Page 1 -
P. 1

IE-                                                                                  SUPU Mf NT O    Nada edifica tanto el pró-
                                                                                                     jimo como la mansedum-
ide                                                                                  [)f LAS ~OJAS   bre de nuestro trato.

 el                                                                                  DA IIUWQUIAlfS              San Francisco de Siile s

Y',      A ñ·o XI  vilafranca del Panadés, 17 de Noviembre d e 1951                                  N úmer o 45

 9;      CUES ION DE aUSTO
 5.
                Está muy en boga una frase que sirve a menudo P''?" sos /a-                     Igle~ia y convento de monjas b e uedictiuas situados en el
•n       y ar cuestiones de todo color, hast a del más subido.                                  grandioso parque de Kan~as C it y. (Foto .: M. C ervera)

 1 .•           Es una frasecita mágica .                                            NORTEA ME I(A AL VI VO
               Por lo menos tiene la pretensión de serlo ,
1               'I anta , que, según ES fama, ella sola tr ae con sig o en uerm en,                              Rdo. P. ANGEL CER VERA, S. 1.
         el antídoto o la solución -según los casos- de todas las cuest 'ones ,
 a-                                                                                  (Viene del número anterior)
,a-            ¡ Oi alá fuera posible, dicen sus adeptos, - que son algunos -«-
         implant ar su imperio tan anchuroso y com prensivol                                ¿Y d ónde estábamos? ¡Ah! Hablábamos de la preparación
-                                                                                    del bazar. To dos lo s fe1.igreses y feligresas, conLribuyen como
                S e extinguiría la raza de los mojigatos criticones,                 pueden y sa be u . Un a de las grades tareas es la de la venta de
ue se                                                                                billetes para el sorteo del coche y del a parato de televisión
               Ahogadas quedarían la tosudez y la incomprensión.                     etc., etc . Los feligreses q ue tienen tiendas con buenos escapa-
 01' el        Entonces si:                                                          rates reciben sendos carteles de colores chillones que tienen ex-
                                                                                     puestos durante m eses. Los jóvenes y las jóvenes, especialmente
 ayo.                       c ... serían balsas de aceite                            en lo s m eses de verano con trib uyen llevando cada día con mu-
                            los pueblos y las naciones).                             cho cuidado el coche flaman te a una de las calles más concu-
  :            Eso dicen ., .                                                        rridas de la ciudad. Lo d eja n estacionado en un sitio estrat égico
                                                                                     y se lanzan al asalto d e tod os los transe untes. e [Este coche por
_.~ciag        ¿Adivináis a qué frase nos referimos, oerdao ?
               La habéis leído al principio: Cuestión de gustos.                     un d ólar ls ¿No 10 quiere Ud.? [Se sortea tal díal [Ll évese la

               Pero resulta que más de una vez se usa mal de la frase mi-            suerte! el Cada b illete val e un d ólar>. Po r sup uesto todo el mun -
         lagrera.
                                                                                     do sabe, y 10 a prueba, que se han im preso muchos más billetes
               Llevar puesto un vestido encarnado como una amapola o
         amarillo como un canario será, indudablemente, cuestió .I de                que los correspondientes al precio en dó la res de lo s objetos que
         gustos.                                                                     se van a sortear. pero ellos ya sa be n que t odo es a be neficio de
                                                                                     su iglesia. Lu ego al acercarse el día del sor teo, se organiza todo
               Llevar con arrogancia en la cabeza -y no por equivocación -           un tinglado en la plaza de junto a la Iglesia. Todas las matronas
         una cosa que se asemeja a un nido de ljorriones vuelto al revés,            de la Parroquia contribuyen con s us artes c ulinarias para pre-
         será también cuestión de gustos.                                            parar toda clase de go losinas qu e se ve nden alrededor de la
                                                                                     plaza. Además las mejores co cineras de la Parroquia se ofrecen
               ¿ Se le antojará a alguien que es un casquete ridículo?               a poner en marcha por tres días con no poco sacrificio una casa
                                                                                     de comidas improvisada donde todos los concurren Les a las fies-
               Quizás. Más no, no. Lo admitimos. Eso sí; es cuestión de              tas puedan refocilar sus cuerpos entre diversión y diversión .
         gustos .
                                                                                     Todo 10 recaudado va al fo ndo comú n . Como en EE. U . los
               Pero, por esos mundos de Dios, ¡no todo es cuestión de gus·
         tos, señores!                                                               dólares abundan, no es raro qu e en un o de estos <bazaaras se
                                                                                     colecten 1U.000 o 20.000 d ólares. Y la 19le ia se va pagando y
              i Evidente/                                                            la gente se va divirtiendo. l ose crea que todo es diversión.
                                                                                     Hay mucho de sacrificio en todos es tos pre parativos . Yo re cuer-
               Hay, además, cuestiones de conciencia y moralidad que no
         pueden admitir serpenteo alguno!                                            do a una joven de unos 15 añ os, alma de la organización, que

               y por doble motivo, si una desidia en esa vigilancia pudiera          cada día se encargaba de poner en activida d a todos dUS amigos
                                                                                     y amigas para que no faltara quien f uera a lle va r el coc he a la
         lesionar los derechos sagrados de los menores de edad.
                                                                                                                                                     ( C oncl uy e en tercera página)
               La ley ante todo, y si la leyes Ley de Dios, más todavía

               Después, si no es incompatible con la ley, el gustu.

               Por esto no dudamos de que si se presentara, dondequiera
         que sea, una cuestión de conciencia o moralidad, y dicha cuestión
         no fuera o no hubiera sido juzgada o llevada a cabo según Dios
         manda, el primero en deplorarlo y poner remedio, si fuera posi-
         ble, no sería precisamente el simple espectador.

               De ésto estamos seguros.
               En cuanto al espectador, ya sabemos que, normalmente, su
         actuación debe resumirse toda a soltar dinero de su bolsillo con
         la condición de que no se le dé cgato por liebre»;
               Pero tampoco dudamos de que si asomara tan sólo el rabo
         del gato intruso, consciente de su misión social moralizadora, su
         reacción sería valiente y sin tapujos.

               y si los hechos se dieran, que cunda el ejemplo.
   1   2   3   4   5   6