Page 1 -
P. 1

)             .,                                           __~.a - o, I.ca

           CCIOn

           SUPLEMENTO DE LAS HOJAS PARROQUIALES

las                                                                                    V 11 - N ú m e r o 39

lés Vilafranca del Panadés, 27 de Septiembre de 1947

m-

:ti -  .La

de                                                              ,

           hora             de              la     a ccro n                                              LA SEMANA

                    Pocas lJeces ha hablado Pío XIl con la energía r la premura                 Miguel, arcángel

 y del pasado día 7 en el discurso a los Hombres de Acción Ca-                         29 «de Septiembre

ue tólica Italiana, congregados ante el pórtico del templo mayor

IU- del mundo, «cual olas surgiendo del mar•. Parece como si el
lu- Papa. al formular esta imagen de las olas, percibiera en su mente

le- misteriosos abismos r grandes tempestades.
la- e Los deberes de los católicos son de tal urgencia, que sería

Ija difícil imaginarla mayor. Habrá que llevar a cabo actos de ver-

                      dadero heroísmo . No hay que perder tiempo. El momento de la
                      rejlexián y de los proyectos ha pasado. Es el momento de la ac-
                      ción. Ha llegado la hora de la prueba ...•

00 Su Santidad no acusa por la labor pretérita de preparación

                      -por los días de estudio, de fichero, de planes-o No echa en

00 rostro a los adalides del apostolado las horas consumidas, reme-

       dando a los jefes militares en sus cuarteles generales, sobre los

       - mapas a gran escala y los planos minuciosos. Mal caudillo seria

res quien prescindiera de ellos.                       -

da Pero es que los frentes están tan definidos, es que apremia
se de tal suerte la presión enemiga ; que ya no queda tiempo más

¡i- que pa'."a realizar lo que llama el Pontífice «el esfuerzo concen-

as trado», haciendo nuestros aquellos epocos segundos que pueden
nn decidir la victoria•.
           El Vicario de Cristo no nos reprocha el exceso en la prepa-

       ración. Pero tal vez nosotros sí que deberíamos reprocluirnoslo,

       ¿Exigiremos .aún claridades mayores en las ideas católicas sobre
       los problemas candentes? ¿ Es que nuestros deberes religiosos, mo-

       rales y sociales no están bien definidos en nuestras conciencias?

                      Las plazas de armas bullen, en el campo contrario, con fragores

on marciales. ¿ Qué inapetencias, cobardías, irreflexiones o egoísmos

 r· nos detienen todaola y nos impiden saltar de una vez, decididos,
                      a la batalla incruenta de la acción?

             Incruenta, claro está. Los cinco puntos principales que el                Cada año, cuando el Calendari o n os trae a la vista la D ed ica-
       Papa nos señala -aumemar la cultura religiosa, santificar el                    ción de San Miguel Arcángel - 29 d e Se ptiembre - se n os a pa-
       domingo, salvar la familia cristiana, instaurar la justicia social
                                                                                       rece ante los ojos aquél magn ífico Alta r renacen tista y los bellos
       y ser leales y francos en las relaciones de unos con otros- nada
                                                                                       relieves escultóricos de -su retablo d e la Basíli ca d e San ta María,
       tienen que ver con las balas que traspasan ni con los sables                    desaparecidos para siempre y, claro está, flu yen a la m emoria
       que cercenan.                                                                   -recuerdo histórico vivo- la imp ortantísima cofra día e dels
                                                                                       sabaters, hasters, blanquers i pellaires... » de la Vill a, que en su
             Los enemigos de la Iglesia, coincidentes fatalmente con los               tiempo no solamente conservaban con esple n d or el culto d e su
                                                                                       capilla, si no también, dotaban a la s hijas d e los cofrad es en
       .enemigos de la.paz, es natural que no se ruboricen pOI recurrir a              sus esponsales y premiaban a lo s aprendi ces que se l o merecían .
                                                                                       Era, en fin, una cofrad ía d e gra n ruido. Por al go era dueña
       accumes agresllJas.
                                                                                                             del famoso Drac d e Vilafr anca .
             Nuestra acción de católicos no necesita tales medios. Basta
       con que cumplamos valientemente.. íntegramente, nuestros debe-
       res de apostolado -que realicemos en nosotros, cien por cien, las
       doctrinas pacíficas de Cristo-, para saber que ganaremos lo

       perdido -y avanzaremos hacia nuevas y admirables conquistas.

                                                                                       Inauguración del curso de Acción Católica 1947.48

       .ceLa societat                                                                  Para implorar el auxilio del Cielo en las actividades del curso
           és un                    ,          no  hi  ha  mala Itia
                                  COS, I                                               que empezamos. las Juntas de las cuatro Ramas de Acción Ca-

       d'  un membre                     ,  o  me~ys   no alter.i    la                tólica 'endrán los siguientes actos. el próximo día primero de

                          que mes                                                      octubre. ea la IRlesia de San Juan: a las siete y media, ~Iedita­

                                                                                       ciéa. A las ocho. Misa de Comunión, que será ofrecida por las

       salut del eonjunt».                                                             necesidades de nuestro Centro y para consagrar a Diol

28                                             Dr. TORRAS y BAGES                      nuestros trabajos de :\ postolado,

A
   1   2   3   4   5   6