Page 1 -
P. 1

2.

                                                                                                                                           1

                DIARIO DE CARTAGENA

                     DEL DOMINGO DE JUNIO DE i8o8.

                Copia de una carta d Bayona de 8 de Mayo de BoU.

          Jste Pueblo ha visto con un espanto de que no puede
         volver la conclusion de un negocio que aparentó los mejores
          principios como se verá por la llegada de Fernando VII aquí,
          y lo posteriormente ocurrido en los sucesivos acaecimientos has
         ta el famoso y decantado congreso del dia 5. = Quando llegó
         aquí este nuevo Soberano, salieron á recibirle á una legua de
          Bayona el Príncipe Neuchatel , el Myoriomo mayor Durot, y
          otros muchos Personages del primer brden , Generales , Ede
          Canes y lucida comitiva , quienes acorHpadaron al Rey de Es—
          paga hasta su alojamiento, dexándoie una gran guardia de ho
          nor de la misma Imperial. Aun no habla pasado media hora
          quando llegó el Emperador Napoleon desde el Palacio de Ma
         rac , acompafíado de la misma comitiva á visitar á el Rey
         de Espafia FERNANDO VII; éste baxó hasta la puerta á recibir
         tan gran visita. Napoleon con mucho desembarazo é intrepidez
          se baxó del caballo , se agarró de su Augusto Amigo ,le abra

               , besó y cogió de la mano, asegurándole ser ya muy ínti
         mos amigos. A 1s 6 minutos poco mas, baxó Napoleon de
         xando convidado á Fernando para las de la tarde ; pero an
          tes de las quatro le envió una gran carroza con un tiro de her
         mosos caballos , y le hizo antes y des pues otros varios obsequios,
         de modo que los tres días primeros todos fueron agasajos , fies
         tas y regocijos , que con razon hicieron concebir á las gentes de
        buena fe y de corazon honrado esperanzas muy lisongeras. =
         Despues tuvieron algunas conversaciones ó sesiones particulares,
          pero desde la primera le ofreció Napoleon la Corona de Etru
         ria, y que le casarla con una Sobrina : algunas de estas conferen
         cias ptrticulares fueron á presencia del seffor Ceballos , Ministro
         de España, quien se distinguió y portó como se verá por la
        3unta de de mayo; y en estas conferencias hubo muchos altee-
   1   2   3   4   5   6