Page 1 -
P. 1

--- { (.                     ~~~

                                                                                               -r.

      Periódico de cu lt u ra , e ducación s ocial y defens or de la s causas obreras

             ORGANO DE LO S SI N D I C ATO S O B RE ROS

       Redacción y Administraci6 n      De los artículos firmad os so n respon-  Suscripci6n: Un trimes tre l ' 50 ptas.
      Centro Sociedades Obreras         sa bles S lIS autores. No se devuelven         25 ejempla res 2 '00 pt as,
                                                                                      Número suel to 10 céntimos
            Cuat ro Ca sas, núm. 3                     los originales .

__ _.~___                _                          a~_!!!!!!!!!!!!!!!!!!~~~~~~!"!,!,,,,!,,~~~~~~~~~~~!"!''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''

      Año I              PALAFRUGELL, 28 de Septie mbre de 1918                  Núm. 24

....         MP'\I;  -.             ..                                           ...

 Equivocaciones perjudiciales                       es una esta en nosotros, en nuestro sudor fruc-
                                                    tífero como la lluvia y en nuestro trabajo que
     Entre las muchas equivoc ac iones que sufri -  todo lo produce . Allí en donde nosotros esta -
mos los obreros en nuestras necesarias y coti-      mos esta la verdad con to da su pureza y sus
dianas luchas contra el capital, hay al gunas       legítimos representantes.
que por lo que signifícany por los malos y la-
mentables resultados que nos pueden reportar,            Ahora bien; si nosotros nos conformamos
conviene divulgarlas a fin de que los obreros       y nos damos por satisfechos con las reform às
ya avisados, sigan por el recto camino de la        que en nuestro favor legislan los gobiernos
emancipación social sin dejarse sorpren der         ¿qué demostraremos?
por desprendimientos de desinteresados fildn -
tropos, sin detenerse a aplaudir las r eformas           En primer lugar, que la total emancipación
que en nuestro favor establezcan los gobier -       no esta en conquistar íntegro el derecho que
nos y sin dejarse desviar por los mendrugo s        tenemos en el patrimonio universal, legalizan-
que, manos expertas, colocan para que nos           da de paso la bochornosa organización social
sirvan de obstaculo en medio de nuestro glo-        presente y en segundo lugar, que hay una
rioso camino.                                       clase, la capitalista, que es superior a la nues-
                                                    tra y que por este motivo tiene un sagrado
     Antes de enumerar y sacar a flot e las equi-   derecho que nos la presenta como dueüa del
vocacianes que he mencionado, permitidme            suelo, del subsuelo y de euanto nosotros pro-
que r eproduzca unas afirmaciones que mt;- sir-     ducimos con nuestr.i trabujo .
van de base, a las cuales nadie se ha atrevido
a combatir con valentía aunque si, desvirtuar            Esto es pués, una equivocación de las que
hipocritamente con marcada maldad. Hélas            mas nos perjudican,
aquí: <T'odes tenemos indiscutible derecho al
patrimonio universal. La conquista de este               La verdad sobre este punto està en la afir -
derecho que constituye nnestra emancipación         mación que signe: <Todos tenemos indiscuti-
ha de ser obra de nosotros mismos> .                ble derecho en el patrimonio universal y todo
                                                    lo que no sea alcanzar o trabajar para alcan-
     Así facilmente se comprenderà que para         zar íntegro este derecho, serà combatir un
alcanzar nuestra total emancipación hay que         gran axioma y colocarnos como clase infe-
conquistar íntegro el indiscutible derecho que      rior>. Si as í no fuera, el movimiento interna-
tenemos en el patrimonio universal y que éste       cional obrero solamente tendría por objeto
para que no resulte facticio, para que sea du -     hacer variar el modo de explotarnos pera de -
radero y no un enga:iio mas, debe ser conquis-,     jando subsistente la iníeua explotación del
tado por nosotros mismos; por nuestros pro-         hombre por el hombre. Nosotros podríamos
pios brazos, por nuestros esfuerzos.                dejar de ser obreres asalariados como en Otl'OS
                                                    tiempos dejaron de ser parias nnestros remo -
    Basta de nombrar representantes para que        tos antepasados, pero el obrero, el vejado ,
en los altos sitiales piensan, díscutan y legis-    continuaría siendo hombre-cosa; no hombre con
Jan para nosotros. La verdad que solamente          la toda extensión de lapalabra. Y para con -
                                                    quistar esta no vale la pena de hacer ·barrica -
                                                    dàs, ni de entrar en la carcel, ni de hacer
                                                    nada.
   1   2   3   4   5   6