Page 4 -
P. 4

·Pá~ina 176

 Z'úl-u,ehde""uo. ~e !f
e.s.ritiiu¿"e de ta e~

     En la inau guración de la 11 Asamblea ge-         de las razones de rden social y de orden     INMA C.ULA D A. Alabastro policromado, Eudaldo oSerra.
neral de Acción Social Patronal, celebrada             espiritual que han de presidir su actua-     escultor. Iv le$ia d e S Fra ncisco , Viletrence d el Panadé$
hace poco en Barce lon a, el Dr.D.Vicente En-          ción en la empresa.
r ique Tarancón ,O bis po d e Sol so na ,p ro nu nció                                               Hecordeu-vo s, Verge MlIl'e de Déu , uiit-
uninte re sa nte d iscu rso, en e l que sen tó las         La Iglesia tiene, pues, algo que decir   junceru de totes lesgrñciea.quuu estareu
bases doctrina les sobre la rea lidad de la Em·        sobre la empresa y sobre la actuación del    dretu a la presenciu del Senyor, d'intcl'-
presa de las q ue se deducen las líne a s g ene-       empresario. La teología no puede desen-      cediar pcr nosaltres clavan! .I'81l perqué
                                                       tenderse de esta institución que tanta
rales d e /0 misió n socia l y de la función del       efic acia puede tener para conseguir el        apurti de nosnltr-es In SC\'U indignació.
                                                       bienestar de los hombres y en orden in-
empresario .                                           cluso a su último fin.                       ------.".,..-,-----"---
     Entresacamos del te xt o del discurso di-
                                                       le tt.~fn~"e !f fa. e,()",o.'nÍa.
v e rso s fragmentos q ue si rven de base a los
cinco principios sobre la Empresa , que re-                El hombre es el centro de la creación
                                                       visib le. Todo va ordenado a él: las rique-
produciremos integramente.                             zas y las instituciones, la econcu.ía y la

'J,eo.fr;f!Ía. de fa. lfn~e&~                          política. Todo es suyo porque para él de-
                                                       be estar sujeto por voluntad de Dios.
     La empresa es una part e de la sociedad
y debe subordinarse a l fin de ésta : el bien              Pero conviene aclarar y precisar esta
común. La empresa es un m edio para que                verd a d, porque las palabras hombre. hu-
Jos hombres puedan conseguir su bienes-                manidad, humanitarismo, están despres-
tar mat er ial en este mun do y este bienes"           tigiadas. Todas las cosas que se hacen en
tar material ha de estar subordinado al                el mundo -si hemos de creer a quienes
fin espiritual y sobrenatural del hombre.              las planean y dirigen -, hasta las revolu-
                                                       ci on es y las guerras más sangrientas, se
    Por eso es necesario estudiar también              h acen en beneficio del hombre y para bien
el t ema a la luz de la te ol ogía. La te clo-         de la humanidad. Esto no es óbice para
gía, por ser la ciencia de Dios, es la cien-           que se sacrifiquen centenares y millares
cia del hombre -que de Dios procede y a                de hombres y para que se menosprecien
Dios se encamina - y es la ciencia de to-              los intereses de los hombres concretos, en
das las cosas, ya que todas han de cum-                beneficio, según se dice, del hombre y de
plir el fi n qu e D íos les ha señalado al             la humanidad.
crearlas y todas d eben armonizarse den-
tro del plan traza d o por el Creador.                     Es necesario aclarar que el hombre,
                                                       así, abstracto, no existe. Existen hombres
    La empresa es esencial me nte una ins-             concretos: Pedro, Santtago, Juan. Y estos
tit ución de carácter ec onómic o. Y los pro-          hombres serán intelectuales, empresarios,
blemas económicas han de resolverse con                obreros, ancianos, niños...
criterios y procedimientos económicos.
                                                           Cuando decimos, por lo tanto. que el
    y si la empresa no tuvies e otra finali-           hombre es el centro de la creación visible
d ad más que la prod u cció n , de tal suerte          y que todas las cosas son suyas, nos refe-
que a ninguna otra debiera subordinarse                rimos a los hombres concretos, a los
-es el concepto que ha prevalecido, no                 hombres que existen y viven en el mundo.
p o cas veces , h asta ahora- no deberian
influir en ella más que los criterios y los            y afirmamos que todas las cosas materia
procedimientos económicos. La teología
no tendría nada que decir.                             les -cosas, instituciones, etc.- les han
                                                       de estar sujetas.
    Pero la empresa es algo más que una
institución meramen te económica. M~jor                    y aún més - por eso hablamos del
dicho, siendo una institución económica                hombre en general-, que cada uno de
no puede cerrarse sobre aí misma en el                 los hombres que existen tiene derecho a
terreno económico; tiene relaciones con                todas estas cosas materiales por su con"
un fin trascendente que nopuede olvidar.               dicíón de persona humana. El hombre es
                                                       superior, por su dignidad, a todas ellas y
     La sociedad -de la que forma parte la             ha de poder utilizarlas convenientemente
empresa- tiene un fin propio; tiene unas               para conseguir su fin humano y sobre-
leyes esenciales; ti en e unas exigencias que          natural. .
la empresa no sólo no puede desconocer,
sino que ha de aceptar y servir, para que                  En.príncípío no puede hacerse'una dis-
su actuación sea justa. El perfecciona-
m iento humano -espiritual- del hombre                 criminación entre los hombres. No hay
y su salvación eterna son fines superiores             hombres de distintas clases ni Ciudadanos
al fin económico. Este debe, pues, subor-              de distintas categorías. Los hombres esen-
dinarse a aquellos en buena ló~ica.                    cialmente somos todos iguales, con la
                                                       misma dignidad y con idénticos derechos.
     Mal empresario serla' Iel que descono-
ciese la técnica de la producción y no tu-             y si para la utilización de los bienes ma-
viese en cuenta las leyes :JY factores eco"
nómicos. Mal ciudadano y mal crístla-                  teriales -para que éstos cumplan la fina-
olvidase no sería el ernpres ario que se               lidad que Dio les ha señalado de servir
                                                       al hombre- será necesaria una distribu-
                                                       ción de los mismos en orma desigual
                                                       -es a desigualdad se funda en la misma
   1   2   3   4   5   6   7   8