Page 5 -
P. 5

LA FAUNA DEL GAMBERRO

Entresacando de la Revista J urídica, publicamos            En el preámbulo de dicha ley puede leerse : Es

notas y com enta rios sobre el actualísimo tema del Cam- ¡~nóm ~no uni versal. acentuado en los tiempos actuales.

berrismo y sus "gradas" que han llegado a construir en el llamada ga mb~rris mo , integrado por actos inciviles

el Mundo verdadera plaga y constituyen un capítulo realizados sin otro fin (IHe el infli ngir escarnio y veja-

nuevo en la serie de la delincuencia habitual.              ción. da ño y m o l e~lÍas por puro capri cho de sus autores

El 23 de julio del pasado afio 1960, unos mozalbe- y aunCjue Cierta mente en Espalia no haya alcanzado un

tes sin motivo justificado, se personaron en la terraza grado extremo de gravedad, es conveniente la adopción

de un café sito en París, Rue de Voluntaires [2, arrasan- de medidas q:Je puedan atajar ese mal. Quedarán ~ome­

d :" cuanto en ella encontraron.                            liJos a la Ley de Vagos y maleantes, los que con noto-

      Trabajaban por equipos e iban unifo rmados: Su rio menosprecio de las normas de convivencia social y
atuendo era Ulla especie de pantalón vaquero, bOlas, cin- bu ~ nas cost.u mbres o del respeto debido a las personas,

turón y cazadora oscura.                                    ejecutare actos caracterizados por su insolencia, bruta-

Sus armas eran también especiales: Porras, tubos lidad o cinismo.

de calefacción, anillos con puntas de hierro y cadenas      Aparte del gamberrism o a pie, se está extendiendo

de bicicletas. T odos domiciliados en el mismo barrio en forma considerable otro tipo de gamberrismo moto-

constituían una Banda perfectamente organizada para rizado. Es el de [os motorizados, así raro es el día en

deslizar razzias y gracias del orden de la descrita y si- que no aparecen en Poblaciones importantes, concreta-

milares.                                                    mente en Sevilla, algunas motos son hurtadas y reapa-

Al serIes recriminada su conducta se disculparon. recen averiadas.

pero prometieron volver, porque su objetivo en aquella      Una de sus típicas g racias con~bte en el intercam-

salida no era el Café víctima de su mal humor, sino bio de carteles indicadores, colocándolos en sitios disti n-

otra " Banda rivab) que no compareció y a la que bus- tos de los de origen , es decir que donde se anuncia una

carían en otra ocasión.                                     peluquería resulte un letrero indicador de "Chacinería)),

Estas dos " Bandas)) por lo visto no eran únicas, donde debería haber una peluquería, aparezca el letrero

puesto que el m ismo día, se sup,o por la prensa francesa de Chacinería, donde se expenden géneros de punto.

que otra banda com parecía en ou a Población fran cesa situar un letrero público de precaución en la circulación

agrediendo a los dientes de un Bar conocido y célebre. u O[ro despropósito semejante, Con ello gozan y se di-

Idéntico vestuario, idénticos procedimientos e idénticas vierten los gamberros recibiendo el aliento de los que

armas.                                                      ríen sus «gracias» cuando no pasan del orden de estas

Días después la prensa internacional publicaba que últimas descritas.

en Estoco[mo una "Bancla de abrigos de cuero)) acaba ba     Posiblemente si en los Colegios de enselianza prima-

de atacar un Estudio COIl botellas de gasolina.             ria y elemental, no se hubiese arrinconado o eliminado
      En Singapur, [os «camisas floridas» habían te nido    del programa de materia, la asignatura que los jóvenes
                                                            era preceptiva en todo Centro docente, la Urbanidad,
en jaque a la Policía dura nte veinticuatro horas en una    tal vez no se produjesen actos de delincuencia juvenil ,
l)ltalla campal.                                            camufladas de denominaciones varias en cada País y
                                                            que pueden subsumirse dentro de la fauna' genérica del
      De Inglaterra, Dinamarca, H olanda y Africa del       GAMBER RO.
Sur llegaban noticias de actuaciones y "gracias) de tipos
y bandas similares.

      Es una verdadera plaga de «Teddy boys)} ingleses;

«stiliaguines» rusos, «camisas floridas}) chinos, «abrigos             ROMERO NARANXEIRA

de cuero» suecos y GAMBERROS españoles.

      El Tribunal Supremo de Espalia ya en Circular de          La prosperidad de todas las clases sociales
21 de febrero de 1957 recordó a los Jueces los preceptos    españolas está íntimamente ligada a la forta-
del Código Penal, al hablar de las faltas que pueden        leza de la Nación en todos sus órdenes. For-
ser aplicadas con severidad a los gamberros, como actos     taleza política, fortaleza económiea y fortaleza
opuestos a la normal convivencia.                           militar. La quiebra de cualquiera de ellas da-
                                                            ríª .al traste con las otras dos .
     Una Ley de 24 de abril de 1958 vino a incluir cier-
tas manifestaciones de Gamberrismo en el artículo de                              ~hneo. 18 julio 1 ~"'3 - ~n Madrid.
" Vagos y maleantes)}.

                                                                       -5
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10