Page 1 -
P. 1

ANO L                                                                Jtte                                  1878.                                                     NUM, 84.

                  PUNTOS DESUSCRICION.                                                                                PRECIOS DE SÜSCRICION.

              Kn t« Redacción ralle den                                                                               En Valla 7 i

                            iin. 41, } ü la A«.

                                         téh nuïn.                                                                          mynie¡
                                                                                                                      ri(js convenció ni
              Ku lo-               \x¡ ••• por medio de
                                                                                                                                       bi pedan
                                   pcm&ales, ó con
                                                                                                                                                  M'IVC njugttll
              de                                                                                                                                                  !

                            •' •            - caria j

              cular que uo fcea fi                                                                                                        medio r<

DEFENSOR DE INTERESES MORALES Y MATERIALES, DE AVISOS Y NOTICIAS.

                                            SK PUBLICABA TODOS                 DIAá                                 IK.VTKS Á FKSTIVO-S.

                  (OliREOS.                                            COCHES PARA  TARRAGONA.                      ilKS PARA VENDREU/,                              PARA LA

           ROTEADAS,                     SALIDAS,                       LLEGADAS.        SALIDAS.          LLEGABAS.  SALIDAS.               LL1 SALIDAS,
       ¡as lineas de Barcelona,                                      Muí
Valencia, Lérida > 1                                            na,  Tard                        las ¡6 y  Tard tas 2 y Tarde; á la 1.    M a ñ a n a ; a las 10 Man
                                                                                     raei
                   la t a r d e ,  H las 12 v 1,2 de la noche,       IIH'l!                                inedia.                        Tarde; a las 3 y                          1 >][•?.
                                                                                                                                                                     Id. a \.>
  hi' lofe pueblos eoni            Para
                                                                                                                                                                     med
                           le.     a las i             a.

VALLS 28 DE NO\                                                 ción de otra;       didades, y produjeran en          obligados á dar constantes ejemplos de edu-
                                                                                                                      cación, de probidad, de desinterés, de grati-
                                                                el); altado que deseamos para la nu                   tud, en una palabra, de la mas compt
                                                                                                                      moralidad.
              LA SOCIEDAl                                       tra, D ibria la           ccion de haber ló-
                                                                                                                          La lluvia benéfica no sube de abajo, sino
                                                                     alo un doble bien con nuestro humilde            que cae de lo alto, y asi da abundantes mi

que la palabra sociedad al]                            a—            jo,                                                    en los campos, y matiza los prados de
                                                                                                                      Sores.
tención de t a n t a s ín1         ías y i lautos                    todas las soeiedade  ales, hicieran
                                                                                                                           Cuando la sociedad genera] marcha por
                                                                     o tanto manchando p &B via, la socie-            senderos tan extraviados; cuando los mas
                                                                                                                      horrendos crímenes menudean con tan a-
sus últimos elemento»; en una época en que                      dad general se encontraría fácilmente trans-          sombrosa frecuencia, cuando todo amenaza
                                                                                                                      hundirse en el abismo de la nada, no m
la cuestión social es el t o n a favorito para tan              formada en beneficio de todos; alcanzando             por demás fijar la atención en nuestros com-
                                                                                                                      patricios, y examinar con recto juicio si lo
distintas y anconi radas opiniones, fundadas                    con poco trabajo la mayor suma posible de             que somos Corresponde en pura verdad d
                                                                                                                      lo qwe debemos ser, á fin de eludir la res-
en gran copia de argumentos, sólidos unos, y                    felicidad para el individuo, p a r a b a familia y    ponsabilidad que podria cabernos v\\ el caso
                                                                                                                      de que la Providencia en sus inescutablesde-
vanos y utópicos muchos, pero todos, según                      para el Estado.                                       signios, decretara que la terrible amenaza de
                                                                                                                      hoy pasara á ser una deplorable realidad mu»
su respectivo criterio, dirigidos á la ilustra-                      Aspirar á una perfección absoluta, aten-

n y perfección <le la sociedad; nosotros lie-                   dida la mísera condición humana, seria un

mos pensado que la palabra Sociedad, podia                      ideal quimérico; harto seria poder llevar el

tkmbien servirnos de pió para omitir algu-                      convencimiento al individuo sobre la nece-

ivilíwiones dirigidas únicamente á mejo-                        sidad de ser hombre de bien en el sentido

rar en lo q u e s e a posible las condiciones de                verdaderamente cristiano, no solo para la fe-

la sobiedad an que vivimos, por ser la que                      licidad del mayor número posible, sino basta

nos interesa mas de cerca.                                      por egoísmo propio, pues nada hay mas có-

No e n t r a r e m o s en la grande cuestión fi-                modo ni mas económico queel marchar siem-

losófica del origen de la Sociedad, ni de SU                    pre firmes por la via recta de la razón, g u i a -    nana,
                                                                                                                         Y siendo nuestro Diario particularmente
necesidad, desarrollo, etc. etc., porque                        da por las sublimes máximas de la verdade-

tratados magistrales de la mas alta y t r a s -                 ra moral.                                             fundado para este altísimo objeto no tomará
                                                                                                                      á mal nuestra sociedad que la dediquemos a l -
cendental filosofía, para cuya ciencia se n e -                      Inspirados en estos principios, únicos que

cesita la vida entera de] homb                      aun no      pueden sab          la sociedad, nos presenta-        gunos artículo* serios adecuados precisa-

basta para llegar al término completo de tan                    remos resueltos y hablaremos alto, para que           mente a las necesidades apremiantes de hoy;

enmarañado estudio.                                             nos oigan también todas las clases del pue-           y aunque algunas de nuestras apreciaciones

Tomaremos pues la sociedad tal como la                          blo, al que dedicamos nuestro trabajo y en            puedan parecer                idas, no se atrihu

COntramos bajo el dominio de los tiempos                        el fondo de su conciencia pueden escíamar             á ningún arranque de mal humor ó do ruin

presentes, bien poco halagüeños por cierto,                     « tienen razón. »                                     despecho, contra cuyos estreñios vivimos

la estudia i      sin pasión, observaremos                           Aunque entusiastas por lo mucho buofto           |uv , sino al puro deseo de que esta

sus defectos en las dilereiil.es clases que la                  que encierra nuestra población, no podemos            \ illa, ya se considere individual, ya col,

componen, y hasta nos permitiremos indi-                        desconocer que adolece de defectos graves y           livamente no tenga q«e deplorar nunca el

car los medios de corregirlos que la pruden-                    profundos, que no son peculiares de esta Ó            menor descuido u bienestar moral, m

cia y la moral nos dicten, todo en obsequio                     de la olra clase, sino que todos hemos con-           (erial é intelectual.

de los intereses verdaderamente morales é                       tribuido en mas ó en menos á crearlos y sos-          NOTICIAS GENERALES.
                                                                ten* POM I-'1 responsabilidad principal
intelectuales de esta población.

Y si nuestras palabras tuvieran la fortu-                       de tan sensible daño pertenece de derecho á             Una tentativa de asi                                  ir el lañes
                                                                                                                      por la noche en \xn baile &
na de producir algun eco, siquiera débil por                    las clases que por sn posición, son como el                                                          boato     te-
                                                                                                                                 ! Parí!
bil autoridad, qu. vieran la a t e n -                          modelo de ios demás, j como á taje? están
   1   2   3   4