Page 1 -
P. 1

P E R I O D I C O DE V I B R A C I O N                                                      LOCAL

                                         D o m i c i l i o : L. MIRÓ, 10 4 - TEL. 2 1                             Precio: í'35 Pías.

Año I - Núm. 4  Esplagas d e Llobregat, m a y o 1950

Editoria 1

Entre dos generaciones

     Faltan pocos días para la celebración de nuestra prime-                                       L'AVI VALENT
ra Fiesta de la Vejez.
                                                                                                           Ferrn i valent camina sempre l'avi,
     Y al recoger esta nota de actualidad local, nos agrada                                                amb son bastó nuós; la cara algada.
ciertamente fijar la atención (dejando a otros articulistas                                                Mes joganer. si es pot, que la mainada,
la glosa de tan simpático homenaje) sobre el aleccionador                                                  i aquell etern somriurc a flor de llavi.
contraste que representará el ver aparejados nuestros vene-                                                Tantes histories sap, que tot el dia
rables ancianos con muchachas y jóvenes de Esplugas.                                                       té un pom de caparrons al sen voltant,
                                                                                                           que ell acarona mentre va contant...
     ¿Cuál debería ser la ofrenda, desbordante de fecundas                                                 ... i riuen, vell i infants, plens d'alegria!
impaciencias, de esta generación que apenas ha cruzado los                                                 Pero l'avi valent que riu tothora\
veinte años, a la que ya roza los ochenta?                                                                 en arribant la nit, sospira i plora
                                                                                                           perqué sent trontollar la seva arrel.
     Pero antes 'de hacerla, juzgamos indispensable un acto                                                Una fredor de glag li envolta rátiima,
de oblación, de humildad, de admiración, casi de rodillas,                                                 i entre dos rcgalims salats de llágrima
ante la presencia de nuestros viejos.                                                                      diu: Pare nostre, que esteu en ci Cel...

     El ejemplo colectivo que éstos nos brindan tiene más efi-                                                                                                 JOAQUIM GIL
cacia educadora que cualquier improvisada y endeble pero-
rata que se quiera dirigir a la generación actual.                                          Espluguenses:

     Repasemos brevísimamente la proyección de su existir                                      Nuestra villa lendrá de ahora en adelante su fiesta anual hon-
en general. En lo social fué la suya una vida humilde, aus-                                 rando a la ancianidad. El Patronato Loca] de Homenajes a la
tera, quizás pobre; pero, en cambio, hermosamente alegre,                                   Vejez, en íntima colaboración con la Caja de Pensiones para la
sana y hermanada. En lo moral, espejo de recatadas virtu-                                   Vejez y de Ahorros, ha organizado estos festejos para el do-
des, de modestas costumbres, de bellas tradiciones, de pro-                                 mingo, día 21 del actual.
fundo sentido familiar. En lo religioso, aferrada de modo
viril y auténtico a la unidad de una fe práctica. En lo pa-                                    No es preciso realzar el fin perseguido, pues es tan notorio
triótico, expresión rebelde de un pueblo que no se resigna                                  que sobran las palabras; a nadie escapará que el pueblo que
a la supeditación al extranjero —¡aquellas maravillosas re-                                 honra a sus ancianos se honra a sí mismo, enriqueciéndose moral
sistencias en Filipinas y Cuba!— ni a la ineptitud de los                                   y espiyitualmente; no obstante, no podía faltar la voz de esta
propios dirigentes.                                                                         Alcaldía, no ya para alabar y agradecer en nombre de Esplugas
                                                                                            los esfuerzos realizados para que este Día de la Ancianidad sea
     No caeremos tampoco en el pecado de querer paliar la                                   una realidad, sino también y muy principalmente, para asociarse
realidad de graves defectos e imperfecciones en aquella épo-                                públicamente a tales actos de reverente y cristiana pleitesía a
ca ochocentista. Pero sobre los aspectos que precipitada-                                   los festejados.
mente hemos enunciado, se pueden perfectamente deducir
beneficiosas enseñanzas.                                                                       Contribuyamos plenamente a su mayor esplendor. ¡Que ese
                                                                                            día quede grabado, como preciosa efemérides, en nuestra historia
     Por esto, los jóvenes, sin dejarse anonadar por fatalis-                               local!
mos al estilo de «cualquier tiempo pasado fué mejor» y con
los ojos del espíritu muy abiertos para aprender y asimilar                                    Así lo espera y os invita de todo corazón a todos, chicos y ma-
lo que tanto urge, deberían decir su ofrenda en gratitud,                                   yores, vuestro Alcalde,
p r i m e r a m e n t e , ante el indiscutible título que confiere la an-
tigüedad v 1os meritorios esfuerzos y sacrificios que repre-                                                                                                                              CAYETANO FAURA
s e n t a s i e m p r e t o d a u n a vida p r ó x i m a ya a su final.

     Y después, en promesa de continuidad, de perfecciona-
miento, de defensa de los buenos ideales que aquella gene-
ración encendió, en su indudable aportación civilizadora,
pese a la adversa circunstancia que entrañaba la etapa de-
cadente en que le tocó vivir. Quizás esta esperanza, si se
sabe d e s p e r t a r f u n d a d a m e n t e , constituya el mejor consuelo,
la mayor recompensa.

     Al l a d o de sus a b u e l o s , f í s i c a m e n t e y con toda el a l m a ,
sería deseable se propusieran llevar a cabo lo que ellos so-
naron o intentaron, y que sus padres han sido impotentes
para realizar.

   Es peor el desprecio de un hijo, que lo mordedura de una vívoro.
                                                                    ( Sentencia inglesa. )

                                                                                            1
   1   2   3   4   5   6