Page 4 -
P. 4

-76-

                                       ~                DE                                                      FA" TI~MA

      SENORA

He aquí una magnífica mues-                                                                                                          a ....~---. .                    Ini
                                                                                                                                                                       dio
tra de lo que debe ser el cine                                                             diabolicamente al servzcro del
                                                                                           m al, sea la reaccion en el caso                                           «T
catálico, completo acuerdo con                                                             presente una asisten cia en masa
                                                                                           de los catálicos p ara d emostrar                                          mu
la más pura ortodoxia y excelen-                                                           ante productores, actores y em -                                           una
                                                                                           p resarios que es este el cine que                                         mú
tes condiciones t écnicas.                                                                 se quiere, que cuando es bueno,                                            go
                                                                                           nada tien e que en vidiar en ren-
Ante esta clase de cine sólo                                                               dimiento economico a los de                                                Mal
                                                                                           sígno contrarío y que es un arm~
cabe una actitud, protegerlo en-                                                           ooderosisima para dar paz, so-                                             «e€
                                                                                           síego y elevaci án de sentimientos
tusiásticamente con nuestra pre-                        a la presente humanidad tan decaída, siquiendo las normas                                                     Mo
                                                        del Papa y de toda la Jerarquía Eclesiástica.
sencia y nuestra propaganda,                                                                                                                                          sem
                                                                                                                                                                      de
convencídos de que así laboramos                                                                                                                                      ex cl
                                                                                                                                                                      tido
por un apostolado muy moderno,
                                                                                                                                                                      a nss
agradable y eficaz.               ~ .. '"
                                                                                                                                                                      vere
Sí son tantas las veces que hemos de lamentar como                                                                                                                    D el

aran des realiza cíanes cinematoaráficas están puestas                                                                                                                     ]

No estoy sola (3)                                               Explicación de los números:                      con el neces a ri o interés de la película,          qu e
                                                                                                                 porque sin v er d a d er o interés no habrá          vas
     Esta película renueva la obra ya                                             1. I nfantil , sin reparos.   nunca buen cine.                                      mes
vertida al séptimo arte por F rancia                                             1 R . Infantil. con reparos .                                                        desI
ahora en su versión norteamericana,                                               2. Jóvenes. - 3. Mayores.          T o d o esto s e h a co n seg u i d o en p le-   debe
describiendo la historia de "Lulú»: La                                            3 R. Mayores, con reparos.                                                          Mis
mujer que, no habiendo podido gozar                                               4 . Gravemente peligrosa .    ñ itud con LA SEÑORA DE F Á .:                        de sa
de su maternidad, por la muerte pre-
matura de su único hijo, vierte toda su    suponga recoger hechos sobr ena tur ales                             TIMA.. Vicente Escrivá, maestro y a                  rl•
inmensa ternura en el cuidado de los       acrecienta h asta límites insospechados                              i n discutible en estos menesteres ha da-
hijos ajenos, dejando a su paso una        las dificulta des de su r eal ización. El                             do al argu mento y guión técnico ese
estela de bondades y abnegaciones. La      milagro, las apariciones, cuanto pueda                               interés esencia l que falta a otras pelí-
película ha sido realizada -salvo en       rozar siquiera el dogma, h a y que tra-                               culas religiosas, le ha dado emoción,
una escena que luego aludiremos- con       tarlo siempre con un tacto exquisito,                                .t er n u r a, poesía, realismo, ha sabido
tacto y sensibilidad exquisitas, sin caer  con una habilidad suma, para que su                                   conjugar todos esos elementos que otras
nunca en concesiones folletinescas. L a    efecto aleccionador, y más aún de ver-                               v eces se encu en t r a n dispersos en espo-
interpretación de Jane Wyman y de          dadero apostolado cinematográfico, no                                rá dicos inten t os . Rafael Gil por su
Charles Laughton son un modelo de          resulte viciado en su exposición ca y en-                             parte ha lleva do la dirección técnica de
expresividad y calor humano, de con-       do en lo ridículo, en lo inverosímil o                                la cinta con la maestría necesaria para
tención emotiva y riqueza de matices.      lo simp lemerite defectuoso . Que des-                                ha cer resaltar todas esas cualidades,- es -
Lástima que el episodio que hemos          gracia da mente l os in t en t os del cine ca-                        pecia lmente la emoción de sus momen-
mencionado, consistente en un procaz       tólico cu entan en su h ab er co n alguna                             t os culmin an t es, salvando al mismo
                                           desdichada experiencia de este tipo. L a                              tiempo co n gran dignidad artística y
número de «music-hall» manche el sa-       historia de las apariciones de F á t i m a,                           hondo sentido religioso los escollos de
                                           se ofrecía por todo lo expuesto llena                                 la ap a r ici ón y los milagros a ella sub-
no conjunto de una cinta que por ello      de dificulta des para ser nevada a la                                sigui en t es. Los inté rpretes por su parte
y algún otro leve detalle no es apta       pantalla. El ser u n h ech o relativa men -                          todos excelentes, cla ro está que el ma-
para la juventud.                          te r eciente; su extraordina ria a ctu a lid a d                     y or galard ón corr es ponde a Inés Orsi-
                                           en los últimos tiem p os . Los milagros                              ni, que aquí confirma sus prodigiosas
Mujeres (3)                                que llevaba i m p l ícit a ; el hecho mismo                          fa cu lta d es de a ctriz toda sinceridad,
                                           básico de la apari ción y co r p oriza ció n                          dulzura y fervor íntimo, al encarnar
El cL.ico de MicL.igan (2)                 de N.a s .a s uponían ·u n a s erie de cir-                           de modo impresionante a la vidente
                                           cunstancias que obligaban a extremar                                 .del valle de Iria.
La Señora de Fáthna (1)                    la habilidad en los procedimientos pa-
                                           ra plasmarla en cine, en un b u en ci ne                               . Película, en fin, verdaderamente
    Pocas veces el crítico ha hallado      moderno, católico, ca pa z de llegar a l a s                         a p ol ogét ica , que está llamada a hacer
tanto placer en su gestión como en la      masas populares.                                                     mucho bien. Película de tan hondo sen-
presente. Nada tan difícil como los te-                                                                         tido humano y tan altos valores espi-
mas religiosos para ser llevados a la          Lo p oético ten ía que conj ugarse con                           rituales que. puede reavivar muchas
pantalla. Y dentro de ellos, todo lo que   l o trivial d el cotid ia n o viv i r de las g en -                  voluntades dormidas y acaso despertar
                                           tes campesinas; lo r eal o r ealista si se                           la llama de la fe en corazones que se
                                                                                                                alejaron de ella. En fin, cinta para todos
                                           quiere, con lo sobrenatural; 10 r el igioso                          sin excepción y que aconsejamos no
                                                                                                                 deje de ver nadie.
                                           con lo escéptico y mal inten cionado
                                           del clima revo lucion ario de l P ortugal                            Al son de la Inarhnha (3)
                                           de entonces; l o ap ologético de l t ema
                                                                                                                Pekín (3)
   1   2   3   4   5   6   7   8