Page 1 -
P. 1

-                                                                         SUPLfMfNTO    Ser cristiano significa ir al en-
                                                                                        cuentro de las penas, de las prue-
                    Año XII                                               Df LAS ~OJAS  bas, de los deberes y de las
                                                                                        necesidades de los tie m pos, con
                                                                          PAIHWQUIAL"S  aquel coraje, con aquella fortale-
                                                                                        za y seren id ad de espíritu que
                                                                                        lleva a la fuente de las eternas
                                                                                        esperanzas el antídoto de to do
                                                                                        humano desaliento.

                                                                                                             s. S. PIO XII

                             / Vilafranca del Panadés, 8 de Marzo de 1952               Número 10

-       La Juventud Rural
--
              Sin all1aracas ni demasiado ruido, prosigue la. es t ru c-
--      t uración de las juventudes del .Panadés dentro de la Juven-
        t ud Rural d e Acción Católica. Por el momento, gru po s de
-       jóvenes entusiastas celebran periódicamente sus reunrones
        de estu d ios con el fin de prepararse para constituir lo s
   412  cuad ros básicos de dich» Juventud Rural.

             Y, nos ' preguntamos, ¿qué se persigue con semejante

        organ ización? ¿Cuáles son los objetivos a alcanzar que no
        h an podido ser obtenidos por los procedimientos corrien tes?
        Debemos afirmar que los objetivos actuales de la Iglesia,
        a través de la Acción Católica, son los mismos, ni m ás ni
        menos, que los que l1a tenido en sus veinte siglos d e exis -
        ten cia. Lo que se persigue es salvar e l hombre. Salvarlo pa ra
        s u de stino temporal y eterno.

              ¿Qué es, pues, lb que l1a cambiado? Han cambiado,

        si m plem en t e, las circunstancias. Y 110y n os encontra mos

        con extensos sectores d e la sociedad, con innegable influen-
        cia' en la misma cuando m enos por su núm ero y por su
        sim ple presencia, que se encuentran prácticamente alejados
        .de la Iglesia. Es el caso de parte de nuestra población rural.
         E l remedio lo señala la experiencia multisecular d e la
         Iglesia. Una instrucción religiosa m ayor y m ás eficaz, y la
         form ación lenta y segura de unos l1 ábit os que faciliten el
        curaplim ien t o de los deberes religiosos y morales más im-
         portan tes.

              Hemos de señalar que por este camino busca la Acción        Al cum plir se en estos .días el XIII
        Católica en general, y sus especializaciones en el ámbito         Aniversario de la Coronación de
        que les corresponde, el fundamento de su eficacia. Así la         S. S. como Sumo Pontífice,
        Juventud Rural tiene en sus especializadas reuniones de           ACClüN CAT O L I C A se com-
        estudio, en sus tandas de Ejercicios Espirituales, y en sus       place en ofrecer el testimonio de
        actos de piedad, el principio de su avance heci« los más          su más rendida obediencia, respe-
        ambiciosos objetivos.                                             tuosa vener a ción y filial afecto a
                                                                          la egregia figura de Su Santidad
              Impulsada firmemente desde las más altas esferas de
        la Iglesia -el Papa se l1a ocupado repetidamente de las                        el Papa Pío XII.
        organizaciones rurales de la Acción Católica -, estamos
        seguros que, sin prisas, con la seguridad que da el con ven-
        cimiento de estar en el verdadero camino, la Juventud
        Rural de Acción Católica cubrirá las etapas de su avance
        hacia una nueva ordenación cristiana de la sociedad en
        nuestros campos panadesenses. La Iglesia y sus figuras
        más representativas tienen puesta en ella su más firm e
        esperanza.
   1   2   3   4   5   6