Page 1 -
P. 1

-  Vilafranca del Panadés, 30 de Octu bre de 1954                Número 43

\ Año XIV

                           En medio del caos de la revolución         o  impulso de su gracia enardece nues-
                      d e 1848 ,' Chateaubriad estaba muríén-            tra voluntad libre en pro de las más no'
                     -d os e. El 4 de julio le llevó el abate Deg-  .)   bies acciones.
                      n erry el Santo Viático . «Lo s reyes son
                     .barridos » murmuró el anch no con voz                  Rey de los corazones por su cart-
                      débil diriQiéndose al sacerdote. Este le           dad que excede 11 todo lo conocido y
                      contestó : «Yo le traigo al Rey que no             por el atractivo que ejerce en las al-
                      p erece».                                          mas su mansedumbre y su bondad.

                                         ***                                 Este reinado es, ea primer lugar, es-
                                                                         piritual; pero no debe creerse que no-
                          [El Rey que no perece] ¡~uánta                 alcance a las cosas temporales.
                      verdad l
                                                                             «Se me ha dado teda potestad, eD'
                           Las dinastías de los monarcas más             el ci elo y en la tierra». Son palabras de
                      fam osos de la antiguedad han sido re-             Divino Maestro. Y esta potestad, este
                                                                         dominio debe extenderse sobra los in-
:,                                                                       dividuos y sobre la sociedad, por ser
                                                                         Cristo fuente de la salud privada y pú-
                      d ucid as a polvo por el empuje avasa-             blica.
                      llador de los siglos. S e han hundido
                      los imperios más brillantes cuya fuerza                De ello se seguirán ventajas para
                      '! estabilidad parecía inconmovible.               los gobernantes, al reforzar y funda'
                                                                         mentar el principio de autoridad: para
                           Jesucristo Es el Rey que no perece .          los Individuos que obedecerán gusto-
                           Por esta razón el Papa Pio XI al ter-         sos y sumisos a los príncipes preocu-
                      minar el Afio Santo 1925 ju zgó deber              pados por el bién común y la dignidad
                      de su cargo apostólico instituir en el             ciudadana, y para los pueblos que vivi-
                                                                         rán en la concordia y la paz al recono-
                                                .-                       cer el vínculo de fraternidad que los
                                                                         une en Jesucristo.
                      afta litúrgico una fiesta especial dedí-
                      cada a Nuestro Señor Jesucristo Rey.                               • ••

                        Hacía notar Pío XI que a Cristo se                    Ojalá que los hombres todos dell
                                                                         universo se sujeten sin resistencia al
                      le ha llamado Rey en sentido metafóri-             este reino de verdad y de vida, de san-
                      co por la suprema ex"Celencia con que
                      se eleva sobre todas las criaturas.                :ytificación de Qracia, de justicia, de

                           Rey de las humanas inteligencias              amor y de paz. ¿Será verdad. algú
                      no sófo por la agudeza de su talento y             día. tanta belleza?
                      extensión de su ciencia sino por ser El
                      la Verdad.

                           Rey de las humanas voluntades no
                      sólo por la sumisión absoluta de su
                      voluntad humana a la santidad de su
                    . voluntad divina sino porque con el
   1   2   3   4   5   6