Page 5 -
P. 5

-.5-

iritual I Dr. Torras y Bages                                                                  Desprendimient o

lA DEL SUFRIR»                                                                                      En los qu eh aceres de la vida debemos tener siempre pre-
                                                                                              se nte que el mundo, que n uestro tránsito por él, es tránsito; no
-- -.11.----- - - - - - - - - - - - - --:                                                     es sit uación defin itiva, no es un estado de permanencia, somos
                                                                                              aq uí viadores, usando la bella y expresiva pa labra de la Iglesia,
i su úlli lis to ra), firmada el mismo día en que la eníer-                                   cs deci r, viajantes hacia la ciudad permanente, meta de todos
                                                                                              los m ortal es; por consiguiente, ya quc debernos ser trasplanta-
           persona. La Providencia le permitió de esta                                        dos no co nvie ne que nos arraigucmos en el mundo. Esta doctri-
                                                                                              na del desprendi mien to quc constituye corno la esencia del
ección a sus queridos diocesanos. Y para mayor                                                Eva ngclio de Nuestro Señor Jesucristo, no daña en manera al-
a l, añad n(post scr iptum > emocionante, que firmó con                                       guna la prosperi dad y el buen orden de la soc iedad humana.
                                                                                              La gentc Iri vola pued e pen sarlo así, los que sólo se fijan en las
, la ma ada del mismo día en que ocurrió su preciosa                                          supc rficialidadcs de las cosas así pucden creerlo; pero la obser-
                                                                                              vaci ón soc ial cnse ña , y el gra n conflicto actual de l mundo lo
o de 191 oy hace treinta y dos años.                                                          ha ce pa tente, que no es el desp rendimiento evangélico sino el
                                                                                              desenfren o de las concup iscencias la causa de los desastres, de
 -de di consulta por no haber aparecido todavía el                                            las miserias y del exterminio del humano linaje.
a edici' efinitíva de sus "Obras Completas :t-
                                                                                              «post scripturn»
lentes i y enseña nzas.
                                                                                                    En la misma tarde en que firmábamos la anterior Carta,
---~""_._-----------------------'                                                             un a dolo rosa afecc ión nos hizo meter en cama, y ahora nos
                                                                                              Ileva al sep ulcro, que, incluyendo en sí el conjunto de las en-
                            Interpretando fide lís imam en te nu estra na tu raleza, el Pre-  señanzas humanas, es un verdadero símbolo de la ciencia del
                      curso r y d espués los Após toles , enseñ aron la necesid ad de la      sufri r; todo lo mundano qucda desvanecido ante el sepulcro;
r mo rtifi cación, y el buen sentido humano co mprc ndió que ésta                             una parte del mismo hombre queda allí consumida, de modo
,• era la Verdad , y la aceptó como doctrina de sólido con su el o                            que la quintaesencia del saber es el alma. Por esto aquel hombre
1 y salvaci ón.                                                                               em inente, el Carden al Enrique Manning, al explicar el impulso
                                                                                              en virtud del cua l h abía sido conducido a la Iglesia católica,
                Amor                                                                          él, escritor em inente, confesó que le había guiado la necesidad
                                                                                              de la sa lvac ión de su alma. Este Iué también nuestro deseo de
, El sufrimien to desarrolla el amor, n o tan sólo en la s almas                              escr ibir la prese nte Pasto ra l, por ser el deseo de la Iglesia cató-
                      electas, labradas por la grac ia divina, sino tam bi én en el orde n    li ca, porqu c es el deseo de Jesucristo, el cual no vino al mundo
1 natura l de los afectos human os. Quien no ti en e expe riencia del                         para hacer in telectuales, sino para hacer hombres prácticamcn-
                                                                                              te virtuosos .
                      sufrim ie nto, difícilm ente llegará al ve rda de ro am or, ya que n o
1 h ay amor sin dol or. Los más sublimes am ores, lo mi sm o en el                                   Esta mañ ana h an celebrado en la Iglesia de San Felipe Neri
) orde n natural que en el sobrenat ural, va n siempre acompaña dos                           la Misa de ago nizantes para mÍ. Misa cuya práctica se celebra en
•J de gra n des dol ores.                                                                     mu chas " iadosas parroquias de este Obispado, y aprovechamos
                                                                                              la ocasión opo rtu.ia para recomendar a todos los íicles cristianos
                            El verdadero amor es u n sentimiento purísimo, des i ntere -      esta piadosa práctica que debiera ser uni versal, y que es con pro-
•J sado; quien lo posee se en treg a a lo s demás, olvidándo se de sí                         piedad la real izaci ón práctica de la ciencia del sufrimicnto ; y,
                                                                                              a provecharnos también la ocasión para despedirnos de todos
                      mismo y sacrific ándose. Pres u po n e en quien lo practica el des -    vosotros, pidiendo vuestras oraciones en esta hora crítica y en-
                      prendimiento de todo ego ísmo ; y, la destrucci ón del egoís mo,        viá ndoos la última y mas afectuosa bendici ón, cn nombre del
                      se obtiene con la violencia , la mortificaci ón y la peniten cia.       Pa dre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

                                                                                                     En el lecho de agonía, el 7 de Febrero dc 1915.

                                                                                                                                                          Jos á, OBISPO DE VICH

3 Rei no de ·D ios

,

                            Esta penosa vida, esta vida de sacrificio de la que el mismo

)

1 Jesús nos da ejemplo y que elogia en sus predicaciones, es la
S cien cia de la santidad, es la ciencia del sufrimiento, que posee

                     tal fuerza de elevación qu c acerca el hombre a Dios, y dentro

   del Reino de Dios, esta ciencia es la quc crea la catcgo ría supe-

   r ior en la aristo cracia eterna, en la que los h ombres so n clasifi-

   cados según el mérito absoluto, no por su nacimi ento, riquezas,

r fuerza, erudición, sino por virtud personal, que presupone
                     siempre la propia mortificación.

-  Se han inaugurado las nuevas clases de Idiomas

   INGLI!S y FRANCÉS                                                                          Vinos de Mesa y Champag ne

                          A cargo del Profe.or nativo                                         CAVAS HILL

                  M. John Lionel de Perreaut                                                  Moja. Panadés  Teléfo no 92

                                       en la acreditada

   ACADeMIA
   1   2   3   4   5   6   7   8