Page 1 -
P. 1

P E R I O D I C O DE V I B R A C I O N L O C A L

                      EDITADO POR LA DELEGACION DE PEENSA Y PROPAGANDA DEL MOVIMIENTO

                                         Domicilio i L MIRÓ, 104 - TEL. 2 1

Afro II - Num. 14  Esplugat de Llobregat, febrero 1951     Precio: l'SO Pies

Aquest pressentiment...                                     Editorial

    Oh aquest pressentiment de primavera,                  Hablemos correctamente
    que en la branca de l'ametller florit
    cada an\j hi gronxa un somni o una quimera,                  Con el ánimo todavía emocionado por la venturosa cele-
    alió qae el cor no gosa dir que espera                  bración del aniversario y fiesta patronal, en uno de cuyos
    i té el mágic eneis d'un dol$ neguitl                   principales actos iniciamos un resurgimiento de la vida
                                                            musical en Esplugas, y también por la presencia de la emi-
    Sembla quc'en la quietut de la Natura                   sora juvenil, mejora que desde el punto de vista local nos
    que embolcalla l'hivern grisós i fred.                  enorgullece y sitúa en primera fila, cuando ya nuestra in-
    la il lusió, temorenca, s'hi detura                     quietud nos lanza a otras palestras.
    i ara, rejovenida, ja fretura
    per escampar ufanía a tort i a dret.                         Recordamos, como precioso estímulo y salvando las de-
                                                            bidas distancias, aquellos versos de "El divino impaciente",
    Ella jará que al correr per les venes,                  que haciendo un simi] con la brisa y el viento, dicen:
    la sang trobi caliu d'un foc novell
   forjador d'emocions de totes menes,                                          "hay que hacer el bien deprisa
   amb pláci'des visions d'hores serenes,                                       que el nial no pierde momento."
   amb tdbia esgarrifanQa a frec de pell
                                                                 Eu fijn, comenzamos hoy una campaña local antiblasfe-
   i ella fú quan ve aquella torrentada.                    ma y pro-corrección del lenguaje, con la decisiva colabo-
   de vida exhuberant, llum i verdor,                       ración de la Obra Cultural de la Caja de Pensiones.
   i l'aire es torna com una besada,
   que l'ánima s'hi senti arrabastada,                          Si uno de los objetivos enunciados en el primer edito-
   presa en aquell conjuri enardidor.                       rial era el de mejorar el nivel cultural espluguense, lógico es
                                                           «iue nos preocupásemos de la pulcritud del habla y de su
   Oh aquest pressentiment de primavera                    depuración de toda expresión soez y de toda interjección
   fue deixonda i aixampla l'esperitl                      blasfema.
   Eixa il lusió que ens volta, riallera,
   sembla fer rebrotar aquella primera                          Esta diabólica tendencia, que tan duramente combatió la
   <r»e un dia va florir-nos dins del pit.                 pluma vernácula de Maragall, nos degrada moralmente, pul-
                                                           veriza cualquier hito educativo o social que hayamos alcan-
                                         PAULJTA FIGUEMAS  zado, y nos convierte en unos energúmenos que utilizan el
                                                           divino don de la palabra, este precioso instrumento de co-
                                                           municación humana, tan idóneo para expresar ideas, deseos
                                                           y sentimientos, en un órgano distribuidor de una palabrería
                                                           de estercolero.

                                                                Un mínimo de respeto y gratitud al Creador de todos
                                                           nuestros bienes, y a la religión que profesamos — ¿acaso ne
                                                           nos bautizamos, comulgamos, casamos y morimos bajo el
                                                           «eno de la Iglesia? , debería ser suficiente para hacernos
                                                           desistir del vocabulario indigno que escupen algunos.

                                                                Y además, otro motivo de reflexión debería ser el res-
                                                           peto a la propia dignidad y prestigio que solemos no valorar
                                                           bien, y asimismo la consideración que debe merecernos la
                                                           kensibilidad de las personas próximas, herida freeuentemen-
                                                           fe de modo brutal e injusto.

                                                                                       1
   1   2   3   4   5   6