Page 5 -
P. 5

Este) de Barcelona
                                                                                                          Reyna de la Merce
                                                                                                          al poble que us corona
                                                                                                          donauli amor ). fe..

id iQué tristes sou, presons de Moreria,

      1

VD pel cristiá que hi viu y mor esclau!

                                                                         A son pahís, qui'l tornara, oh Maria,

fi- pobre catiu, si Vos no l 'hi tornau?

r¡- Veuen baxar del Cel la Sobirana
lo Jaume primer, Nolasch y Penyafort:
'il
                                                                         de redemptors una Ordre los demana
1,
la per traure esclaus deIs Ilacos de la mort.
                                                                         De mos coloms cobríulos ab la vesta,
9-
te damunt del pit les Barres y la Creu;
                                                                         jo de virtuts coronaré sa testa

                                                                         y vessaré dintre son COI' lo meu.

                                                                                                                              Brécals oh mar, espill de nostres glories,
te dexa vol a los h éroes catalans,

l- aL son valor guanyaren grans vict óries,
o sa caritat les guanyara més grans.

                                                                                                                             Mártyr d' amor, l ' ap óstol se desterra,
1J y enllá del mar al pobre esclau li diu:
1- e Yola en ma nau a ta enyorada terra,
.a jo de tos grilIons me quedaré catiu» .

                                                                         Ton filIet mort ha reviscut, oh mare;

l- l' esposa veu ressucitar l ' esp ós,
e vina, orfanet, vina a abracar ton pare,
Nlra. Sra. de la Merced yS. Raimundo de Penyalorlr:,
                                                                         lo bon Jesús abrucarií a tots dos.
e                                                                        Mure, d ' eaclaus la tena encara és plena,
           Nuestra Señora de la Merced bajó a la Ciudad de Barcelo-      d'esclaus del món, del vici y del plaer,
     na, la noche del primer día de Agosto de 1218 apareciéndose

     a San Pedro Nolasco, y le declaró como era voluntad de su Hijo      són vostres fills; trencaulos la cadena,

     y suya que fundase una religión en su nombre para redimir           que és trist morir esclau de Llucifer.
     cautivos, con obligación de quedarse en prisiones, si fuese ne-
                                                                         De terra y mar Estrella guiadora,
     cesario, a fin dc libertar a los que estuviesen en peligro de fal-
                                                                         hri lláu tot temps de Barcelona al front;
     tar a la fe.                    .
                                                                         dels catalana siúu la salvadora
     También se apareció la Reina de los Angeles al Rey don
                                                                         Vós que heu donar lo salvador al món.
     Jaime de Aragón y a San Raimundo de Penyafort, declarándo-

     les lo mismo.                                                                                        JACINTO VERDAGUER

     A la mañana se juntaron el Rey y los dos Santos, y trataron

)    de cumplir la voluntad de la Reina del Cielo, fundanado el ca-      nido, desde entonces, oportu-    de tanteo y de curiosidad. Y
     ritativo instituto de Nuestra Señora de la Merced.                  nidades más amplias para ob-     me dí cuenta de lo que todo
1                                                                        servar la tendencia general de   ello significaba.
          y en la Iglesia mayor de Barcelona, después de predicar        esa gente, y habiendo visto al
                                                                         escéptico de ojos oscuros y al        o existía la Iglesia D íata;
     San Haimundo, vistió el hábito blanco de San Pedro Nolasco y        judío patriarcal en asambleas    no existía la Fraternidad Teo-
     el Hey le dió sus reales armas de Aragón.                           cada vez más abigarradas in-     sófica; no existían las socieda-
                                                                         congruentes, he llegado a la     des éticas; no existían las reli-
          y esta es la arraigadísima tradición barcelonesa que coloca    conclusió.i de que no han exis-  giones nuevas. Pero vi a Israel
                                                                                                          desparramado por les montes
     nuestro Santo compatricio en esta maravillosa historia de la
     fundación de la Orden de la Merced para el rescate de cauti-
     vos cristianos.

                                                                                                                   tido nunca grandes escuelas como borregos que han perdi-
                     garitll Hoyden s . Ahora bien; Para darle gusto al Dr. Coit del pensamiento tan diferen- do a su pastor; y vi a un gran
                      miss Margarita Hoyden , aún dejaron de creer en la Crea- ciadas y estáticas como yo me número de borregos salir co-
                     ocupando una posición de ción y en la Encarnación. La imaginaba inocenterneute en rriendo, balando, vehemen-
                     controversia, profesa ser lo su- verdad del asunto es, según mi juventud. Me ha sido con- tes hacia cualquier veeindad
                     ficientemente ortodoxa en su imagino, que estas gentes no cedido una especie de vista de donde creyeron encontrar un
                     cristianismo pam desem peñar creyeron nunca ni dejaron de todo ese campo de negación, pastor...
I el papel de anglicana leal e in- . creer en nada. Les agradaba

     cluso el sacerdote anglicanó. asistir y escuchar conferencias,

     Be modo que la asombrosa        y tenían uno vaga preferencia,             COLEGIO DEL AVE· MARIA
     ahistoria                       casi imposible de reducir a
                   esta escuela d J  una tesis dafinida, por aque-                        C.rmen. 2 :: VllAFR"'~CA DEL PANADÉS
                                                                         Primera En5eñan;a para amboJ sexos, - Coml rcio pr'ctico. -
     pensamiento (si la considera-

     mos escuela) rué, poco más o llas conferencias que eran,            Mecanografía. - Cultura general y toda claJe de en5eñalUllJ

     menos, como sigue: Empeza- supuestamsnte y bajo algún                                   eipeciales haJta la5 nueve de la Doche.

     ron creyendo en la Creuci ón, aspecto, heterodoxas y poco           Lo....~loJo. Je eo.eftao::;a Je este Colegio eJl40 huaclo. eD 1.. clirectn-
     pero no en la Encamación, convencionales. Habiendo te-
                                                                               ce. del gran pedagogo e.pallol Rvclo. Paclre M.aj6n.
   1   2   3   4   5   6   7   8