Page 2 -
P. 2

tern placla caliente, doiicle los fruta  ducidas por sencillisimas 'vegeta-      liacerse duratite nigunos diase
 les salen de sus abrigos, v donde        ciones, coma Ia dcl Protococus ni-      iJastores entre aquellos pastoc
 in vifla domino poderosarneiile los      valis; v donde los estrellados copos    iiiflos en obsequio cia aque] iui
 mas variaclos terrenos, vá hacieii-      empiezan Eu desaparecer, se alznii
 close rnuy dificil In conservaciOi de    las gentianas v las saxifragas, con        Decid quien se acuercia L0
 los prados; in falta de Iiüvias man-     sus cOrolas blaitcas, rosadas, azu-     los hijos de los prilicipes, 6 d
tiene secas diltitadas extericiones       las O verdosas. Ahajo, aquellasque      sEbios 6 de los heroes, que ru'
durante lar'gos periodos, en los          cram en los frios senc.illns organ i-   ron cii munclo y brillaron C hiej
cuales Ia vegetación herbacea pe-         zaciones, se ouivierten en helechos     ruido en Ci cuando apareciO
ieee. El cuitivo de Ins plantos anua-     arbOreos, y en una porckn do gi-        cito y olvidado cia todos el nh'
les tierie, per' consecuencia, quo        gauites cuyos verdes peiinchos for-     Belen? ,Quien se alegra pot'
litnitcirse a las estaciones hümedas      man una elevadisima bOvecla de          ,Quien se conmueve leyeiid
cii los parajes que clisfrutan sufi-      hojas debojo de In J)Oveda azul dcl     Iiistoria? A quieri iii teresai
ciente frescura y donde Ia higros-        cielo. Aqui ci trigo no puede 'yci      pormenores de su vidn?
copicidad do los terrenos permite         madurar sus'granos; el maiz y el
mu's lurgo durnciOn vegetativa.           arroz son los cereales aprovecha-          Aigun investigador cia aiili
                                          bles, la cafia de azücar so muestra     dades vale algo de elios y los
   Estas circunstancias se encuen-        con guai siperioridnd entre Ins         dia con Ia misnia fria curiü
tron priiicipalrnente al Sur de la        Graunineas. Los EurJoles preponde-      con que estudia las viejas iii
regiOn, c'ue invndeii el olivo, Ia        ran por completo: la palmera, in        dos, los apergan-iiiiados rn iiui
iiiguera, el granada y ci moral Eu        higuera de Indias, ei cocotero 'ylas    tos ô los ruinosos monurn
tales climas las verbos pierden de        aiianas dun en sus frutos in base       Pot' lo dem6s, muerto estr
su importancia, cuanto ganan los          de una alimentaciOn agradable; ci       cuerdo de estos per'sonajes
arboles. Aqui, va no se pide Eu ]as       _4rtocar,r)os iiicisa inerece ci nom-   rnemonia de los pueblos,
semillos ni liquidos oleosos ni al-       J)re de arbol del pan p' Ia ii utri-    rnuierto y corifuiidido se hahn
cohOlicos; el cle oliva susti'tuye al     ciOn de sus productos; ci moral y       cuerpo entre ci polvo vii cia lu
aceite de granos v el vino reempla-       ci algodonero proporciorian mate-       niEus mortales. Peio ci niiio p
•za ventajosarnente Eu la cerveza.        rias textiles.                          cito, el nina del portal, ci flici
                                                                                  preciado ' mendigo ciue naci'
   Bajemos alga ms, para recorrer                    NAVIDAD.                     tre bestias, vive aun, tan ream
Ins costas del Mecliterraneo, bor-                                                comQ en ci cielo, en ci COr37.
hadas par las Auranciceus, que              El nino Eu quien celebramos. na-      gCnero humcrio, donde se
dan los pifumados aromas del              ciO olvidadode casi todos, desde-       sentir, con fesar y alabar hnsl
azahar y la frescura insustituible        nado de los mas y perseguido de         los rnismos que arihelaron vei
de sus dorados frutos. Esta cohor-        los poderosos. Y boy, es decir, mu      curecido su nombre y eclipsa
te de limoncros y naranjos, entre         ochocientos noventa y nueve arias       gloria. Si, hasta impiosy malv
Ia cual se insinüa coui incierta fru-     despues, solo el recuerdo de su na-     reconocen al niño Dios, en
tearla palmera, anuncia 'yn ci prin-      cimiento todavia conmueve hasta         hecho de verse obligados iii'
cipio de una vegetación tropical,         las entraflas Eu esa misma sociedad     vomente Eu tomar par'te en las
exuberante y espléndida. El maiz          actual, tan poco dispuesta par-a tal    grins de su nucimiento.
Se presenta dando abunclantisimas         cIase de emociones.
cosechas: ci sorgo sustituye a Ia                                                    Algo hay pues, en ese fur
remolacha: )'a son grandes Gra-             NuciO en in liora mas olvidada de     no hay en los denis, ni huh
mineas ins que forman Ia men uda          11110 noclie oscura del Dicieml)re      liabrEu en otro alguno, algo lir
familia de esta vegetaciOri. Pronto       boreal. Y ci color dc Ia fe, y los      flO Cs humano, porque a
los colosos de los Euu'holes pedirán      encantosdela 1oesia cristiann, hija     mano se parece, aigo ha y sup
el principal lugar n las zonosjux-        de ella, han idealizado en Ia inia-     y de otro orden que ci mcr'u'u'
ta-tropical y tórrida, dOiide las         ginaciOn de los pueblos aquella tris-   natural Eu histOnico; ese alga:
 pl'antas monOcarpicas. qua no mue-       te noche hasta convertiria en rival     puede ser sino lo qua reconou
 ran sofocadas por el calor, ban de       de Ins mas bellas.                      conflesari en ese nina los Si
 niostrarse convertidas en vivaces,                                               qua Ic han seguido, es den:
 con mayor desarrollo, mEus duras v         NaciO en un establo fué su Ca-        Divinidad!
 leflosas.                                ma un pesebre de pajas y su cone
                                          unos pobres pastores. Yal rededor           Pobre incrCdulo en el dh
    La mayor variedad de especies         ne aquella cuna, y ante aquel desa-     Navidad! ,Do puede volver ins
 vegetales se encuentra al entrar en      bi'igado establo, cien y cien almas     que no iepersiga,confundai
 ins zonas tropical y ecuatorial. Re-     gr'andes pot su poder, taie'nto y vir-  ma ci ascendiente de ese 11
 presentanse en tales latitudes toda      tudes, envidian Eu aqtiellos humil-     quien niega, y nun quizEu ei
 la graduacion vegetativa, desde las      des pastores y hacen que recuerde       blasfema? Feliz. empero, si
 aidientes lianurns hasta los hielos      Ia inüsica sus campestrds tocutu's,     gonzado par ese unanimeyatli
 (fUC blanquean en la cirna de al-        y reproduzca ic literatura sus DIe-     so acto dc fC que deposita cadt
 tisirnas montanas. Arriha, las to-       gres cunfares, gozanse todos en         ci mundo entero Eu los pies
jizas tintas de las nieves son pro-                                               curia bendita, ltcga tambier
                                                                                  sentirse avasallado por su
   1   2   3   4