Page 1 -
P. 1

Aíío VI                                                                    VALLS 22 DE MAYO DE 1898                                                                                                                  NtSc. »B9

                         E'IL'J'W.W.iggBBggBH                                      «^wrwar* t^^inrfh'naniiiyi ; «muminin i

                                                                                                                                                                                                                     <&;*<>'

                        ÓRGANO DÉLA                    AGRICULTURA, INDUÏÏRM, COMERCIO Y DE AVISOS Y NOTICIAS

          ««*•«.-                                                         T=                                                                                                                                                            .••.! •'•mai^aagsBeeet

          JÜliK.^in |q Micción j Admi-                                                                                                                                                                            é  PRECIOS

                                                    i  AMIKC108, RECUKOS, ESCUELAS f GRTUORIÁS Y CCÍilUMCADOs

«¡.strtn                \ eriódico, Carmen, n.° A,                         Á PRECIOS DE TOHIFÍ                                                                                                                       Eñ Talla. . . . . . f'Sf'pt'a*. 1 Í numera

piso 2.° 1 /                                                                                                                                                                                                         En Provincias.. . . 1 * 5 0 »  »

                                                                                                                                                                                                                     Números sueltas, . O440 »

Toda la correspondencia «I Director.                   INftBRTB#$B O NO, NO SE DEVUELVEN ORIGINALES                                                                                                                  Paga adelantado.

                                                           II

queréis ver coronados vuestros esfuerzos, con abundantes cosechas, usad siempre
                                           los acreditados

                                      GJfc í ¡

                                      I'V

                                                       BARCELONA (SANS)

^mmi^tmi^ffmamsammimaí                MBMMMM           •KSHauaBKMHWaUBnMM

LA GUERRA POR MAR                     esto es, dos á dos guardando la dis- sospecha aviso al oficial que se ha- entonces quedaron todos los del
                                      tancia de tiro de cañón, formando llaba de cuarto, cuando el San Her- Real Carlos tiesos de espanto por
                     —»

(RECUERDO HISTÓRICO.)                 la retaguardia 6 sea la cola, los dos menegildo por babor y el Real Car- que vieron que el barco que se ba-

La sanare se emborbota y do co- mejores navios el Real Carlos y el los por estribor recibieron ambos á tían era su hermano: el San Her-

raje el pecho ruje al recordar ahora San Hermenegildo. La noche estac- la vez una tremenda andanada que menegildo.

la cobarde villanía cometida por la ha más negra, como suele decirse, con horror les despertara del sueño No hubo tiempo que perder ni

pirata escuadra inglesa allá á últi- que boca de lobo; pero como el tranquilo en que confiados descan- era ocasión de andar con pregun-

mos de Septiembre de 1801 frente tiempo era bueno no les importaba saban navegando, y que no sola- tas. El fuego del Real Carlos so

al cabo de San Vicente contra la navegar á obscuras, por supuesto, mente les causó graves averías en propagó al San Hermenegildo, y

aliada escuadra franco-española. con las correspondientes luces de á cada uno de sus respectivos costa- entonces... ¡Virgen del Carmen, la

SaliO nuestra escuadra que se bordo encendidas distinguiéndole dos é infinidad de bajas en la des-r que se armó! ¡A las lanchas! gri-

componía de los navios Real Car- perfectamente la luz de uno á otro prevenida tripulación, sino que, les taron muchos. El fuego estaba ras

los, de 112 cañones, mandado por barco. Casi toda la tripulación dor- arrojaron á bordo junto con aquella con ras con la Santa Barbara, y

Ezguerra, el San Hermenegildo, mía, excepto la guardia.                    repentina descarga carrada unas por lo tanto, próxima la terrible

también de 112 cañones, que lo Marchaban en el orden indicado endiabladas materias combustibles voladura del navio.

mandaba Emparan, el San Fer- y con tranquilidad las dos escuadras que incendiaron al instante ambos Se salvaron unos cuarenta tripu-

nando, el Argonauta, el San Agus- aliadas no creyendo de ningún mo- poderosos navios. ¡Momentos de lantes en la falúa y seis ó .siete en

tín y la fragata Sabina, cuyos bu- do que los zorros ingleses al ano- confusión y de espanto! En un mi-| el chinchorro (especie de red), és-

ques españoles se dirigían á Alge- checer habían salido de Gibraltar nuto la tripulación se levantó, y tos recogieron al segundo del San

ciras para auxiliar á la escuadra para darles caza, llevando como jurando como á demonios pedían á Hermenegildo.

francesa que huyendo de los ingle- medida de prevención sus luces Dios les pusiera encada mano ó en ¿Y los demás?—preguntarán nues-

ses se habia refugiado en dicho apagadas, de manera, que mientras cada dedo un cañón para contestar tros lectores.

puerto. Unidos nuestros barcos de ellos veían nuestras embarcaciones, al inesperado ataque. El fuego que ¡Los demás!.... la mar es muy

guerra con los franceses que eran I m austros no divisaban las suy por una y otra parte se hacía era grande y en ella cabe mucha gente.

cuatro navios, tres fragatas y un dada la gran obscuridad que reina- horroroso, intentando unos y otros Dos mil hombres murieron aquella

bergantín, salieron de aguas de ba aquella terrible noche. No faltó, p&tidaa vecósi ir al abordaje. Prin- aciaga noche y entre ellos los co-

Algooiras con rumbo á Cádiz á las sin embargo, en la tripulación del c\piaba á amanecer: ya los penóles mandantes de los dos navios seño-

doce del dia, y como el tiempo era Redi Carlos, quién viera fantasmas (puntas de las vergas) se besaban, r e s Ezguerra y Emparan.

flojo, les anocheció cerca la Punta entre es Le navio y el San Herme- ya estaban dispuestos                                 rupos, ¿Y la causa de ese desastre?—so

de Carnero. Ambas escuadras mar- negildo que paralelamente nave- cuando se oyeron juramentos espa- añadirá.

chaban sus buques en dos líneas, gaban. Se acababa de dar de la ñoles á bordo del buque enemigo; Fué la siguiente: Los ingleses,
   1   2   3   4