Page 1 -
P. 1

Precio (le Suscripción

  vo-llí's                                                                                   S E J^ JIJÍJÍ      Ilio                                                                          Hes i'DO otas.
                                                                                                                                                                                              iPlUflStFE.... 3 1 "
Ctì         Organo  de Ja " Uijióif                                                          Pai r i ó í I c a ' de/ d / s / r i / o de                                    Jìiaiaró           M m ñ siEllo.. . 0'Z5 "
                                                                                                                                                                                              Fuepa, M i . . . . rz5 "
     r-
                                                                                                                                                                                                 " iPlfUBStFB .. 3'50 "
      •i
     ^jì                                                                                     I^edacción y ^dminisíración: Plasa Sania JIna. S

    f:                                                                                       (Ú» ^ ^  vFiLr::^

      V                                                                                      EI General Primo de Rivera en Cataluña

    l:                                                                                                      Viaje trinníal en Barcelona
   f
                                                                                                 El domingo y conforme estaba anunciado, llegó por la          zaba el acto, interpretó la Marcha,Real; entre aplausos y
Í                                                                                            Estación de Francia, en el expreso de Madrid, el presi-
                                                                                             dente del Consejo de Ministros General Primo de Rivera,           vítores.
     Í--                                                                                     nuestro ilustre y queridísimo jefe.
                                                                                                                                                               E l jefe del Gobierno, después de los saludos y cumpli-
    i.'                                                                                          Los andenes de la estación, hallábanse ocupados por
                                                                                             extraordinario número de personalidades, comisiones ofi-          mientos de rúbrica, dió el brazo a la señorita del Río y
 te                                                                                          ciales, particulares y numerosísimo público, entre el que
                                                                                             abundaban las mujeres de todas las clases sociales, cosa          precedido^ de la bandera, se dirigieron al aliar.
                                                                                             poco común en esta clase de actos.
                                                                                                                                                               Terminada la ceremonia religiosa, la madrina, señorita
                                                                                                 El presidente fué recibido por el capitán general señor
                                                                                             Barrera, con el jefe accidental Estado Mayor coronel              del Río, dió lectura de un patriótico y bello discurso que
                                                                                             señor Guzmán de Villorria; el {gobernador civil señor Mi-
                                                                                             lans del Bosch, con el secretario del Gobierno señor Az-          mereció ta total aprobación del grandioso concurso que le
                                                                                             cárraga; el alcalde barón de Viver; el presidente de la Di-
                                                                                             putación provincial señor Milá y Camps, el presidente de          tributó grandes aplausos.
                                                                                             la Audiencia señor Lassala, el fiscal señor Posada, el co-
                                                                                             mandante de Marina señor Pedrero, el delegado de Ha-              Conseguido el silencio, el marqués de Estella dijo que
                                                                                             cienda señor García Ponte y varios altos empleados, el
                                                                                             administrador, alcaide y varios oficiales de la Aduana: el        se sentía orgulloso y tenía la satisfacción que en el primer
                                                                                             rector de la Universidad doctor Martínez Vargas, el vice-
                                                                                             recíor señor Díaz y varios catedráticos, etc., ele.               acto que asistía a su llegada a Barcelona empuñaba el sa-

                                                                                                 AI entrar en agujas el tren expreso la Banda de Vergara       crosanto emblema déla patria.
                                                                                             focó la Marcha Real y los que aguardaban aplaudieron y
                                                                                             vitorearon a España, al Rey y a Primo de Rivera. Demos-           Dedicó después grandes elogios a la labor que realizan
                                                                                             traciones de entusiasmo que aumentaron al apearse del
                                                                                             break el marqués de Estella.                                      las uniones patrióticas las que por su pujanza dan una po-

                                                                                                Esle, saludó a las autoridades y revistó las fuerzas que       derosísima fuerza a España.
                                                                                             le habían rendido honores. '
                                                                                                                                                               Al entregar la bandera a los del distrito sexto, tuvo pa-
                                                                                                                                           Gratitud de madres
                                                                                                                                                               labras de recuerdo y enaltecimiento para el ejército de
                                                                                                Una comisión de mujeres, rompiendo por entre los que
                                                                                             rodeaban al presidente del Consejp, se acercó a éste y            Marruecos.
                                                                                             con lágrimas en los ojos le expresaron la gratitud que
                                                                                             sienten como madres por haber tei minado la guerra de             Vivas y una ovación clamorosa interrumpieron el dis-
                                                                                             Africa, pesadilla de todas las familias
                                                                                                                                                               curso del presidente del Gobierno, y al cesar los vítores,
                                                                                                Entre las que hicieron presente su gratitud al marques
                                                                                             de Estella figuraban mujeres del pueblo, clase media y            dijo que quería dar el viva que siempre se ha de oir desde
                                                                                             acomodada.
                                                                                                                                                               los Pirineos hasta el estrecho: ¡Viva Españal Fué contes-
                                                                                                El marqués de Estella íuvo frases de elogio a la mujer
                                 S. M . L A R E I N A V I C T O R I A E U G E N I A          española y expresó su confianza en la pronta repatriación         tado con entusiasmo.
                                                                                             de las tropas de Africa.
                                                               ReJralo de MOf?ENO CARBONERO                                                                    El marqués de Estella y las autoridades subieron al do-
                                                                                                Los vivas al pacificador de Africa, al ejército y a Espa-
            La caridad Augusta                                                               ña se repitieron ensordecedores.                                  micilio de la Unión Patriótica del distrito sexto, donde se

               Las mujeres españolas, dignas siempre de                                                                                En Capitanía General    les obsequió con un lunch.
            alabanza, son por esencia el verdadero tipo                                                                             ovaciones al Presidente
            de la mujer caritativa, y entre eüas destaca,                                                                                                                                                                ,-/
            en primer lugar por su alcurnia y sus bellas                                        El jefe del Gobierno, acompañado de las autoridades y
            condiciones personales la Augusta Soberana                                       personalidades que habían ido a recibirle, marchó, a pie,                                               Hacia Arenys de Mar
            de nuestra Patria que, si bien no española de                                    a Capitanía general.                                                                                      Homenaje merecido
            origen, lo es de alma. Afable y caritativa con
            los indigentes, en ella se continua la tradición                                    El gran gentío que esperaba su paso por el paseo de                      Magistral Discurso de Primo de Rivera
            de nuestras reinas que con amabilidad y lar-                                     Colón, aplaudió y vitoreó entusiastamente al marqués de
            gueza iban dulcificando las penas y necesida-                                    Estella.                                                             A las doce de la mañana, el jefe del Gobierno, acompa-
            des de sus subditos. Siempre con palabras de                                                                                                       ñado del capitán general y del gobernador civil salió en
            consuelo y con su limosna acude al sitio don-                                       Al llegar a Capitanía el General Primo de Rivera, se es-       automóvil para Arenys de Mar.
            de hay una miseria, llevando el dulce bálsa-                                     tacionó numeroso público delante del edificio, aplaudiendo
            mo de su acendrada piedad. ¿Y qué hace                                           y vitoreando al presidente del Co.nseío. Este, en vista de           En otros automóviles y formando una caravana, iban
            cuando de niños se trata? Entonces su ternu-                                     aquellas manifestaciones de simpatía, salió al balcón sa-         todas las demás autoridades, y comisiones de Barcelona
            ra es inmensa, se desborda en atenciones, su                                     ludando a los manifestantes                                       y poblaciones de toda Cataluña.
            rostro se ilumina bajo el rubio oro de sus ca-
            bellos hasta convertirla en hada bienechora                                         El marqués de Estelia conversó con las autoridades y              Todos los pueblos del trayecto estaban engalanados y
            de leyenda, asomando -una sonrisa en sus                                         amigos que se encontraban en Capitanía,                           en la carretera prestaban servicio de vigilancia, con cara-
            labios que se convierte para el tierno infante                                                                                                     bina, los somatenes de las citadas poblaciones.
            en dulce y regenerador lenitivo.                                                                                    Bendición de una bandera
                                                                                                                                                                  En casi todas estas poblaciones el jefe del Gobierno
                N o transcurre día que la Augusta Dama no                                       Desde Capitanía general el jefe del Gobierno se dirigió        tuvo que detenerse brevemente para saludai* a las autori-
            visite un hospicio o asilo, una casa de mater-                                   al domicilio social del Comité de la Unión Patriótica del         dades y corresponder al cariñoso y entusiasta recibimien-
            nidad o un hospital donde se consume esa                                         distrito VI, sito en la plaza de Lelamendi, para asistir a la     to de que se le hizo objeto por parte del vecindario.
            masa abandonada y doliente. Como Dama                                            bendición de la bandera de dicho centro político.
            Presidenta de la Cruz Roja Española todos                                                                                                                                                          En Arenys de Mar
            sabemos cuanto le debe esa hermosa institu-                                         El acto íuvo efecto en la misma plaza, en la que se ha-
            ción, acudiendo a los Sanatorios donde se                                        bía levantado un templete, en el cual se colocó el altar.            Desde las diez de la mañana la animación en el bello
            desliza su elegante figura entre pobres seres                                    Gran número de edificios de la citada plaza ostentaban            pueblo costeño era extraordinaria. La mayoría de sus edí-
            endebles que allf ven desvanecer su vida.                                        colgaduras.                                                       ficios ostentaban colgaduras y la rambla y paseo marítimo
                                                                                                                                                               estaban engalanados con sumo gusto.
               Con ese ejemplo nos dá pruebas del cau-                                          Se congregó en la plaza de Letamendi numerosísimo
            dal de su inagotable caridad y de su acendra-                                    público, descoso de presenciar el acto. También asistie-             Un enorme gentío se agolpaba en la rambla esperando,
            da virtud; es la diosa que vino a la tierra para                                 ron muchos afiliados a la Unión Patriótica. Estuvieron            con la más viva impaciencia, la llegada del general Primo
            hacer el bien y socorrer al desvalido.                                           además varios Sres concejales y buen número de perso-             de Rivera.
                                                                                             nalidades.
               y volviendo a los niños, cuántas y cuántas                                                                                                         El jefe del Gobierno y sus acompañantes llegaron a
            veces no se habrán preguntado, esos tiernos                                         A las once llegó el marqués de Estella, al que acompa-         Arenys de Mar a las doce y media de la mañana, en aquel
            cuerpecitos, quién sería aquella mujer que tan                                   ñaban el capitán general, gobernador civil y el alcalde de        momento el entusiasmo fué desbordante. Los aplausos y
            tiernamente les acariciaba y que con dulces y                                    la ciudad, jefe superior de policía y el general gobernador       vítores ensordecedores se prolongaron durante largo
            cariñosas palabras pasó rauda y veloz para                                       militar.                                                          tiempo. El automóvil del presidente del Consejo se detuvo
            ellos en aquel instante como una bella imágen                                                                                                      frente al Ayuntamiento, en cuya puerta le esperaban las
            del Amor maternal, transportándoles en alas                                         La banda de música del regimiento de Jaén que ameni-           autoridades y muchas personalidades.
            de un agradecimiento expontáneo a otro mun-
            do de ensueños y venturas bajo el maravi-                                                                                                             Saludaron al jefe del Gobierno el alcalde, D. Juan M o l l -
            lloso influjo de unos ojos azules y de dulce                                                                                                       fulleda, al frente de lodos los concejales: el obispo de Ge-
            mirar, como dijo el poeta!                                                                                                                         rona, doctor Vila; el gobernador militar de Gerona, gene-
                                                                                                                                                               ral Despujol; nutridísimas representaciones de todos los
                                                            JOSÉ DEL CASTILLO                                                                                  pueblos del distrito.

                                                                                                                                                                  Después de un breve descanso en el Ayuntamiento, el
                                                                                                                                                               marqués de Estella y comitiva oficial, dirigiéronse a la
                                                                                                                                                               parroquial en la cual el Obispo de Gerona dijo Misa.

                                                                                                                                                                  Terminado el acto religioso, el marqués de Estella se
                                                                                                                                                               dirigió acompañado de las autoridades locales a visitar el
                                                                                                                                                               puerto de refugio. Las autoridades locales interesaron del
                                                                                                                                                               jefe del Gobierno la pronta tramitación de la petición de
                                                                                                                                                               un crédito que han formulado para las obras de escollera.

                                                                                                                                                                  El general Primo de Rivera les prometió Interesarse por
                                                                                                                                                               la petición.

                                                                                                                                                                                                                            Banquete

                                                                                                                                                                  Desde el puerto marchó el marqués de Estella al campo
                                                                                                                                                               de deportes, en el cual debía celebrarse el banquete de ho-
   1   2   3   4   5   6