Page 5 -
P. 5

Pcgi'riG '491

Quince años de vida

    Fiesta llena de vida y entusiasmo, ha sido la del XV AníTer-    bles, poco apoyo de quien había de apoyar. Así se han ido olvi-
sario de la fundación de la J.O.C, en Vilafranca. ¿For qué           dando de Cristo, que es el único que les podía complacer en
(Cste entusiasmo y este vivir intensamente? Difícil es de expli-,    sus necesidades espirituales, que son las que aguantan el dina-
car, pero indiscutible es que la J.O.C, nos atrae a los jóvenes     mismo y voluntad y su esi^íritu se ha ido apegando haftta que-
trabajadores y sentimos deseos de acudir a las concentraciones      dar casi sin fuerzas. ¡Aleita. señores! que estair>t>ft cometiendo
habituales, o alguna otra actividad propia de ia J.O.C, aunqub      un crimen colectivo^no matamos ei cuerpo, pero sí el espíritu»
sólo sea en dos o tres ocasiones al año, y no sólo para divertir-
nos o quedar bien con ios organizadores del acto que sea. sinó      là ilusión y el ideal de esos jóvenes con ftuena voI«atad. l o a
porque deseamos y necesitamos esos momentos de unión y fra-         óbreros, por no apoyarlos, y los patronos« por no facilitar el
ternidad. Teniendo que estar satisíechos porque la J.O.C, año       desarrollo de las facultades cívicas y sociales de los 'jÓTeacs
tras año va avanzando. Y si avanza uos va haciendo más sensi-       que lo desean* ¿No es listima que por el egoismo de «nos y
bles a los problemas, alegrías y aspiraciones de nuestros seme-     tros nuestra sociedad no sea más fraternal y anténticamente
jantes que, ai igual que nosotros, han de kacer horas extras        cristiana? ¿Y qué logramos? Sólo hacer hombres que andas,
ir al cine o de excursión, comprarse unos zapatos o para poder      duermen y se divierten de cuando en cuando jrconauHien «AM
casarse. Que durante el año han de aguantar desconsideracio-        alimentos, pero que no viven como tales.
nes, por no tener un apojo eficaz. iHhj Cómo no va a haber
intensidad interior, y aiegiía, a pesar de nuestros problemas^          Pero esos quince años han dado su írnto.
alegría por esos momentos de unión <)ue deseamos que sean               Hay casados que agiiantan la línea de fidelidad jocista,y a a
para siempiè, y no sólo en determínadss ocasiones. Lamenté'         ¿rupo muy nutrido de chicos y chicas con mucha voluntad«
monos de que ese vivir en común el ideal jocista no sea para        para cumplirla misión de la j.O.C. de educar j evangelitár
muchos una continuidad, en lugar de unas contadas fechas            a través de las distintas realidades de la propia vida, y segairá-
del año.                                                            mente que muchos somos fruto de aquéllos que desfallecieron
                                                                    a mitad de camino, pero que aún lleván la J 0 , C . dentro d^
    Hay unos motivos por los cuales ne existe en todos los          sí mismos.
jóvénes esa continuidad, pero OJO) no nos engañemos, éstos;             Por eso, cuando la J.O C. nos llama para paiticipar ca las
no justihcah aunque nos pesen mucho, el que dejemos por ellos       actividades de la preparación del pasado o de cualquier otr^
de velar por ia saivación de las almas nuestras y de los com-       aniversario, todos aportamos nuestro grano de «rena« por^ii^
pañeros. y por ia promoción de toda la clase trabajadora, párá      aún vive en nosotros, grandes y jóvenes, el Cristo Obrero q a e
conseguir una vida digna aquí en la tierra, tai como lo marca       nos ha hedió cenocer IH I.O.C., y el día de la fiesta, este aflò*
el Plan de Dios (^...arta de Santiago, 5-6): «El jùrnal dé los      caaao en otros, acudimos 1 enos de gozo porque allí r o s encoar
obreros que segaron vuestros campos, por vosotros defrauda«         tramos en nuestra plenittir y porque,,, la J.O.C- AVANZA.
do. clama, y los lamentos de ios segadores han llegado a los
oídos dei dcñur de ios ejércitos», bn cuanto a las condiciones                                                                        ¿nís Becerra
áe trabajo, Pío Xi, dijo: «Contrariamente a los Planes de la
Providencia, ci trabajo destinado, inciuso después del pecado
original, al perfeccionamiento meraL y natural áel hombre^
tiende, en estas condiciones, a convectiisc en un instrumento
de depravación. La materia inerte sale ennoblecida de los
talleres, mientras que en ellos los hombres se corrompen
y degradan.>

    ¿Qué pasa? ¿Dónde está esa continuidad, por todos los que
han conociao ia J.O.C.?

    Unos se lo tomaron a modo de distracción como otrá
cualquiera, pero cuando descubrían que ei joven obrero cató"
lieo, por su visión real de ia vida con todos sus problemas
se imponía a si mismo, la necesidad de dar un verdadero testi^
Ittonio cristiano en lo religioso, moral y social, se iban alejan-
do. ¿For que? Probablemente será poique sin probarlo se vé
mucha carga en lo religioso f moral y poca posibilidad en (o
social. IPciO sin probar no se logia nada! Otros, por su valien"-
te amor a Dios a través de sus hermanos, se vieron capaces
de coger la Cruz y seguir ei camino, duro pero muy bello, que
nos ha trazado Cristo, camino abierto para todos. |No lo olvi^
demos»! Pero ese caminar dura toda la vida y a lo largo de él,
lian ido sufriendo muchos: burlas de los compañeros, injusti-
cias, pura éi o sus compañeros, bin solución al alcance dé su
mano, ingratitudes y repulsas por dafender causas justas y no
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10