Page 1 -
P. 1

BOLE TlN DEL SI NDI CATO C OMARCAL DI::i: lNDU3TRI A y COMtRCIO DE CE RDAI'iIA

NUM. 9                                                       MARZO DE 1961

        LO QUE SE PUEDE HACER

     No nos mueve otro af~n que el de hacer un llama-        de ser el primero que tenga lo que apetece más a los
miento a la Autoridad que le corresponda resolver un         turistas.
anhelo silencioso pero entusiasta de un grupo reducido
que hace una labor callada pero efectiva en pro de la             Precisamente ahora que el Grupo Sindical de Hoste-
creación de un Museo de carácter Comarcal, similar a         lería instala unas magnfflcas vallas an unciadoras, una de
los que en condiciones parecidas se hallan ya instalados     óstas en la frontera , creemos sería conveniente que, pre--
en otras poblaciones y que según referencias oficiales es    cisamente en esta ent rada por este «balcón » de España
un éxito completo, éxito basado primero en la demostra-      qJe es Puigcerd~, exi stiera una cartelera de anuncios en
ción pública a los visitantes, que demuestra la cultura      la cual constase lo bello que tenemos para ser visitado;
existente de la comarca creadora del Museo.                  hemos de reconocer que pocas cosas tenemos, si bien
                                                             creemos que muchas se podrlan hacer, pero la verdad
     En la actualidad es España uno de los paIses europeos   es que no se hacen, verdad amarga y dolorosa que a
m~s visitados por turistas, adem~s de las diversas joyas     nadie perjudica más q ue a nuestra propia Villa, el tu·
que atesora nuestra patria, tan envidiadas por los extran-   rista entra a España, y si no tiene ya de sí el plan de
jeros, como son nuestro sol, nuestro clima variado en        visitar Puigcerdá, pasa directamente en dirección a Bar-
sus di versas regiones, nuestras tradiciones y trato hospi-  celon;) o Seo de Urgel¡ pero si mientras efectúa Jos trá-
talario, etc., etc., lo que les atrae son nuestras joyas de  mi tes leJales de frontera , viera anunciado lo que puede
arte, monumentos, museos de diversas clases, siendo esto     visitar de Puigcerdá, no diremos todos, pero una parte
último la atracción principal, como lo demuestra la di·      5e decidirían a visitar nuestra Villa, q ue es prec isamente
versidad de los carteles de anuncios de España editados      lo que nos importa.
por las diversas Agencias de Viajes extranjer;)s, en los
cuales y en su gran mayor/a se nos muestra magníficas             Hemos hablado al principio de esta reseña de la .00-
fotos de estos Museos, orgullo y valor de nuestra Patria,    sibil1dad de crear un Museo; repetimos y nos consta que
y nosotros, que vjvimos en frontera, hemos sido testigos     particularmente se han ido recogiendo objetos, como son
más de una vez sobre la primera pregunta de turistas,        monedas, piedru lapidarias, etc., y también figura entre
no sólo extranjeros sinó españoles, que hacen al entrar      01 botfn restos de la espada que fue del general Cabri-
en nuestra Vi lla : ¿Qué tiene Puigcerd~ digno de ver?       nelty, y no hay que olvidar las pinturas de la iglesia de
¿Tiene Museo? Y no es necesario deteller le respuesta,       S"nto Domingo, q ue un dla fueron trasladadas a Gerona
siempre la misma: El lego, el paisaje y si son españoles,    para su restauración y que han sido ya restauradas, pero
Bourg-Madame; y aqul se acabó todo                           todavía se encuentran en la Sala Galligans de la capital
                                                             de la provincia. Nos pregun tamos: ¿es que no son nues·
    Heblamos con fundamento de causa , cuando ha sido        tras estas pinturas? ¿Por qué una obra de valor artístico
necesario adquirir alguna me jora de cierto o rgenismo ofi-  que muchos Museos envidiarran se encuentran fu era de
cial, hemos presentado la papeleta de nuestra situación      su lugar? Creemos que es necesario, por la Autoridad
fronteriza, y preci samente en lo referente a las me joras   que corresponda, realizar los trámites precisos para lo·
que pera planes tur/sticos tiene nuestra Villa, ha salido    grar que dichas pinturas puedan volver a su lugar de
siempre en primer plano nuestro «balcón» fronterizo, y       des tino, y más si éstas pudieran ser el encabezamiento
por esto creemos con toda firmeza que este «balcón » ha
                                                                                                   (Term ina en 2.· página)
   1   2   3   4   5   6