Page 4 -
P. 4

-132-                                                                                                                                          ,

                  es la hora de la atortticacion de fa                                                     •

       Virgen U es también la hora depedir a                                       Vi franca, umonl ~rral
                                                                                    i lóricosy espiriluale esl
.!  1  Dios tior que su protección nos salve U
                                                                                        Fieslas de Enlro i
    '

       dependa d e todos los enemigo s.

                  t Oro o Manuel Arce Ochotorena

                  Carde nal-Arzobispo de Tarragona

,.,1

I

       La decocián de Vilafra nca a Montserra t le viene ya de lejos

       y tiene sus raíces ancladas en el jondo de nuestra conciencia co-

       lectiva .

       illontserrat y Vilafranca, unidos en lazos de am or indestru c-

       tible, en estas horas de rem embranza secular, cuando todo el país
       es una ll ama encendida y los cánticos llenan las montan as y la

       eamteonccit.óo,nn, los corazones, deben ocupar el primer plano de nu estra

             Díganlo sino la hilera importante de hijos de nuestra Villa.
       que subieron a la cim a santa para consagrar to'da su vida a la

       Virgen morena; su antigua cap illa de Montserrat -de la que se
       conserva únicamente el nombre de la calle - con aqu ella magni-
       jica ta bla del siglo XVI, una de las m ejores de nu estra Villa, que
       se j ug ó en un a trágica noche de julio de triste recuerdo; aqu ella
       Visita Espiritual del g ran Obispo , que supo dar la f órmula justa
       de deprecación y de palabra que inundó seguidam ent e toda la
       piedad de Cata luiia; las anuales rom erías ll enas de unción y de
       fe rvor, y tan tas y tan tas manifesta ciones que ligan Vilafr anca y
       Montserrat, de un a m anera firme y decidida que nada de este
       mundo podrá deshacer.

             Es por ello, que, en esta festi vidad señalada con un trono de        La original talla de P . Jau, ( P a r roquia de la Santísima Trinidad),
       oro en los. anales de la his toria del Gran Cenobio Benedictino, '             nos presenta una nueva modalidad en la iconografía mariana.
       Vilaf ran ca lanza al vien to del en tusiasm o la bandera de su fe
       mariana y proclama con los altavoces de sus pulmones que lo~ co-                                                                                     ¡
       razones de sus hijos son unas de tantas piedras preciosas sobre las
       que se s~tentará para siempre este monumento perenne a la Pa-               Los monjes "d e ~ontserrat
       trona del Principado, y sabe ver, en lo alto de la torre del home-
       naje, la figura enérgica del Abad Blanch bendiciendo a quienes,                                              hijos de.Vilafranca
       seguidores suyos en la silla abacial, d in este especial esplendor y
       empuje a la Montaña Santa de Cataluña.                                         Exactamente con este título,  taña tubular como un inmen-
                                                                                   premió el Centro de Acción       so órgano, a la Virgen María,
               No son las Piedras labradas, tO,:LLL-                               Católica un erudito trabajo de   proclamada por las generacio-
                                                                                   don Vicente Melo, en un pa-      nes la Reina y Señora de esta
           radas tior el buril, el mejor adorno del                                sado Certamen literario. Y hoy,  tierra generosa.
                                                                                   recobra la máxima actualidad.
          trono de la Virgen, sino los sacrtiicios                                                                     Sabemos que dentro de este
                                                                                      No vam os a descubrir face-   mismo año, será publicado el
           que los donativos importaron a muchos                                   tas de dicha obra ni a trans-    estudio del señor Melo y lo es-
           donantes.                                                               cribir párrafos de la mi sma;    peramos con ansia para que
                                                                                   vamos únicamente a señalar       con él entre en todas las fami-
                                 t Gregorio, Obispo de Barcelona                   otro motivo de relación íntima   lias vilafranquesas, el aire per-
                                                                                   de la vida espiritual de nues-   fumado del recuerdo de unas
                                                                                   tra Villa con este Coloso que    historias humildes pero ungi-
                                                                                   es el mi st erio de Montserrat,  das de amor y devoción a la
                                                                                   que sustenta, en aquella rnon-   Moreneta.
   1   2   3   4   5   6   7   8