Page 1 -
P. 1

-         •                                                                     Decir una menti•ra e s           con

    Acción Católica                                                             sable; aunque                la
            s u r L [ ' 1 '" " T On E L A S II nJ ,'= P ''1110(\ 111 \ 1. 1 c:  la ci•catri•z.

    Vilafranca del Panadés, '2 de octubbre de 1948

    ,,1 . Año VIII - N ú m e r o 36

••

    .-Vi!afranca podría acoger
        nrne s austriacos

    Se acerca el día en qu e llegará la prim era ex pe dic ió n de                          En ningún momento, en público o en privado, debemos ol-

    500 niños au striacos para pasar el in vierno C II nu est ra Patria.                vidar que nuestra condición de cristianos y cató licos sinceros, nos
                                                                                        da" una respons abilidad muy gra nde en nu estros actos X palabras.
    A su ll egada se rá n ac ogidos por el Estado e in sta lados en loca-
                                                                                              Por tener p lena conciencia de nu estros deberes para con
    les propios de la s institu ci on es oficiales, siguie ndo otras a esta             Dios y para con nuestros sem ejantes, deberemos dar estrecha
                                                                                        cuenta de nuestro comportamiento en el curso de nuestra vida .
    expe dición hasta com ple tar el núm ero, de 2? 000:                        .

    Pero esta obra de ca ridad sólo sera posibl e SI los pa rtic ula-                       No pu ede adm itirse por m ás tiempo, el qu e qu eram os ser

    res colaboran co n el Es tado, acogiend o en sus propi os hogares                   honrados con la categoría de seguidores de Cristo y nuestros
                                                                                        actos sean todo lo contrario de lo qu e su L e)' nos manda. Pense-
    a algunos de estos ni ñ os pa ra dejar libres in m e dia t am e.lI ~ e los
                                                                                        m os en que la atención de nuestros sem ejantes qu e no sienten,
    ce ntro'> estatales y pod er r ecibir en ellos nu evas expedicio nes
                                                                                        como nosotros, la necesidad r la consolación de la f e en N uestro
    hasta al canzar la cifra indica da.
                                                                                        Seiio r y en sus p rom esas, está fija en nos otros X qu e por. tanto
          Las ex pe dicio nes esta rá n integra da s po r niños y niñas de              ninguno de nuestros actos"debe de desdecirse de las doctrinas que
                                                                                        p rofesamos. Pensemos en el grandísimo daiio que hacemos a
    cin co a d oce años de edad, sa no s, proceden tes e n ge ne ra l de                Dios, a la Iae les ia y a nuestros amigos y ene. m.igos, si nues. tro
    clases medias mod estas y seleccio nadas por la Organi zaci ón                      pro ceder no es, en todo, digno de verdaderos crtstianos y fervien-
    Cató lic a Aus t riac a de Caridad . La estancia en nu estra Patri a                tes católicos.
    será de seis meses.

          A España y a su Acció n Cató lica se les ofr ece la gran opo r-

-- ytunidad de socorrer a las víctimas más in ocentes d e la guerra                               No podemos robar o explota r al prójimo, ser soberbios o Va-
                       mundial, y es de esperar que la caridad d e lo s españoles abra      nidosos, calum nia dores o envidiosos, y que rer seguir aparentan-
                       gozosalnente los brazos a ,esta l eg~ ón infanti.l_ d e Centroeuropa;do seauidores de la doct rina, del amor y de la virtud.
                       Dios se complace en la InOC enCIa de lo s mn os y re~ o~np ensara
                       como hechas a su persona cua ntas obras buenas se hici eron con               no sola me nte debemos de procurar no hacer el mal sino
                                                                                            que esta mos obliga dos a hacer el bien y a ser virtuosos.
    sus pequeñuelos. No son ellos culpabl es del odio qu.e r ei.n a
                                                                                                  L os cristia nos de corazón debemos de comprender que la Ley
    en tre lo s pueblos, y es men ester que vea n con ~ us pr?pIOS oJ os                    di vulg ada por Cristo Señor N uestro, dos mil años ha, es la doc-
    eje m plos de fra ternidad c ris ti ~ n a . Así, al mismo t,Iem po qu e                 trina más profundamente revolucionaria de todos los tiempos . La
    cumpli mos con un deb er de can dad, I~ OS h arem o~_mas ac ree do-                     revolución que intenta g uia r a todos los pu eblos por los caminos
    res al recuerd o y gratitud de ta ntos mil ia res de m n os, q ue reco-
                                                                                            de la bondad, del amor X de la virtud. Es preciso qu e llevemos a
    nocerán la caridad de los cat óli cos com o princ ip io de pacífica cabo esta revolución. Qu e seamos los paladines de ella . Si no lo
    convivencia entre los pu ebl os.
                                                                                            hacemos, es pos ible que nos hagan otra clas e de revolución.
          Esperamos qu e surja n ta m bié n en Vi l~ ~ra nca . pa d res y ma-                     Yo sé que las tentaciones y pasiones de toda clase, son difí-
    dres ejemplares qu e, al contem plar a Sll.S hiJOS, p lenseI~ e~ los
                                                                                            ciles de vencer .
    niños hambrien tos de E uro pa qu e les pi d en para este m vr erno
                                                                                                S in embargo, debemos de luchar con energía y buena volun-
    un sitio en su propio h ogar.
                                                                                            tad pa ra con la g racia de Dios alcanzar cada día una m.ayor

    Inauguaración del curso de Acción Católica 1948·49                                      perf ección. Te nemos una conciencia que debemos convertir en
                                                                                            ju ez in transieen te de nu estras debilidades. Si lo hacemos así, se-
    Para implorar el auxilio del Cielo en las actividades d el curso                        rem os lo queodebemos ser . Antorcha de luz que guw. ra, a mucn1 os
                                                                                            dispersos y extrav iados , D ispe rsos por indecisión X extraviados
    que. empezamos, las J un~as . de la.! cuatro Ral~a.s de Acción ~a­                      po rque a veces nuestra conducta es malvada en lug ar de ser una
                                                                                            bendición de Dios para todos los que nos rodean .
    tólica tendrán lugar 10;1 slgl1lentes actos, el prOXlmo mart es, dla 5
                                                                                                  Perdó na me lector si he ofendido tus sentimientos . Sé que he
         de octubre, en la Iglesia de San Juan, y a los que quedan

                   invitados todos los socios de las cu atro Rama s:

                     A las siete y media, MEDIT A C I 6 N .                                 si do, quizás, más gra nde pecador que t ú, Pero te p rometo que
                                                                                            lu cho )' m e esmero para ser cada día m ejor X más grato a los
    A las ocho, MISA DE COM(JNI6N, que será ofrecida por                                    ojos del Todopoderoso . Hagámoslo así, ttÍ y yo, todos los días de
                                                                                            nuestra vida.
         las necesidades de nuestro Centro y para consagrar a Dios
                                                                                                                                                                . JosÉ JUNYEl'o'T PUJQL
                             nuestros trabajos de A postolado.

    Mañana Domingo, 3 de Octubre

                                   A  Ia s                                      3' 3 O  de:'    Ia  t a rde

                                                                                             •

    EtviPIE1A EL e
   1   2   3   4   5   6