Page 1 -
P. 1

ï       Seumanari Gatalé                  Surt els Diumenges

 ANY V     SUSCRIPCIÓ                     yÇtSR Redacció y Administració W9R Anuncis y Esque^er
        l'50 ptes., trimestre.
                                          Plassa del Dr. Robert, n." 11                                  H O K Preuji convencionals

        CAMPRODON, 29 DE NOVEMBRE DE 1908                                                                                       Núm. 222

         PÀTRIA                           poble que acuta la elecció dels seus                           ;VrtÍ8 a romper h Solidaridad! No. no la íbamos à
                                          representants, ab la disciplina, ab
  Lo que passa a Catalunya, lo que        l'órdre.ab la consciència de la impor-                         romper; ni nosotros ni ellos la habíamos hecho; «a-
afecte directa o indirectament a Cata-    tància del mandat que els ciutadans
lunya, es lo que preocupa a tot Espa      comanen a n" els qui han de fei·los                            ció espontànea como un impulso del alma catilana,
nya, cridant la atenció dels polítichs    avansar en el camí de les suspirades
y de la prempsa contraris al resurgi-     reivindicacions pnIries.                                       y no hay hombre ni partido capaz de rOitiperla trtien-
ment d'una nova vida pera comba-
trens ab totes les armes, fins ab les                                                X.                  tras ella contintie si«ndo el org-aïniarottí lüecesririo à

                                                                                                         esta «Ima de Caitaluiïa. ,       . < >*•

                                                                                                         Però hemos de demostrar que, no sóli no muere

                                                                                                         la Solidaridad, sinó que nada pierde de su integri-

                                                                                                         dad i;i de èo'fuerzn.                     J

                                                                                                         Y«sto nos tooft^specialmenteíi no8otr;<»8 los dis-

                                                                                                         cutidores, log het^^rodoxos, los que creemos que las

miserables de la injuria y de la ca-                                                                     uigentes reformas en la ensenança, por ejeniplo, ó
lumnia; preocupa a la prempsa y a                                                                        en las conliciones del tràbajo, no puedèn eltettlortirse
                                                                                                         para el dia después de la aui»nnnita, enmo tam^oco

tots els espanyols de bona voluntat                                                                      creíamos que pudieran aplajarse el dia después de la

el nostre procedir pera animar a les          No todo 08 mala volunta', hay también falta de             república.
demés regions de la Península a ex-       comprensión en los utaquiis injustos que se vienen                 Los que, hijos à la vez de una ticira y de su si-
pulsarse vergonyoses tuteles dels por     dirigiendo contra Solidaridad Catalana. Par«mu<Ao8
lítichs que consideren llurs districtes   óe SU8 enamigQS, vasallos de una p^^lítica.de p,aitido         glo,no qH«rràa ,v6r nunca a os* madre encinjfw en-
com un feudo, resolguentse a entrar       pefsonalista, la Soliduiidiíd, quiériílo 6 no, tia da i^er     traSas se formaren, divorciada del padre, de quien
decididament a un trevall de'ver pro-     por.fuerza un pirtido miís, con unidad de criterio             han h'éredado la audàcia en el ptinsar y en el querer,
fit en el de'ssenrotllo de tota mena de   en todas las cuestiones Y iiaturalmenta se asombran            éstih doblemertte obligaíos & demostrar ahora que,
activitats.                               y escaiidalizun cada vez que ia realidad les enseha            por to que htace' al catalanisinQ, l o hay
                                          que la Solidaridad no es un pai'tido, sine una coin-           derecha ni izquierda sinó la màs absoluta, unidad.
     Contra les campanyes de certa        cidència de varias fuerzas políticas independientes,           En rigor, es inexacte hablar de derecha 6 ízqoierda
prempsa de Madrit y de províncies,        para un fin patriótico común.                                  solidarias. Porque lo que nos diyide'en^éWcha é iz-
s'hi oposa Catalunya no ab retòriques                                                                    quierda cae fuera de la érbita de \9Sàii'ii»rí<àoi.
com les enganyoses dels homes que             —^;Que no lo vei-s!* nos decian. La Solidaridad es-
ens desgovernen, sinó ab fets, ab de-     tà rota, està m u e r a . L o s d e la «Lliga» no puedeti ver      E-a unidfld absoluta de aesiót f»r»ii\ fin^ue se
mostracions incontestables de com         à los del «Centre»: los del nCentre») insultan à los de        propope la, Solidaridad es lai qiue precisament^ nos
sab util'sar un poble la forsa de !a      la «Lliga». No hay una ouestión, voto corporativ»,             darà manana derecho a acentuar las diferencias, ne-
seva voluntat; contra les insensates y    presupuesto de Cultura, viaje vegio, en que estén de           cesarias en todo lo demís;*Si se evidenciarà qué ta-
buides peroracions dels Moret y com-      acuerdo derecha é izquierda. La Solidaridad se des-            les difereüciaèiones eomproraetíttri la .Solidaridad,
parses, buscant programes, confecció      compone; y à toda de.scompo3Íción sigue fatalinente            habríaqnos de confesar coh dolor (|ue nuestfo pueblo
nant frasses de efecte, exaltant lliber-  la disgregación.                                               no había llégado aun à «(Ju^l grado'de cultura que
tats que jamai conegueren, procla-                                                                       exige la nüeva política.
                                              —Esperad, contestamos nosotros, à que surja una
                                          cuestión que afecte a los intereses totales de Catalu-             Sí-, habríamóé de confesar que eete puèblo vivia
                                          3a. Porque nosotros creemos que en esos otros pro-             aün en L·i polítiea esitrepha de loa. partidolB cerrados,
                                          blemes religiosos, poHticos d soci&jes, para los cuales        de las b^uderías fulçiiiistas; qyie nq estaba tedavía
                                          la Solidaridad, como tal, no'··tielwsftittciones, toda-        educado para eomprender que la oposición irreduc-
                                          vla son demasiado tímidas dentro de ella, la diferen-          tibk en unas ctfestionel no exclbía,'aT<tefl bien eK!-
                                          cia y l a lucha.                                               gi'a, la màs .perfecta eobesión frento à otros pr«ble-
                                                                                                         mas.

mant democràcies que sempre trepit-       Y ha surgido de nuevo, con el anuncio de las                   En Barcelona hemos enterrado defínitivamente

jaren, ensalsant el poder civil que en-   elecciones, la cuestión catalana. Y todas las fraccio-         al viejo caciquismo. Però no olvidemos que el Càci-
fonsaren y predicant toleràncies que      nes solidarias, sin abandonar sus.respectivas posicio-         quismo no «"itiste «ólo en la forma clÀsica d«ii pe^ie-
^ tota ocasió indignament desconei-       nes de partida però sin odiós de taifa berberisoa, se          ra^o sinó en e«a«tra mas dÍ8Ímulad<« ^9 lo« hiadds j
                                          funden en un solo entusiasmo.                                  Us antipatías personales del ciudülümo i U .»l»4a-

xeren, hi respon el poble de CatalU-      —(jNo lo veis?, Qos gritaa ahora los mismos que mericana ó el *««iforíí?MO à la africana,

,n5^a uriit com un sol home en defen-     antes nos echaban en cara nuestras divisiones. To-                 Recuerdo haber visïo ftri èl M'otéd •'Ai^eol<Sgico
sa de les seves llivertats, .sense dis-   do8 80 unen, todos van juntos, como si no hubiera              di) Madrid un tepuksro còti relreinat ^ua rcprMeAta-
                                          pasado nada.                                                   ban episodios du la vida de Oreatea. Sa «tiBodeidios.

tincions, de partits polítichs ense-      Nada ha pasado, en etecto. Nada ha canibiado, ni «1 tribunal de Atenas habia pcMide^^a^do 4 saaerte al

nyantatothom com saben prescindir,        siquit^ra la inconcebible incapacidad do nuestros ad-          héroe, por una bola negra de maypría; però la divi-
els pobles yerdaderament cultes, de       versàries para eomprender de una vez lo que es esta            na Palas intdrirenía furtivamente, 'volcaèdiVla urna
les seves íntimes diferencies quant       solidaridad del sentimiento catalàn. Precisamente              por el «ueW y metiendo eo unéi naevn, ku bolas à su
                                          los que màs hemos hablado de una izquierda futura,             gusto. jQue tan excelso origen |u,xo «1 pucherazo!'

se tracta de defensar alts interessos     los que màa hemos defendido una nueva forma de                 Màs tarde leí casualmente en ïucíàídes una alusióre
de la Pàtria molt superiors a totes       cataianismo contra su forma geórgica y tradicional,            incidental k este sucesb; en ÍB que el elegante histo-
aquestes petiteses. ^                     lòs que mas hemos ansiado una política radical y               riador, aquel refiíiadonéel bíreulo de P e r i ^ ^ le da^
                                          obrera en Catalufia, somos los que ahora estamos               màssutil explicacióo. n i ç a q u e la diosa ttQiOTJó en

ts Bintre pocSis díe^rslràk ©arcélóna,    0bl%ado8 à joü^ ooa raayorf9|F uiayoc dis^p^aa. eíi ànimt) de lOs jueces grande simpatia hacia el
r espectacle hermosíssim d' un gran
                                              Porque no eran solo nuestros eriemigos sinó tam- reo...» No es ya ef voto falso però no es lodavia el
                                          bién alguno de nuestros amigos los q^ue nos decian:. j v-otolibre j coos<iie«te por amor a la Justícia. A pe-
   1   2   3   4