Page 1 -
P. 1

. , --                                        ,.
     CClOn ~a o lca

,
                       SUPLEMENTO DE LAS HOJAS PARROQUIALES

Vilafran ca del Panadés, 22 de Marzo de 1947                                            A ñ o V JI - N Ú ID e r o 12

El pasado sábado. alas 10 de la noche dió                                               25 de ~

el P. Padrosa su última conJerencia pa ra :fA, Jrt~OOadc).t¡, rle l2«eh.flulI cie~ct

hombres solos en la basílica de Sta. María

Ochocientos hombres comulgaron en la Misa de medianoche

«¿Y qui én h a di ch o que en Vilafranca Conferen cias del il ustre jesuíta l o

no hay h ornbresi'» Con estas palabras em- qu e n os prueb a l a existencia de

pezó su prime ra confere ncia el P . Padrosa «hombres» en Vil afranca; es que el

en el Teatro Principal de nuestra Vill a al término de estas Co nferencias fué el

contemplar la multitud impon ente que acto de fe más fir me, má s viri l y

llenaba por completo el loca!. Y es que, más gra ndioso que r ecu erdan los YÍ -

ciertame n te, no es tan fácil como parece, lafranqu eses de h oy. Ochocientos

encon tra r hombres. El antiguo filósofo, hombres qu e se postran a los pies

con una linterna en la mano, bu scaba por del sace rdote, con el propósito de

el mundo un hombre. Y el DI'. Torras y lanzarse al acrecentami en to o a la

-Bages escribe: cRealmen t en tot temps ha reconquista de su propia di gn idad .

costat de trobar un hom e, Es m és Iácil         Ocho cie ntos ho mbres ca ntan do e l

trobar un filosop , un come rciant, un lite- <Cree en un Dé u » y ha cien do estre-

rat o un artista, qu e no pas un h omc ». Y mecer de gozo los sobe rbios muros

es qu e la formación de un «h ombre» es de la Basíli ca de Santa María.

una cosa trabajosa y difícil. H oy existe la     Ochoci entos . hom bres qu e s e

preocupación gen eral de arreglar la soc ie- acercan al sagrado convite con ejcm -

dad , Europa , el mundo. Per o, di ce el pl ar devoción, unid os en la herman-

Dr. Torras «en una epoca, quan les coses . dad de la misma m esa y del mi smo

van m alam ent, qua n la soc ietat es ~rela x a Pa n .

i di ssol , sempre és qu e l'h om e s' Iia des-  Y es en la noch e de la Domini ca

virtuat . » Lu ego, lo qu e importa es con- < ~Lac tarc ) . ¡A légrate, Jeru al én !

vencern os de qu e la perfección del mun- ¡Alégrate, Vilafranca! T ien es hom-

do, de la sociedad, dep ende del perfec- br es auénticamen te «hom bres) . Lo

ciona mien to del hombre. ' Cuan do nos lan- han dem ostra do en esta seman a ver-

zamos al estudio del propio yo y al ejer- da deramen te mem orabl e. Pero. . . 11

cicio del propio perfeccionamiento, en - cima del mon te se levan ta aún muy

tonc es empezamos a ser verdaderamente lejana Y.es precis o llcgar a .la cu rn -

hombres.                                         brc.

Durante una semana el P. Padrosa ha              ¡Hombres de Vila l'ranca! Qu c la

expuesto magistralmente verdades funda- for taleza del Pan q ue reci bísteis en

mentales, con la luz de su palabra encen- una noche tan h erm osa .os asegure

dida, nos ha acompañado a escudriñar el la perseverancia hasta la m eta, a la           D etalle del famoso retablo e.-í,l ente en la iglesia
                                                                                         de S an F ranci sco Je Vilafranca. Siglo XIV
fondo de nuestras propias conciencias y qu e pueden ll egar ún icamente los

nos ha invitado a emprender la labor ar- fu ertes, los valientes, los «hombres) .

dua y caballeresca de conquistar la pro-

pia perfección. Y Vilafranca ha. demos-

trado que tenía hombres. Hombres que Rogamos a todos los vilafranqueses q ue co n moti vo de la Jor-

saben y quieren pensar, que no se arre-          nada Comarcal de mañana engalanen los b alco nes , con e l fin
dran ante la verdad y que quieren abra-

zarla aún a costa de sacrificios, porque de dar a la Villa el aspecto de las gra ndes sole mni da de s, q ue

han comprendido que, al fin y al cabo , la              le corresponde ante la imponente man ifestación juv enil.
verdad ha de salvarles.

Y no es solamente la asistencia a las
   1   2   3   4   5   6