Page 10 -
P. 10

10 Villanueva y Geltrú, 27 de Enero de 1962

    TOM/l y D/ÍCA                                    —¿Puig de Tiula?                                        CRITICA TEATRAL

                   ÓSCAR MARTI                       —No, no. Barcelona.                                            TOr ESPKKANT (iODOT

   Día 31 de enero. San J u a n Bosco, patrón        —¡Ah! ¿Forma parte de algún club o                 EL TEATRO AMATEUR CAVEA —en su
tls loi ilusionistas. Neresitamos hablar con      sociedad?                                           tercera sesión — ha ofrecido al público del
uno de ellos. Nos dirigimos al Circulo                                                                domingo 21 (de enero de 1962 — en el Circulo
I aíülico, sede de los magos villanoveses.           —Del C.E.D.A.M. —Circulo Español de              Católico — la obra de Samuel Beckett — Pre-
Sentados en la barra dsl bar nos atrae            Artes Mágicas— entidad radicada en la               mio Mundial de Teatro 1955— ((En attendant
la at?nt'ió:i un titulo nobiliario enmarca-       Ciudad Condal y dedicada al cultivo y               Godot».
do ;• 1 la n a r r d , otorgado a un tal ((Barón  difusión de este arte. Y también de la
('^ Polifacies». Mientras examinamos el           Sección de Ilusionismo del Círculo Ca-                LA OBRA DE BECKETT es una obra de mi-
compKi^adísimo escudo de armas, aparece           tólico.                                             norias. No quiero decir de minorías selectas,
el b a r m a n , don Osear Mai i.                                                                     sino de público reducido. Mas <iue una re-
                                                     —Además del ((Barón de Polifacies»               presentación, debían haberse dado varias lec-
   —Por favor . ¿el b.irón ésj drl cuadrito,,     ¿cuántos miembros integran la agrupación            turas, a horas convenidas, para grupos limi-
   —!in este momento lo representa un ser-        local?                                              tados de personas interesadas. Me apresuro
vidor. El üiúti está cuando actúa de ilu-                                                             a admitir —para no p;oseguir por este ca-
sión--ía.                                            —^(E.spier», ((Sesky», ¡(Leinar», ((Gimmik»,     mino— la insuficiencia de todas nuestras po-
   —L.i su nombre pues . ¿podría descri-          ((Michcl», ((Nomar y Namor», ((Smith» y             sibilidades. Naturalmente se hizo una sola
birnos los a n a g r a m a s que figuran en la    ((Morera» como elementos en activo, con-            repres3ntación ,a una hora concreta de la tar-
égida.,                                           tando además con un buen núcleo de sim-             d'j del riominno para todas cuantas personas
   —Anote. La trompeta evoca su época             patizantes.                                         tuviese capacidad el local y basta. De esta
dedicado a la música; las cápsulas de bo-                                                             manera — no podia ser de otra — la obr.a ob-
tellas simbolizan la profesión de cama-              --¿l'articipan todos en el festival anun-        tuvo — mi impresión de conjunto es ésta —
rero: el martillo y las tenazas hacen alu-        c.ado paia los días 3 y 4 de febrero?               inadecuada difuminación.
 cón a í-us años de carpintero; el zapato
como artesano del r a m o ; este farol ..            —Si, interviniendo además varios ar-               La obra de Beckett constituye un cuerpo
   —¿La época de las restricciones,,              tistas locales.                                     entero de simbolologia. Parece que los proble-
   —No. Equivalen a ocho años como se-                                                                mas básicos que se tratan son la esperany.a y
rebo del Municipio.                                  —¿Cuál ha sido el mago más famoso?               la ocupación del tiempo aue queda vacío
   —Y ia- c a r t a s que hay en el centro su-                                                        mientras se espera. Pero en lorno a la catego-
pim.^mos q.¡e representarán su alición a             —Han habido muchos. Le haría una lis-            ría de estos prrblemas aparecen las .anécdo-
la magia.                                         ta interminable.                                    tas — si es que puede decirse asi — de la
   —Exactamente. Veo que tiene vista.                                                                 existencia del otro hombro (Didi nara Gogó
   —A la vista de eso es a lo que venía-             —¿Cuántas modalidades abarca este                y Gogó para Didii. de la existencia del ter-
mos... p?ro antes, permítams: ¿No que-            arte?                                               cer y del cuarto hombre (Pozzo y Luckv).
da en blanco ninguna inscripción más?                                                                 del trato y relación entre dichos' tercer y
   —Pues si. Creo que dentro de poco ha-             —Son muy diversas, por ejemplo: Hu-              cuarto hombres, (icl dL'sasosieüu humaiío de
brá que insertar un reloj.                        sionismo, prest^digitación, men' talismo.           la soledad invencible, de la inut ilidad de
   —¡Todo un polifacético! ¿Por qué tan-          cdrtomagia, fakirismo, etc.                         todo, de lo absurdo de todas las posturas, del
ta profesión en una sola vida?                                                                        raro encanto de la naturaleza de la soga del
   —El saber no ocupa lugar según reza el            —¿Y le van todas bien?                           tiempo, del misterio total —en fin— de la
adagio, y además no sólo de pan vive                                                                  vida y la muerte. La obra de Beckett signifi-
el hombre.                                           —Cultiva únicamente el ilusionismo hu-           ca el logro de una fórmula para encerrar to-
  —¿Desde cuándo cultiva el arte de la            morístico, el íbarón», claro está.                  do cuanto se nos escapa. No una íórmul.-i que
magia?                                                                                                ofrece la solución adecuada, sino una íór-
  —Empecé en 1937, en el frente de com-              —¿Qué hace falta para dominar eso del            mula para la presentación y condensación de
bate.                                             e=;camoteo de las cosas?                            las angustias que nos vemos obligados ,a acep-
   —¿Qué le impulsó a ello?                                                                           tar vivienr.o. En la obra d? Beckett —puro
   —Un compañero me enseñó unos cuan-                —Mucha voluntad, constancia y habi-              símbolo — todo es jjreciso, exacto, concreto,
tos juegos, naciendo así mi afición al com-       lidad.                                              según el fin que el autor se ha i^ropueslo: or-
probar que era una distracción carente de                                                             denar .y sintetizar el fenómeno esencial y
malicia.                                             —¿El juego más difícil que ha realizado?         existencial del hom.bre.
   —¿Su debut ante público?
   —En un festival benéfico celebrado hace           —Hacer aparecer a una señorita dentro              LOS ACTORES DEBÍAN haberse ajustado
unos años en el Teatro Bosque.                    de tres cartas gigantes colocadas en for-           a la idea de no minimizar —difuminar —
   —¿Siempre lo hace con el mismo fin?            ma de prisma triangular y mostrando el              nada de la obra de Beckett. Es por lo que yo
   —Sí.                                           interior vacío antes de efectuar el mismo.          pedia antes menos público y más represanta-
   —¿Actuacionss fuera de Villanueva?                                                                 ciones. En la confianza de un írupo reduci-
   —Villaíranca del Pana 'és, San Pedro              —Cuando nació su hija... ¿fue también            do el espectador hubiese podido dirigirse al
de Ribas y...                                     así?                                                actor y decirle: Repite, jior favor —gesto y
                                                                                                      v oz — que quiero entender más tu persona-
                                                     —No. Fue por el otro procedimiento, el           je en cada una de sus situaciones.
                                                  de la cigüeña.
                                                                                                         Permítaseme en estie tono amical decir
                                                     —¿La velada que más éxito artístico              — por turno — que han fallado Gargallo y
                                                  le ha dado?                                         No.va en no haber dado mayor seriedad a sus
                                                                                                      personajes. Didi y Gogó no son seres grotes-
                                                     —Tai vez lo sepan los que han seguido            cos sino seres apurados. Sobitaban los saltos
                                                  las actuaciones.                                    bruscos y ruidc .s —parecían a veces los dos
                                                                                                      pastores ((graciosos» (Je los Pastorcillos —. so-
                                                     —¿Qué es lo que más le satisface?                braban ios e.xabruptcs inútiles. Les faltaba
                                                     —Hacer pasar un buen rato al repeta-             intimidad en la voz. dolor en la expresión,
                                                  ijie en este mundo de maravilla.                    asombro verdadero en l,a actitud. Didi y Go-
                                                     —¿A qué fue debido el fracaso de Hou-            gó — por obra de Noya y Gargallo— no han
                                                  dini en su último juego?                            sabido crear en el público una sensación pal-
                                                     —Según parece a un ataque de apendi-             pable de que ellos —hicieran lo que hicie-
                                                  citis.                                              ran— no podían apartarse de un clim.a de
                                                     —Veo que está enterado. P a r a terminar,        aburirmienío. Tampoco puede decirse que ha-
                                                  ¿Podría hacernos algún juego original?              yan logrado aburrir al público. Es bastante.
                                                     —Si. Hacerle desaparecer a Vd.                   Los momentos reiterativos de la obra en que
                                                     Y desaparecimos...                               se hace resaltar la esperanza de c;ue venga
                                                                                                      Godot han resultado ineficaces. Han repetido
                                                                                          F. CASSANY  la cantinela sin interés y sin calor, cometien-
                                                                                                      do de esta manera una equivocación lamen-
                                                     NUESTRA QUINIELA                                 table. A mi entender, Gargallo resultaba más
                                                                                                      natural. Nova resultaba más charloteseo. En
                                                    Habrá usted reparado, lector amable, en           general, la labor de ambos ha sido bien sos-
                                                  el nuevo colorido que ofrece nuestro «EWa-          tenida y debe admitirse como muy correcta
                                                  rio». ¿Recuerda la tonalidad que presen-            en el buen sentido.
                                                  taba la portada del primer núm. de 1962?
                                                                                                        Vilaseca muy bien en la segunda parte.
                                                  AZUL, ROJO, VERDE, AMARIÜO                          Ha sabido ahorrarse gestos inadecuados y sU
                                                                                                      voz ha dado el contraste necesario a todaS
                                                    La respuesta exacta a la pregtinta que            las exasperantes preguntas de Didi.
                                                  formulamos el pasado día 20 es: 14 pro-
                                                  fesores.                                               BruU ha sabido ceñirse — sin aspavientos—
                                                                                                      a su humillado personaje y la entonación de
                                                    Acertaron en su pronóstico 12 concursan-          su voz al pensar en voz alta ha sido acertadí-
                                                  tes; sorteadas las localidades del cine             siina.
                                                  Diana, correspondieron a:
                                                                                                        Jaime Martí ha logrado una sobriedad pre-
                                                             Josefa Jovells; San Gregorio, n." 8      cisa con sus respuestas de sinceridad esque**
                                                                                                      matiza •'.

                                                                                                        El decordo — para mi gusto — respondí*
                                                                                                      al clima de la obra. La sombra del árbol ilu-
                                                                                                      minado producía una realidad mágica —ár-
                                                                                                      bol auténtico — que no parecía proceder d*
                                                                                                      los cuatro palos bien dispuestos creados po'
                                                                                                      Barquet.

                                                                                                         EN RESUMEN los del Amateur Cavea pare-
                                                                                                      cen un grupo de muchachos verdaderamenf
                                                                                                      preocupados y que avanzan — sin arredrar'
                                                                                                      se — hacia la realización de un teatro lien"
                                                                                                      de pureza.

                                                                                                        Debe constar nuestro agradecimiento sin-
                                                                                                      cero por habernos deparado esta tercera se'
                                                                                                      si6n.

                                                                                                                                          JUAN CALLEJÓN

Sastrería

                                                  G O N E L L f^ooedade
                                                                  Talleres Oráfiros J, Snlor
   5   6   7   8   9   10