Page 4 -
P. 4

pagina 326                                                              ACCION

EL HOMBRE Y EL NOMBRE

El Dr. D. Ameno Bond Seíreiarlo General úe Accióo Católica,habla para ACCIÚN
                                                                            —Sí. ciertamente, però aún tuvimos buenas intervenciones
      El orador sagrado que este año ha predicado las glorias del       en defensa de principios indeclinables. Recuerdo el artículo
 martirio de nuestro Patrón San Félix, el día 30 de agosto y la'        «Miserables descastats», publicado con mi n o m b r en primera
                                                                        página. S e trataba de montar desde el Ayuntamiento una Fies-
 piedad para con nuestros muertos, el Hía 31. ha sido el Doctor         ta Mayor sin ningún acto religioso. El Ayuntamiento dedicó
 D. Alberto Bonet. Secretario General de la Acción Católica.            toda una sesión a aquel artículo. Querían procesarme.
 Un acierto indudable de los Administradorí^s del presente año.
                                                                             Hubo también un entierro laico, por motivos políticos más
      No podíamos desaprovechar la ocasión de entrevistarnos            que religiosos. Escribí un artículo muy fuerte, señalando lo que
 con este vilafranqués que dirige desde uno de los puestos clave        era, lo que significaba, un entierro laico desde el punto de vista
 de la Iglesia en España, las organizaciones de Apostolado              cristiano...
 Segkr.
                                                                        La misión del Semanario
      Recibidos amablemente por el Dr. Bonet, nuestras pregun-
                                                                             —¿Qué misión cree que debe cumplir ACCION?
 tas han encontrado en él. el eco cordial que ya suponíamos de              —Continuar la tradición de defensa de los principios cristia'
                                                                        nos. de acuerdo con la nueva problemática de los tiempos ac-
 antemano.                                                              tuales. Debe suscitar espíritu de superación entre los católicos,
                                                                        Una visión exacta de los problemas y una actitud generosa para
 El Semanario suscita polémica                                          resulverlos. Desde luego dentro de la más pura ortodoxia y de
                                                                        una fidelidad absoluta a las orientaciones Jerárquicas.
      Tras un sabroso rato de conversación, en que comentamos                — S e ha comentado, a veces en sentido peyorativo, la «excc
 la reciente aparición de su obra «Apostologia Laical» y el con-        siva» juventud de algunos de sus actuales redactores.
 tenido de otras obras precedentes, orientadas todas hacia una
 labor apostólica de primera fila, nuestras palabras derivan hacia           —Quizás no convenga que todos los redactores sean jóve-
 el Semanario y ai decir que crea polémica, nos dice rápido :           nes; pero conviene que los jóvenes intervengan activamente en
                                                                        su redacción. Precisamente los periódicos locales tienen la
      — B u e n a señal. Me ha hecho buena impresión cuando me          m i s i ó n de despertar vocaciones entre la gente joven. Los que
 han insinuado algo de ello. Precisamente en estos momentos             hoy brillan en las grandes ciudades por su estilo y por la clari-
 que Vdes.han llamado, lo estaba hojeando.                              dad de exposición de sus ideas, empezaron a escribir, muchas
                                                                        veces, en periódicos locales. Dice Menéndez Pelayo de Milá
      -¿Recibe Vd. ACCION regularmente?                                 y Fontanals, que tenía un estilo difícil y premioso, a causa de
      —No. no recibo e! semanario. Hubo un momento que dejó             no haber escrito en su juventud.
 de interesarme. Pero —y al decir esto sus ojos parece que buS'
 can, con añoranza, en la lejanía de sus mejores recuerdos— en               —¿Misión actual de ACCION?
 ACCIÓN estrenamos nosotros nuestras primeras armas litera-                  —Aparte de la misión concreta de mantener vivo el espíritu
 r i a s . T o d o s éramos jóvenes... En aquel tiempo lo redactaban    cristiano, entrando en todos los hogares de. Vilafranca, tiene la
 Mn. Trens, Juan Esteve, Mn. Casajust. Yo salía con ellos de pa'        segunda misión de suscitar vocaciones literarias entre el grupo,
                                                                        si es posible numeroso, de sus redactores, para que puedan
                                      >•                                servir cada día más eficazmente a la Iglesia.
                                                                             Pero, eso sí. ,hay que pulir inexorablemente a los jóvenes,
 seo. Estaba en segundo año de filosofía... Todos tenían un afi-        porque el aprendizaje más feliz de su actividad periodística se
 lado espíritu crítico. A mí me daba vergüenza escribir para            deriva de la necesidad de decir todo lo que en conciencia se de«
 ACCION. Tenia miedo de sus críticas. Empecé escribiendo con            be decir, pero aprendiéndolo a decir sin aristas enojosas y ofen-
 pseudónimo. Ellos nie daban sus consejos : «Escribe como ha-           sivas, y sin mengua desde luego de su eficacia. No hay nada
 blas». Me lancé. Todo fué como ellos esperaban. Recuerdo que           que forme tanto a un escritor como esta necesidad constante
 mis originales^ —que nadie sabia que eran mios,— pasaban por            de limar asperezas, propio del estilo periodístico.
 lasmatios de Mn. Alberto Olivélla, de «cal Oít», que era el fac*
 totam práctico de ACCIÓN. Los vilafranqueses de mi edad lo              Nuevas orientaciones del Papa
 recordarán perfectamente. •
                                                                             -^Ampliando nuestra conversación a los actuales momentos
       -¿Intervino en algún hecho sonado?                                de la Iglesia en el mundo, ¿puede decirnos si el nuevo Papa
       - S o n a d o , sonado... Recuerdo que por aquel tiempo a Aleu,   aporta orientaciones especiales de cara a la Acción Católica?
  un joven que escribía en otro semanario de la villa, el «Llui-
  tem!...». se le murió su padre, y en su recuerdo, escribió un ar-           — Debemos esperar la aparición de la nueva Encíclica ya
  tículo que negaba la existencia del alma y su inmortalidad. Le         anunciada sobre Acción Católica, aún cuando se ha dicho que
  contesté, con mi pseudónimo habitual, aprovechando los estu'           su orientación es la de Pio XL exactamente como lo fué la de
  d i o s q u e en aquellos momentos estaba cursando. Contestó éU        su inmediato antecesor Pio XIL Porqué no es v e r d a d que Pío
  Y o v o l v í a insistir. La polémica duró unos cuantos númerosé       XII diese una orientación distinta a la Acción Católica.
i Fué sonada. Nadie supo quién escribía con aquel pseudónimo,
; Al cabo de unos años coincidimos, uno al lado de otro, en una               —¿A qué se debe; pues, "esta f a l s a información?
: lectura pública de una obra de D. Román de Saavedra, a punto                —A la famosa sugerencia hecha por Pío XII al 11° Congreso
  de ser editada. Entonces supo Aleu, de mis labios, quien era el        Mundialde Apostolado Seglar, recogiendo la que p o c o antes
¡ que había sostenido con él la polémica pública...
I Ciertamente todos hemos iniciado nuestra historia literaria
í a través de ACCIÓN.
' —Parece que más tarde ACCION descendió a lides políticas
  de muy poca altura. Por lo menos así nos han informado quife»
  nes pueden saberlo.
   1   2   3   4   5   6   7   8   9