Page 2 -
P. 2

EL CRONISTA

antiguas relaciones con los chinos y japoneses, y bastante primitivo, pues parece que, no pudiéndo- áncora de los desesperados, freno de los poderosos,
por el mayor trato que han tenido con los euro- se defender de otro modo de lasfierasy acaso de consuelo de los pobres, destrucción de los sober-
peos, ha existido entre ellos un vestido más com- los mismos hombres durante la noche, construían bios, triunfo sobre los demonios, victoria contra
pleto que en el resto da Oceania, abundando espe- sus viviendas sobre estacas en la tranquila agua de el infierno, sustento de los necesitados, piloto de
cialmente los adornos que se hallan siempre en las los ríos ó de las lagunas, no en la de los mares, cu- los navegantes, puerto de salvación, padre de los
mujeres.                                                ya violencia las hacía temibles; así las halamos huérfanos, apoyo de los desvalidos, custodia de los
  No hay para qué hablar del traje de los europeos, actualmente en el Sur de China y en alg,unos pun- niños, ayo de los jóvenes, director de los hombres
bien conocido en sus principales formas y varieda- tos de las Indias, y entre los papiras en la bahía de yfinde los ancianos.
des; más antes de dejar ese punto, es preciso fijar- Gleelvink en Nueva Guinea; y así parece existían         Es la Cruz, continua, antorcha para los ignoran-
                                                        en la antigüedad, según los restos denominados pa- tes, magnificencia para los reyes, sabiduria para
nos en el carácter que representa el vestido en or-     lafitos, que se hallan principalmente en Suiza. .     los poco instruidos, libertad para los esclavos, filo-
den á la civilización humana, aun cuando para eso
tengamos que invadir en algún modo el noble cam- Las habitaciones sobre los árboles tienen el mis- sofía para los gobernantes. La Cruz es el deseo de
po de los caracteres morales.                           mo objeto protector que las construidas sobre esta- los profetas, la predicación de los apóstoles, la glo-
                                                                                                              ria de los mártires, la mortificación de los cenobi-
  Parece que ha sido el pudor la primera causa          cas en las aguas, y las halamos entre los battas de   tas, la castidad de las vírgenes y el gozo de los sa-
que ha determinado la existencia del vestido; más       Sumatra, entre los melanesios y hasta en el Sur de    cerdotes y de los cristianos. La Cruz últimamente
como este sentimiento se ha desarrollado de tan di-     la India. Los habitantes de la isla Isabel, que tie-  dá valor á los débiles, cura los enfermos, limpia á
versa manera en los distintos pueblos, también han      nen su morada en tierra para pasar el día, escogen    los leprosos, sana á los paralíticos-y es alimento
sido muy diversos los medios que se han adoptado        para pasar la noche un árbol corpulento, donde
para satisfacerlo; así es que unos cubren su cuerpo construyen una choza denominada vako^ que pue- para el que tiene hambre y bebida para el sediento.
con telas, cueros ó ramas, y otros pretenden conse-     de contener hasta doce personas; se practica esa        San Juan Damasceno añade que la Cruz es llave
guir lo mismo con el uso de substancias grasas por      habitación entre las ramas á una altura de 25 á 3o    que nos abre las puertas del Paraíso.
medio de diversos colores, y hasta con el tatuaje, metros, arrancando luego todas las ramas que que- Y San Agustín dice que cuando en el último dia
en su forma más variada y caprichosa: cada uno á        dan debajo, y alisando la superficie del tronco para  de los siglos venga el Señor á juzgar á los vivos y á
su manera protege el pudor. De ahí que entre los        dificultar la subida; tienen además, para que la fa-  los muertos, le precederá la Cruz, á la manera que
nyam-nyam y hasta entre los mismos obongos, que milia suba y baje, nna escalera de quita y pon, he- ante los soberanos preceden sus estandartes y sus
tan poco se preocupan por el traje, aunque nunca        cha de bambú ó de bejucos Estas habitaciones          insignias.
dejan su cuerpo libre de substancias grasas, mani-      son, al parecer, de primitiva construcción; sin em-     De aquí sin duda ha dispuesto la iglesia que el
fiestan tener muy arraigado el sentimiento del pu-      bargo, ellas suponen un grado de inteligencia bas-
                                                        tante elevado. El orangután y otros animales viven    signo de la cruz acompañe todos ó los más de los
dor; pues no permiten que, como sucede en otros         en los árboles como esos pueblos, mas nunca se ha
pueblos nebros, duerman los hijos con sus padres,       visto que practicasen trabajo alguno para conver-     actos del cristiano, costumbre que remonta á los
ni que se casen hasta los quince ó diez y siete años    tirlos en habitación, como hace el hombre.            tiempos apostólicos.
contribuyeíido esas costumbres á la fecundidad del
matrimonio. También es notable entre los mismos                                                                 Tertuliano, San Cipriano y otros muchos santos
y revela su elevada cultura moral, la facilidad que                                                           padres hablan de este signo como del símbolo ha-
presentan á todos para contraer matrimonio, ya            Las cuevas son las habitaciones de los troglodi-    bitual de los cristianos, que practicaban al princi-
que no tienen que pagar tributo ni regalo alguno,       tas de que nos hablan los historiadores de algunos    pio y al fin de sus principales acciones, con cuyo
bastándoles hacer la petición al rey ó al caudillo,     pueblos, y existe todavía semejante género de mo-     acto espresaban el compendio sensible de su fé en
quien les presenta inmediatamente mujer á su gus-       radas entre algunas tribus tedas de Tibesti. asi co-  los misterios de un Dios en tres personas.
to, mujer que se distingue en esos pueblos por su       mo entre algunos pueblos del interior de Australia.
vida retirada, pues entre los obongos y nyam-nyam                                                               Hacian el signo de la cruz en la frente para en-
los lazos de familia son muy severamente guarda-          Como esos tres sistemas de habitaciones dejan       señar á confesar el Evangelio, en la boca para ani-
dos. Lo mismo se puede decir relativamente á los        mucho que desear para que el hombre satisfaga en      marse á profesarlo y en el corazón para testificar su
mombuttus, cuyas ideas sobre el pudor parecen           ellas sus necesidades, no son las que con más fre-    adhesión inviolable á los preceptos de Jesucristo.
muy rudimeniarias si se atiende á la importancia        cuencia se encuentran establecidas en los distintos   Estos diversos signos se contenían en el signo más
de su traje; pero se les ha de colocar a una gran       pueblos. Es en tierra donde más frecuente y conve-    estenso que se formaba y forma con la mano dere-
altura social, si se considera el respeto que tienen    nientemente se han construido las habitaciones del    cha estendida, de la frente al pecho, y del hombro
para con la mujer, cuya elevada condición admiran       hombre, valiéndose de materiales que le proporcio-
todos los viajeros. En cambio, entre los wagandas       naba la naturaleza ó su industria, y de conformidad   Eizqnuienrdooaml dberrecehod, perolnuPncaiadndroela,sypadlaberasl Hijo, y de
y wanyoros, que son los únicos pueblos del interior     con las circunstancias de lugar, clima, defensa, ne-
del Africa que and.an completathente vestidos, pre-     cecidades, etc., de cada pueblo.                      5íznío, proferidas por el mismo Jesucristo cuandt5
                                                                                                              instituyó el Bautismo y que constituyen una profe-
                                                          {Se continPiouGaALrTáÉS.,)PBRO. ESCOLAPIO.          sión abreviada del cristiano.

                                                                                                                Este signo se hizo por algún tiempo estendiendo
                                                                                                              solo los tres dedos de la mano derecha, en obsequio
sentan así el pudor como el estado .social de la mu-                                                          á la Santísima Trinidad, uso que se halla particu-
jer en un nivel muy bajo. Feiken refiere haber vis-                                                           larmente recomendado, por León IV; pero ha pre-
to entre ellos danzas tan indecentes que no pueden      xis::ona céi a. Srus                                  valecido la costumbre de formar la cruz con todos
ser descritas, y lo mismo revela el precio que se                                                             los dedos de la mano estendidos.
exige para poseer una mujer, lo que produce una
gran dificultad para que contraigan matrimonio los      ( Conciiición. )                                      En el sacrificio de la Misa, en la administración
pobres, al mismo tiempo que abre el camino á los        -rttldnSdvCapoaoeaoecaesurLLoeedsclruñaniaojnsí;eouozbaitosldru,.dra,aihlmonasílaaossreissqgrebsetbicuiuglsh»rniergareúiteee;imavepnnboncaJsnfcuru,deesptieéósSy,reoaoesuuanasnnselcnj«paeqa,ldogeJiyernuleléeopnrJnseiIesngucrNdcátglariaassiridcceedoRinupoetngNaCi,cpnciyta;aearridJósuilzeumimi,nnvczdaneeeririeycogriedrmlleissotnaaieesavocoitlnlnoeuuísu,nepansSenódlraslepopleloddañdbaldieoenieosraNelahaersbalslcaloealaecsNorsssPlstoitapstoaaane:qlcbazcrsoeou{iaaucótdhciemlnuraaenaiemaCaetbarte,r,loslsaiíaa-ealcyeslnRn-sri-o-enlyoudesJespddárndbesóeieneeunaerideñesLPJ^,seoad,ulseottalasnoareracvssurniednerecuvíocinRpclosarnaaciasrcdetrnueornemoliaesorezCtqsadqit,lcgt.eaoouburuopupxrnuaedHaencebaotñzaonsairasnrsoestsJeselijióano,netnhannl6orgaufeeefeel8asuieercncopgoey-nntilbioeimjfuteatoeomslsnsasrránetístasmnpaeulcgainniorneeseaábdtoadcerssantceelooeeneetdnllcinañccssneddudeoai,aBoeielclcct,nuvucolsiraodónoeiunCJorsenmineetznltouíqaeasx.ghondlussutaPuoese,cnrmitrdanceraeaiisoaessrpdnnbelutrtrooirtzccelieopndrueasr,aqseoenrepsceuppasdonalaemmlulraeatrevaaqpoéasreuuInanegrdrseeieánoltainolaoepnumbtsa-i---r-raa
ricos para la n^'ás innoble poligamia. La mujer no                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            hechos
es considerada en esos pueblos sino como un obje-                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            de Espa
to de valor material, aceptándose entre los wagan-                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         ^ Diseria
das á las mujeres en satisfacción de varios delitos y                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         de los
á cuenta de algunas deudas, siendo también fre-                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            Ñas. Vaeln
cuente entre ellos vender á sus esposas como escla-                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        -'osdesespe
vas por cualquier pretexto.

  También es digna de notarse la diferencia de
ideas y de costumbres que se observa entre los aus-
tralianos, de traje rudimentario ó nulo, y los poli-
nesios, tan aficionados al traje y á los adornos; pues
que los lazos domésticos y matrimoniales son in-
mensamente más respetados entre aquéllos que en-
tre éstos. En Oceania, la mujer nunca es guerrera, palabras de que consta.                                    manso cordero y bajo otras formas.
como en Dahomey, ni toma parte jamás en la cosa Figuran también los cristianos al pié de la Cruz              No puede decirse Misa en ningún altar que. no ^'fe-cambio.
pública como en algunos Estados del Africa Cen- del Señor un cráneo humano con dos huesos cru- haya á la vista del celebrante, una Cruz, que será
tral; pero en esa inferior condición en que se halla, zados, cuya costumbre se ignora cuando tuvo prin- bueno tenga sobrepuesta ó pintada la imágen de                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     físedequeb
es, no obstante, la mujer australiana muy superior cipio. Sin embargo son tres los distintos significa- Jesucristo.
en el hogar domé>tico á la mujer polinesia: aquella dos que suelen dar á esta representación: primero,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     ' "^ifeeráEsf

es notable por su virtud yfidelidady por su cons- suponen ser la cabeza de Adán, padre del género               Algunas órdenes religiosas ponen en su agonía á                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            , Pií'n ausilo
tante sacrificio á favor de su marido y de su fami- humano, enterrado como creen varios Santos Pa-            los monjes, sobre un puñado de paja y una cruz                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               I morirse
lia, mas esta, inclinada al libertinaje, apenas com- dres en el mismo lugar donde fué crucificado Jesu-       trazada en el suelo con ceniza bendita, sobre la cual                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         ^Ddolasqui.
prende lo que es lafidelidadá su esposo, si éste no     cristo.                                               permanecen hasta que han espirado.
es en algunos casos quien precipita á aquella en la       Segundo, dicen que tiene  por  objetofigurarel                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    '^Mieseh
infidelidad. Forster atestigua que entre los maoríes                                                            Los patriarcas de oriente obtuvieron en el con-                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             ^'^Andaul c^
se valen los maridos de la violencia, si es necesario   lugar en que fué crucificado el Señor, lleno de hue-  cilio IV de Letrán, siendo Papa Inocencio III, el
para que sus esposas se entreguen á los extranjeros.    sos y calaveras, por lo que se llama Calvario, como   permiso de hacer llevar por uno de sus familiares
                                                        que era el lugar en donde ejecutaban ó daban          una Cruz alta delante de ellos en ciertas ceremo-
                                                                                                              nias, Gregorio IX les prohibió usar de esta prerro-
  Después de estudiado el traje, hemos de dar una muerte á los reos de pena capital, para cortar en él gativa delante de los Cardenales, y después fué
mirada á las habitaciones construidas por los dis- las cabezas á los reos, como dice San Gerónimo. concedido este permiso á las Arzobispos y á ciertos                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     ^^iMosvt

tintos pueblos, si queremos apreciar en algún modo Ultimamente creen otros que aquella cabeza de Obispos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  ^^'«alüñay
el grado de desarrollo intelectual que entre ellos muerto es una alusión á que Cristo Nuestro Señor La Cruz del Papa tiene tres brazos ó travesaños
existe. Sin embargo, también en este caso se equi- con su Pasión y muerte sufrida por nosotros, des- dos la de los Arzobispos y una la de los Obispos.
vocaría quien hiciese depender sólo de la mayor ó       truyó y venció la muerte en que incurrimos por el       Distingüese por otra parte, varias especies de
menor perfección que en construir las chozas, al-       pecado.                                               cruces, d saber, la latina que ha pasado á ser el sím-                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       . fundad ó

deas y ciudades tiene un pueblo, el propio y verda- San Pablo dice que el cristiano debe gloriarse en bolo dfe la Iglesia romana; la griega que es propia                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  !%yabrir
dero lugar que ocupa en orden á la civilización. la Cruz de Jesucristo, y que mirando con indife- de la Iglesia cristiana disidente de la romana, de la
Hay cuatro clases de habitaciones, conforme son rencia las cosas mundanas, solo ha de esperar la griega unida á la romana ó de la griega católica; y
cuatro los distintos sitios donde puede verificarse salud y toda suerte de bienes de ella.                    otras especiales que dan nombre, y son el distinti-
la construcción; en las aguas, en los árboles, en las San Juan Crisostomo dice que la Cruz es la es- vo especial de varias órdenes religiosas y militares
cuevas y en tierra.                                     peranza de los cristianos, la resurrección de los ó cabalerescas, como la cruz de Malta, la de San-
Las habitaciones en las aguas indican un estado muertos, guia de los ciegos, báculo de los cojos. tiago, etc.
   1   2   3   4