Page 1 -
P. 1

P E R I O D I C O OE V I B R A C I O N L OCA L

Esplugas de Llobregat - Núm. 165-166 - Año XIV - Octubre-Noviembre 1963 - Depósito Legal B. 4469-1953

          CRISIS DE R E L A C I O N E S

          HUMANAS

Hay quien al tomar el periódico, y ante el cúmulo                   Si por un momento pensamos las cosas que recibi-
                                                              mos de los demás durante las veinticuatro horas del día,
de luchas, intrigas, movimientos, revoluciones,  inquietud    quizá nos abra los ojos hacia aquellos que no acertába-
                                                              mos a mirar. Y es que en esta crisis de relaciones humanas
de pueblos que nacen a una vida, de razas que claman por     falta algo que debería estar presente sin fallo: falta
                                                              amor. Cuando todos nuestros actos, nuestras miradas,
una justicia, de generaciones que buscan un puesto y no       nuestros trabajos, deberían estar impulsados por esta úni-
                                                             ca fuerza. Unica capaz de cambiar la faz del mundo.
lo encuentran porque se les niega el paso... lo cierran ta-
                                                                   El gobernante, el mecánico, el médico, el agricultor,
citurnos. fastidiados y pesimistas porque allí no ven más    el comerciante, el padre, el hijo, el sacerdote, el vecino...
                                                             todos deben obrar por amor. Los Códigos que rigen la
que el mal que perturba su ansiada y dormilona tranqui-      vida de los hombres, deben sufrir una revisión cara a la
                                                             fraternidad. El tiempo apremia. Y hoy el mundo está
lidad. Y a cualquier hombre que lo arriesga todo en aras     más que nunca en manos de los hombres. Nuestra res-
                                                             ponsabilidad cobra unas proporciones gigantescas. Bas-
de un ideal cristiano y noble, le tachan de loco o de am-    taría que nos olvidáramos un poco de nuestro egoísmo,
                                                             para que todo cambiara radicalmente.
bicioso.

Otros, ante tales acontecimientos, se lamen los bigo-

tes con morbosa delectación, porque encuentran en el su-

frimiento de los demás una satisfacción inconfesable a

sus deseos: que nadie supere su bienestar, que nadie

aliente una felicidad que ellos no supieron muchas veces

conquistar. Y su posición farisaica consiste en una la-

mentación y nada más, porque no quieren  comprometerse,

       Pero hay también quien ante tales circunstancias,            Mientras no se realice esta transformación en las es-
 suf re y goza, se anima y vive y comparte y alienta aque-    tructuras de la sociedad, de la política, de la familia, de
 llas situaciones, en las que tras una lucha, un movimiento   la economía, del trabajo, de la educación, etc., no será
o una inquietud se vislumbra un ansia de conseguir un         posible lanzarse a un camino de auténtico progreso. Y los
camino hacia el bien común, llámese paz, prosperidad o       hombres desde su balcón seguirán mirando las luchas,
superación moral. Algo que signifique renovación de          los movimientos, las inquietudes de los demás, unos con
estructuras cara a la estabilidad o armonía fraternal.       pesimismo, otros con envidia o fastidio y una minoría
                                                             con el aliento y la esperanza en su corazón, aguardando
       Y esto ¿por qué?                                      el día en que todos nos miremos como hermanos de
                                                             verdad.
      Porque hay una auténtica crisis de relaciones huma-
nas. A lo más que se llega, es a una convivencia. La fra-          Por eso nuestra posición ha de ser única: nuestro tra-
ternidad ha sido olvidada por muchos. Crisis que empieza     bajo, nuestros esfuerzos, nuestras ilusiones, nuestros afec-
en el propio hogar. Crisis en el terreno del trabajo, en     tos, al servicio de todos, para recibir de todos a la vez,
los pueblos, en las organizaciones, en la sociedad...        su trabajo, su esfuerzo, su obsequio de amor.
   1   2   3   4   5   6