Page 1 -
P. 1

--

-                              Vilafranca del Panadés, 31 de Julio de 1954                                                          =

                      Año XIV                                                                                                                        Número 31

                                                                                                                                                                               M _ e-..

                                                                                                                                                      •r

                                                                                                      La teología de la perfección  más alta perfección a que pue-
                                                                                                 cristiana es, en síntesis, la       de 11 ellarse.
                                                                                                 exposición de la vía ascenden-
                                                                                                 te del cristiano hacia su Dios.         Porque si ofrecerse a Dios.
                                                                                                 El desarrollo o la clave de los    como «pequeña víctima» y sin
                                                                                                 misterios divinos, operantes       más aspiración que hacer bien
                                                                                                 en el alma, a la luz de la fe.     lo que toca hacer en cada mo -
    " Do~ma y moral evangélica,                                                                                                     mento constituye su punto de
                                                                                                 ascética y mística, en maravi-     arranque, hasta la llegada a la,
                                                                                                 llosa conjunción mediante la       meta, Icuántoa renuncíamíen-
                                                                                                 gracia, que co.nstituye en la       tos, «alfilerazos» y tinieblas.
                                                                                                 criatrua racional como una         del alma. sentada, quizá, no-
                                                                                                 segunda naturaleza de orden        ches y noches en la oscuridad:
                                                                                                 trascendente.                      de las pruebas do la viva fe
                                                                                                                                    hecha pura agonía, sin gota de'
    Elsanto deLoyola                                                  Pero esa vía única hacia                                      consuelo!
                                                                  Dios se diversifica con especi-
         Como singular lumbrera del mes de Julio, la Iglesia      ficación muy característica en                                         cSoy como un niño muy
    Universal celebra la festividad de San Ignacio de Loyola,     cada una de las almas. El be-                                     pequeño ... y me estoy sin cui-
    preclaro honor español.                                       cho histórico, a la vez que so-                                   dado ni solicitud... Voy pade-
                                                                  brenatural, de los caminos                                        ciendo, sencillamente, de mi-
         Nos es conveniente volver la mirada al Santo Caba-      .epersonalísímos» pero coinci-                                     nuto en minuto , sin poder si-
    llero de Loyolo porque es altísimo el valor ejemplar de cu    dentes por que los elegidos lle-                                  quiera preocuparme de lo que
                                                                 garon a la santidad es la prue                                     seguírá.» Amor, abandono to-
    santidad para que todos y cada uno de nosotros podamos       ba del soplo divino en todas
                                                                 las direcciones.                                                   tal en las manos de Dios y co-
    aprender de la misma y beneficiarnos a la vez de su in-                                                                         dicia da! dolor, la esperanza o-
                                                                      Acaba de recordarlo Pío                                       la alegrta de cada Instante •
    terces.u,m,                                                  XII con el ejemplo maravilloso                                     hasta consumirse como peque-
                                                                 de Santa Teresa del Niño Je-                                       ña hostia en el fuego de la ca-
         Qué temple el de Ignacio en la tarea de su santifica-   sús. Lo portentoso de su vida                                      ridad divina. No hay más en
    ción personal y en las obras de apostolado que emprendió!    fué precisamente su sencillez.                                     este programa de santidad.
                                                                 y el gran milagro de su paso
         Su santidad brilla esplendorosa en su recia personali-  por la tierra la lección de un                                     Pero tampoco menos. y hasta
    dad y queremos destacar dos aspectos de su obra, de tras-    completo abandono en las
                                                                 manos de Dios por el delicado                                      para renovar en propia carne
    cendencia universal: la Compañía de Jesús y el método        y heroico camino de su <espí-                                      el misterio de la cruz.
                                                                 ritu de infancia».
                                                                                                                                        Un camino que hoy y siem-
     ignaciano de Ejercicios Espirituales.                            Una vida de entrega y amor                                    pre tiene el doble atractivo de
                                                                  confiada que, a los ojos super-                                   lo eminentemente sobrenatu-
          Por medio de la Compañia de Jesús, San Ignacio,         ficiales del mundo y de la mis-                                   ral y humano y que puede re-
    ha perpetuado su labor por la' Iglesia Católica que ha te-    ma historia, nada tuvo de ex-                                     correrse, sin ruidos ni retorci-
    nido siempre en los 'Padres Jesuitas unos de los más fieles  . traordinario. Y, sin embargo,                                    mientos, desde cualquier án-
                                                                  cómo opera todavía su men-                                        gulo donde nuestra profesión
    .ervidores.                                                   saje de humildad, de amor y                                       trabajo o existencia nos teng
          y mediante los Ejercicios Espirituales, ' el Santo de   de confianzal Un camino, el                                       colocados.
                                                                  suyo, al alcance de todos. Al
    Loyola ha imprímido un carácter de reciedumbre y pro-         parecer, de rosas y poco empi-
                                                                  nado, pero que mantenerlo sin
     undidad en la santidad moderna. que tiene marcada in-        desmayo ni desvíos supone la
    ~ensamentela huella 'ignaciana.
   1   2   3   4   5   6