Page 8 -
P. 8

fdgino 116

 I ^ M m ú w í s dC' UlJba Los Estados Unidos

17 - Dos personatges sinistres                                          QHjß                 ßfQ              ÍPIlIlGCly

Un record d'adolescència                                                Siguiendo el interesante ciclo cultural, organizado por la
                                                                        Caja de Ahorros del Panadés, tuvimos ocasión de estuchar, el
     Han passat més dt vint anys, Llavors era jo un adolescent          pasado miércoles, a D. Santiago Nsdal ^ue disertó sobre nnOf
i havU anat amb el Col legi a la repreaentació de «La Passió»           de los temas que acaparan la más palpitante actualidad: «Lof
d'Olesa. A casa van preguntar me si m'havia agradat i vaíg dir          Estados Unidos ante la era Kennedy».
qjue sí, però amb molt poc entussiasme.                                 El Sr. Nadal, muy conocido sobre todo en los ambientes
                                                                        intelectuales por su labor periodística y sobre todo especializa,
     La Verität és que m'havia aclaparat. Sentia dintre meu una         do en temas de política internacional, nos ofrecio, a modo de
Impressió nova. Puc dir que. des d'aquell día, de la Passió             introducción, una visión de América y de los norteamericanos
de Crist vaig sentir-nie*n responsable.                                 para situarnos ante el hecho, trascedental para aquel país,—
                                                                        y para el mundo, o de las últimas elecciones presidenciales qué
     Dos personatges, principalment pesaven dintre meu                  llevaron a la Casa Blanca al Presidente más jóven de cuantor
i m'infonien, albora, despreci i temor : Judas i Pilat.                 han dirigido los destinos de la nación Americana, motivando
                                                                        un cambio radical en la Administración da aquel país
    Aquella impressió encara em dura, i crec que ha estât en mi         Según el conferenciante, conociendo la odiosincrásia del
beneficiosa, per això us en parlo en aquest «testimoni» d'avui,         americano del norte, era de esperar el triunfo del jóven demó"
quan ens trobem a la llinda de la Setmana Santa.                        crata, a pesar de ser el primer católico que ocuparía la Presi-'
                                                                        dedcia. El pueblo deseaba - quizás algunas secretos. inconS'
Per que ?                                                               cientemente,—un cambio de situación, una nueva visión, un
                                                                        nuevo enfoque. La antigua Administración, a pesar de la sim'
     Preguntar el perqué de les coses acoatuma a portar com-            patía personal del Presidente, había decaído sobre todo en los
plicacions en el sentit de què fa parar atenció, i si el perqué         últimos años y ofrecía un notable contraste si se tenía el)
liom se'l dirigeix a un mateix t'obliga a fer un esforç de refiexió     cuenta el entusiasmo con que fué recibida en su día. Quizás al
no pas gaire còmode.                                                    avanzada edad de Eisenhswer y probablemente la delegación
                                                                        de poderes, observada sobre jtodo ultimamente, habían hecho
    Per qué de «La Passió» presentada a escena, amb notable             perder consistencia y tal vez eficacia al mandato presidencialr
vcrisme, van causar-me una forta sotragada aqucsts dos ma-              Quizás alguien objete qyít si tal era el estado de cosas, no
laventuracs personatges ?                                               fué así como lo demostró él íntimo margen de votos populares
                                                                        logrados por Kennedy en las elecciones. No obstante y como
    No serà perqué, «n cl fons, tots portem dintre nostre una           demostsó el Sr. Nadal, las primaras estadísticas confecciona'
possibiiitat de traició o de covardia ?                                 das ai cabo de un mes del ejercicio presidencial, expresan la
                                                                        satisfacción de los norteamericanos per la actuación de su
    El drama de Judes o de Pilat és una mica el drama' de cada          Presidente, con un tanto por ciento a favor sobre las que con
un de nosaltres, no us sembla ?                                         el mismo objeto y al cabo del mismo periodo de tiempo, se
                                                                        reahzaron en la Administración Eisenhowar. Ello demuestr»
    Eis dos són testimonia d una ruta malestruga en la qual hem         que el jóven Presidente de hoy ha tenido acierto en sus primc^
marcat, potser, alguna petjada...                                       ras resoluciones presidenciales y que los americanos siguen Stf
                                                                        trabajo y su incansable y personalísima preocupación portodor
    He presenciat alguna vegada la investidura d'un guia sscol'         los problemas nacionales e internacionales, prestándole su
ta. Al donar li el bastó rematat en forca que será sempre més           apoyo y su interés.
el seu distintiu el cap Ii recalca : «Aquesta forca et recorda
que davant teu sempre trobaràs dos camins. Cal que sempre               Esta dedicación personal a las tareas más diversas, el enfo-'
sàpigues triar el bo i abandonis ri que porta al mal. »                 que directo de los problemas, —por desagradables que sean,—
                                                                        su seguridad en actuar con visión^certera, —jóven,— del Presi^
     Dones bé, en aquest cas m'he recordat també sempre deis            dente, son las notas características por lo menos del comienza
dos personatges sinistres...
                                                                        de su mandato.
Judes                                                                       Y son innumerables los problemas con que se enfrenta?
                                                                        desde la situación interna del país,— el problema del paro
    V a a r r i b a r al capdevall del camí del mal. I havia estât tan  agravado estas últimas Semanas,— hasta el control internacio
aprop de l'altre. Més, havia caminat per eli: havia seguit Jesús        nal de las pruebas nucleares y el sostenimiento de relaciones
deis primers, iliusionat, de bona fe. Però, lentament, va fer-sc        internacionales que mantengan al mundo lejos del peligro de
enrera. «Era lladre i robava de la bossa»... De mica en mica            una guerra. El jóven Presidente tiene hoy, si no el mundo tn
anà forjant plans de grandesa i el pía de Jesús que era grandiós        sus manos, porqué los hombres y los aeontecimientos están elt
no ho era TU el sentit que ara agradava a Judas... I el va aborrir,     las de Dios, si una gran parte, quizás la mayor parte, de la res-
de mica en mica, i donà entrada a l'odi... i el va traïr per una        ponsabilidad de los problemas que hoy tiene planteados la
misèria de diner, i amb una senyal horrible : el bes. Oh, el bes        humanidad que espera de él apoyo material, una visión serena-
de Judas!                                                               y una acción equilibrada y justa.
                                                                                                                              M.® M.
     D e s p r é s va sentir el roseg d'aquell «Qué he fet!» inenarra-
ble, i com qu€ havia matat l'amor, sols li quedava un camí:                 Es monstruós.,, I tot per qué? Per por de perdre el càrreC
desesperar-se.
                                                                        si el denunciaven. falsament, cora a enemic del César! I vh
     :-Més t'hauria valgut no haver nascut. dcsgraciat!                 acabar renvit amb Déu íaborrit del César...

Pilat                                                                                                                         Mn. A. Verdura i Roger

     De primer va fer se'm simpàtic. Era com si esperés. a cada
instant, que es decidís, que fós valent, que digués ais fariseus :
—«Fora d aquí, enveiosos, ramat d'hipòcrites. Males bésties,
 que teniu llengua d escurçô. Si no marxeu del meu davant. a
vosaltres íaré crucificar»!

     Però no. aquesta decísió la tenia arran de peli i no va arri'
bar mai a manifestar se. I anà cedint :

     — «Es innocent»—i el porta a Herodes.
     — «Qiiin mal ha fet?>— i eis entrega Barrabás.
     —«No li trobo causa> — i el fa assotar.
     —í Jo no hi vull saber res, allá vosaltres. Aqui el teniu,
crucifiqueu lo»!
   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12