Page 1 -
P. 1

A N O 3?            Noviembre de 1 0 4 7 .                         (N .° 0 .)

I I B I I D I L PAISAGRICULTURA.                                       CONOCIMIENTOS
                                                                             ÚTILES.

                                                                   9

PERIÓDICO DE LAS SOCIEDADES ACADEMICA Y RECREATIVA DE FIDEERAS,

g ïrt Agricultura k l Amjntvkw.

                                              Ijú otra forma la abordemos un dia y que

                                              entremos de lleno en ella, dejando el siste­

                                              ma seguido basta ahora de no tocarla sino

ESPARCETA.                                    : incidenlalmcnte y de corrido.
                                                     E sto empero requiere tiempo y lugar

                                              aun cuando debamos hacerlo en toda oca­

                    i ! de Noviembre. sión de una manera tan incompleta cual lo

Desde que cerrando los ojos ante la hace indispensable lo limitado de nuestros co­

debilidad de nuestros medios y dejándonos nocimientos. y no hay razón para que en tanto

arrastrar por una afición cada dia inas viva quede infructífera entre nuestras apuntaciones

al estudio de la A gricultura , nos p ro p u si­ la instrucción que sobre la esparceta debemos

mos con la publicación del presente humilde á la dilatada práctica en su cultivo y á las

periódico impulsar en esta preciosa comarca ! observaciones ilustradas de nuestro buen

cuanto en nuestra inano estuviese los a d e ­ Iamigo I>. P e d ro fíonal , propietario y la ­

lantamientos de este arte divino á que debe brador conocido ya ventajosamente por nues­

el género humano su sustento, liemos cono­ tros lectores.

cido la importancia de tratar detenidamente   Kajo este supuesto las insertaremos á

de las ventajas que ofrecen los prados a rti­ continuación, tanto mas, cuanto que estamos

ficiales . de la necesidad que tenemos de es­ á tiempo de que sea dicha instrucción apro­

tablecerlos entre nosotros , como base de la vechada desde luego.

reforma que debe sufrir nuestro cultivo , si  La alfalfa ha merecido á muchos agri­

es que no queramos declararnos indignos de cultores el título de reina de los p ra d o s,

la época que liemos alcanzado . y renunciar pero los hay también que dicen que esta

torpemente á los beneficios con que nos b rin ­ planta preciosa á pesar de su excelencia no

dara el Cielo al colocarnos en tan bella región. equivale al pipirigallo ó esparceta , puesto

P ero la importancia misma del asunto que la alfalfa requiere- condiciones privile­

nos ha contenido constantemente, pues difí­ giadas, al paso que la esparceta se acomoda

cil vemos que en una publicación de tan en terreno de poco valor , y sobre facilitar

estrechos límites como la presente , pueda en él riquísimos pastos, le fertiliza y hace

tratarse con buen éxito una materia de tan susceptible de buenas cosechas de cereales.

Tasta comprensión.                            ¡Qué mucho pues, que esta p lan ta, m ag­

S iu embargo preciso será que bajo una nífico presente que nos ha hecho la natura-
   1   2   3   4   5   6