Page 4 -
P. 4

= 61 =

nada cuando está en flor se puede baile entre nosotros una idea tan favorable

quedar sin levantar, y si el tiempo pa­ de nuestra cultura como el Colegio de ins­
                                          trucción pública elemental y superior, y el
sa lluvioso ofrece otro corte para for-   Instituto local. E n efecto; no hay de seguro

rage y hasta se puede obtener semilla; pueblo alguno subalterno, no hay capital

pero en este caso es consiguiente no alguna que no sea de las de prim er orden,

tocar la planta hasta que dicha semi­ que en cuanto á los medios de facilitar la
                                          instrucción á la juventud  estudiosa pueda
lla esté en sazón, lo que sucede cuan­    entrar en competencia con  Eigueras, y si

do ha perdido ya su verdor y toma las grandes capitales nos igualan, de seguro

un color rubio: entonces se corta y se no nos superan en este punto ; no nos supe­

lleva luego á la era, pues si se retar­ rarán al menos dentro breves d ia s , cuando
                                          reciba completo desarrollo el plan concebi­
dase se perdería  mucha  semilla por  lo  do respecto a la instrucción primaria ele­

propensa que está á caerse. Si por fal­ mental y su p erio r, por el distinguido p ro ­

ta de lluvias no puede darse segundo fesor que se encuentra al frente de e sta, y

corte se deja y da un excelente pasto aprobado por la Comisión local.
                                                E n cuanto al Instituto bástenos decir
en junio y parte de julio.                que todo lo que se halla prescrito para los

Trepadella. La trepadella se cree de su clase por el gobierno supremo se eje­

ser una degeneración de la esparceta, cuta entre nosotros, no solo con puntualidad

pues se observa que en una misma plan­ y exactitud com pleta, sino con celo e x q u i­
                                          sito , con voluntad decidida de que las dis­
ta de esparceta sale una caña convertida  posiciones del mismo gobierno den todo el

en trepadella, se distingue por su hoja fruto que de ellas se apetece.

que es muy crespada, el ganado no la A ello consagran su cuidado el celoso

come sino cuando falta la esparceta. 1)¡ rector accidental del mismo, digno A lc a l­
En este país se escarda la esparceta de de la v illa , la ilustrada J u n ta Inspecto­

                                                                     ra y los pundonorosos y acreditados P rofe so­

cuando está muy sucia de trepadella. res. Asi es que penetrado de ello el G obier­

y se hace especialmente esta operación no de S. M . , acaba de elevar dicho In stitu ­

en el pedazo destinado para obtener to á la categoría de P l l I M E H A C L A S E ,
semilla. La de la trepadella es mas distinción uo obtenida basta el día por otro

                                                                     Instituto de la naturaleza del de esta villa,

pequeña que la de la esparceta y se y digna recompensa deparada á los afanes

cae al pasarse esta por la criba.         con que fue creado y lia sido sostenido; p r e ­

                  Sdedro ¿Banal.          mia ansiado por los amantes de este país
                                          que lia de rep o rtar de él ventajas de tan

                                          alta trascendencia, que uo se limitarán á la

                                          generación presente , sino que alcanzarán

                                          hasta las venideras.

                                           «,Los Institutos serán con el tiempo el

INSTRUCCION PU B L IC A vehículo principal do la civilización españo­
                                                                    la” lia dicho el M inistro á S. M ., y noso­
                                                                    tros tenemos fondada confianza de que asi

EN ESTA VILLA.                            tendrá lugar por lo que mira á esta preciosa
                                          comarca , respecto a! Instituto de Fkjnevas.

                                           Apresúrense los Padres á utilizar para

N ada hay sin «tuda que honre tanto á sus hijos lo que no les fuera dada á ellos

esta pohlach n , que haga formar al e x tra n ­ conseguir en su juventud : siga como basta

je r o ó al vecino, de otros pueblos que se al presente aumentándose cada año el uúme-
   1   2   3   4   5   6   7   8