Page 1 -
P. 1

VllAFRANCA DEL PANADES
                                                                             1 de Diciembre de 1956

CATOLICA                                                                 Año XVI                             \...

                                                                                  Número ,47

     La noción genuina de arte es inseparable, y va muy entrela-      ,                                            ,
zada con ella. la noción clara y recta de b-Ileze ,
                                                                                                                   '
     Las cosas bellas, son aquellas que, contempladas, recrean,
placen, gustan a todos. Son inteligibles y acusan placer espírí-                                 CANTARa GALLO
                                                                              pintura de Pablo Boada que figura en la Exposición
tua\, estético.
    No todas las cosas son bellas en la naturaleza; ni las bellas                                 de Galerías Layetanas.

10 son en todo momento, sino sólo en aquel instante-que eter-         ríos y bien logrados. Estamos en -un a fase- de gestación, de trán -
niza el artista- en que, a través de sus formas ordinarias, ha        sito. No debemos alabar lo que no es loable, ni debemos repu-
fulgurado en ellas una chispa de ideal.                               diar el noble contributo de tantos artistas que cumplen su mi-
                                                                      sión histórica de ser eslabones intermedios de la cadena que
    La belleza no es más que el resplandor de la forma a través       nos llevará dentro de unos años a la conquista definitiva de 1u
de la materialidad de las cosas ... La belleza de las cosas no es     arte moderno bello e inteligible para todos, dentro de los clási-
más que un destello de las perteccíones infinitas de Dios, en-        cos principios de la Estética perenne. En el interín el artista
cerrado en el seno de las criaturas bellas, que, con sólo el          merece todo aliento '1 toda comprensión razonable. No ínhtb
mirar de Él, prendadas quedaroo de su hermosura, al decir             ninguna nueva sugerencia de plasmar lo bello. Los demás, se-
de San Juan de la Cruz. La belleza debe elevar hasta Dios.            pamos aguardar y capacitarnos para poder criticar y di frutal'
                                                                      del placer estético de unas nuevas líneas que se van perfiland
    El artista es ante todo el ser privilegiado, delicado, sen-       paso a pas •
sible, que, íncluso de las cosas deformes, concibe una plasma-
ción bella, cantándonos de la naturaleza una concepción, un
mundo, más ideal, que se acerque más a la idea que el Artífice
Supremo encerró en la esencia de las criaturas. Idealizar la ma-
teria conun deje propio, con un estilo personal. He ahí la mi-
sión del artista. Darnos una versión, con nombres y apellidos,

de lo bello, de lo pulcro.

     El arte no es artesanía. Esta es el conjunto de normas técni-
cas, módulos inertes, reglas fijas. El arte es alma, inspiración,
equilibrio. proporción esfumattura> hach la idealidad.

    En el arte debe darse equilibrio entre la forma o idea
y la materia. Entre lo subjetivo y lo obietívo, todo ello en la leal
imitación, de la inagotable fuente de inspiración, que es la na.
turaleza. Lo bello es universal. De todos los tiempos y perso-
nas. Lo no bello es caduco como la moda que lo motivó.

     El diverso predominio de lo objetivo sobre lo subjetivo da
distintas tendencias. artlsticas: hacia el realismo fotográfico
y hacia el subjetivismo solipsista, gama diferentemente matiza-
da. que. en sus.puntos extremos, perjudica el mismo concepto
de arte. al atrofiarle respectivamente la idealidad o la inteligibi-
lidad. haciéndole una copia calcada de la realidad o la expre-
sión d el subconsciente del artista, que necesariamente debe ser
explh:ada y mal Va cuando la obra de arte necesita de expli-
caciones quiere decir que en él no hay intelígíbtlidadl, no hay
ldeall , hay sensación, supresión, algo caótico.

     En nuestro arte moderno. en algunas de sus manifestaciones,
hay un demasiado de subjetrvisrno: de rareza que no imita, sino
que mutila la naturaleza; todo ello en un digno afán de esencia-
lismo, de ingenuidad simplista. de expresismo, de impresionis-
mo, de abstract ísmo... Gusta de los plano! lisos, de la luz, del
colorido... Se debate por algo que no será ni el ro áníco, ni el
gÓtiCll, ni el renacimiento, ni el barroquismo ... pero que aún

no es.

     Se está incubando un nuevo estilo de plasmación de lo bello.

,J?PI: ahora tan sólo contamos con tanteos, al~unos muy merito-
   1   2   3   4   5   6