esco;o "'''cir';::clo. de mercancías
peqúeñez, todo Ie parece irrealizable, los papas pidiéndoles trajes nuevos,                                                                                                                         vo!or :-.':.::-'.                  :-'"j=:.':::-:;-::::="",.
                                                                                                                                                                                                                                   ;-:,

todo lo viene ancho ; ante su pobíeza jnvenes bulliciosos oniigos de. brorrros                             PUERTO BE TORTOSA.                                        " :sr~-.unior r po 'r"alodio ii@,un rairial, cor~;-':;:; :;-'::'=.:;,-' '

                                                                                                                                                                                                                                         -'.

                                                  y fiestas, meditad sobre las profundas
                                                  y austeras senleneias del noticiero.
"ros, pensando quo se tira la casa por

Ia ventana cuando se construyen pa-
de espíritu todo lo cree despilfar-                                                                                           Il.                                    caúce    del Ebro'desde Caspe  á   "estg";;.''-:".."'-"''":::;:;;::-:;.                      .  .
                                                                                                                                                                     ciudad,                        un
                                                  No estamos para gastos, ni por un ojo Combatimos en nuestro artículo an-                                                     construyendo además      ca'-"" ' *

seos cómodos y elegantes, cuando                  de la cara se encuentra una peseta, terior la idea de mejorar las condicio-                                        mino do sirga para caballerías, com-
se levantan suntuosos edificios como
                                                  hay quien no tiene. .. . . . ni para café. nes de nuestro puerto con el solo ob-                                   pletarion las más indispensables refor-
Ia casa del Sr. Pons en el en-                                                                                                                                       lilas.
                                                    Y á Vs. señores de El Noliciero jeto de salvar nuestra agonizante ma-
                                                                                                                                                                        Los gastos que estas ocasionarian
sanche, ó establecimientos industria-             l, qué les importa que nosotros cons- rino mevcante, defendiendo en cam-                                           son grandes, si se comparan con nues.

les como los de Mr. Chauvet y Com-                truyarnos un teatro con nuestro dine- bio la necesidad de mejorarlo en tér-                                        tra costumbre de no gastar un cénti-

pañía,ó se reunen diez, veinte ó trein.           ro, con nuestros cuartos, con los cuar- minos que fuera posible la navegacion                                      mo para mejorar el puerto ni en las

ta para construir un teatro que esté á            tos de nuestro bolsillo'l Si Vs. son de de altura. Vamos á exponer, pues,                                          opocas de mayor movimiento comer-
la altura de nuestros adelantos y de                                                                                                                                 cial, pero no tienen nada do ext, raor-
                                               los que no pueden ni quieren permi- conforme ofrecimos, las reformas mas                                              dinario si se comparan con los benefi-
nuestra riqueza ; l, lo entiende EJNo-                                                                                                                               cios que Torlosa reportaría con la na-
liciero P de nuestra riqueza, que au-          tirse ese lujo, nosotros nos lo permiti- indispensables para que el Ebro, desde
                                                                                                                                                                     vegocion de altura y con el desarro-
menta rápidamente gracias a nuestra            rémos con general contentamiento de esta al mar, sea un verdadero puerto y                                            llo considerable que tomarían su mo-                                                            '  É

                                               un público numeroso y escogido per- los medios de proporcionarle movi-                                                vimiento y relaciones comerciales.
                                               teneciente á todas las clases sociales miento.                                                                           No es ocasion la presente de formar
inteligencia y á nuestra laboriosidad,                                                                     Si la ciencia n4 viniese en nuestro
ausiliados por los canales y ferro-car-        que asistirá á sus funciories, quedán-
riles quo arites de pagav su deuda ha
                                               dose de puerlas á fuera los enemigos ausilio, la esperiencio diaria nos demos
construido la Nacion y seguirá cons-
truyendo, aumentandola si es nece-             de las pompas y vanidades mundana- traria cuán fácil es aumentar el fondo                                             un presupueslo, quo no es trabajo
sario, con aplauso de todos los hom-           les, con silicios y ayunos intempesti- del rioen la parle de que nos ocupa-
                                                                                                                                                                     que pueda hacerse á la ligero y re-
bres ilustrados.                               vos, dedicados á la económica lec- mos. Formado todoel lecho de tierras
                                                                                                                                                                     clama conocimientos especiales. Ade-
                                               tura de El Noticiero Dertosense. Si de aluvion, de las mismas arcillas,
                                                                                                                                                                     más, para formularlo, cs necesario
                                               será liberal este señorque ni quiere arenas y gravas que, arrostra, hasta
i Pagar nuestras deudas! é ahí la                                                                                                                                    proyectar las obras, en una palabra,
                                               dejarnos en libertad para gastar nues- estrechar su cáuce para que se pro-                                            Iiacer un estudio completo. Pero si no
-eterna cairtinela del Noticiero. Somos                                                                                                                              es posible calcular con exactitud los
                                               tro dinero. Si será amigo de los ar- fundice. En algunos puntos, el fondo
pobres, aquí nadie tiene una peseta,
                                               tesanos que nos apostrófa porque que- es tan considerable que podrian na-
vengan cilicios y pañoburdo, nada de           remos construiv un edificioen el que vegar buques de alto bordo. En ot.ros,                                           gastos en que ocosionarian las obras
                                               se invertirán de 55 á 20 mil duros. allí donde se ensancha, es seguro en-
tujo, economías y mas economías, pon           Si será admirador de las letras cuan- contrar un vado. A nuestra vista hay                                            que proponemos, en cambio lo que se

duro y negro y para postres econo-                                                                                                                                   ha gastado y gasta en otras obras hi-

mías.   Teatro!  l Para  teatros  esta-        do le parece templo del arte un patio un ejemplo bien elocuento. Frente lo                                            dráuticas do índole parecida, nos dá

       I

mos! Ni en la expuerla de San Juan,            con entoldado.                                              poblacion, el ancho del Ebroesde 3 $0                     alguna luz, permitiéndonos asegurar

ni en ninguna parte. Basto y sobra                El iYoltciero ha puesto bandera ne- metros y su profundidad en el estiage                                          que serian necesarios cuando menos
con el patio de la Mercecl, Almogro en         gra á todo adelanto, su blason es un &'2 ; y á unos 500 nietros mas abajo,
                                                                                                                                                                     600.000 duros.
Ias paredes, cañas revocadas pov te-
                                               cangrejo, su mote                                           que su anchura os de unos 400, des-                       Ante esta suma no han de faltar

cho, tierra humeda y pegajosa en el            XIX! Bandera,                        I   Muera    el siglo  ciendr su profundidad á medio metro.                      quienes nos tachen de ilusos y quo
                                                                                        contra  bandera.                                                             juzgando de las cosas superficia!men-
                                                                      pues,
   1   2   3   4