Page 1 -
P. 1

SUPL¡;MfNTO   El divino Redentor ha conflado
                                                                                                        Of LAS ~QJAS  su revelación, de la cual forman
                                                                                                                      parte esencial las obligaciones
                                                                                                        PAQIWOUIALfS  morales, no directamente a los
                                                                                                                      hombres en particular, sino a su
                                                                                                                      Jglesia, .a la cual ha encomen-
                                                                                                                      dado la misión de conducirlos 8
                                                                                                                      que abracen con fidelidad aquel
                                                                                                                      santo tesoro.

                                                                                                                                              S. S. PIO XII

       Año XII                            Vilafranca del Panadés,                                                     Número 19

-I                                                                                                   -

 s     LI PJZ P~8 ~L SI~8Irl~m ~D~18ISTmO

  Ir·      - La próxima semana tendrán lugar diversos actos en .
       n uestra villa, como prepamcion al Congreso Eucarístico
  :0
       I nternacional. Triduos, conferencias para caballeros y se-

       ñoras, y como broche el acto final previsto para el día
       dieciocho. Toda la semana, en especial las conferencias ,
       que se anuncian, estarán p resididas por un tema de im -

       p ortancia capital en nuestra vida religiosa', individual y

       colectiva: la Eucaristía como sacrificio.

             Porque, evidentemente, no podemos separar el Sacra-
       mento de la Eucaristía de su origen inmediato: el Sacri-

       fi cio de la Misa.

              Bastoria que supiéramos apartar de nuestros ojos to-
       do el polvo de la rutina o de la indiferencia, para que
       brillara ante nosotros el valor inmenso de la Misa. En

       ella, Cristo se inmola sobre el altar - sin derramamiento

       de sangre, es- cierto, pero realmente, m isticamente - por
       los pecados de los hombres, por la salvación del hombre. _

       Por eso la Misa debe ser el acto central, el más im: .

       portante, de la piedad cristiana.

       Añadamos que es la mejor, la más perfecta forma de

       adoración al Padre. Los demás actos piadosos debieran
       ser como una preparación, después , como un ir sacando

       todo el jugo de ese acto central. Porque participando ple-
       namente en el Sacrificio por la Comunión del Cuerpo de

       Cristo, nos son aplicados, personalmente, lo. dones infi-
       nitos de la Redención.

              Por A.dán perdimos la Gracia, la amistad de Dios, la                                                                                                                                                     foto , E. Tor,ue lla
       paz. En Cristo Jué esta paz recuperada. Cr~ quiso apli-
       camos la redención inmolándose místicamente por no.so-                                           I1 Cuerpo de Portantes de l So r- te Cristo celebra moño-
       tros en el sacrificio eucarístico. La Santa Misalu, pues,                                        na, la fiesta de lo Santo C ruz con d iversos actos que
       la fuente de nuestra más intima e irrenunciable paz.
                                                                                                                     anunciamos en este mismo número.
              Por eso la Semana Eucarística que ha sido organiza-
       da como preparación espiritual al Congreso, se centra en                                         Recordamos con este motivo co mo lo fiesta fué, en los
       el Santo Sacrificio de' la Misa, como materialización de                                         últimos años , ocasión oportuno ' po ro ir levantando
       .,a pa~ ardorosamente anhelada por el hombre.                                                    sobre el períme tro urban o de lo villa los cruces de
                                                                                                        término que proclam a n el hondo y sincero cristianismo

                                                                                                                                  de nuestro pue b lo.
   1   2   3   4   5   6