Page 3 -
P. 3

/

                                                                                    2dl

V I V E: T u M I S A                                                        reservado únicamente a los ini-
                                                                            ciados. Se trata nada menos que
     Ta mbién los f í e l e s tienen su parte en la                         de un mandato del Señor (re-

celebración de la Santa M i s a                                              cordemos la última Cena) que
                                                                             tenemos que cumplir exacta-
    La participación que tenemos      la manera mejor y más santa            mente ya que es la oración per-
 los fieles en la Santa Misa, pasa    preparación para recibir a Cris-       fecta y lotal de todo cristiano
 desapercibida para m u c h o s       to vivo, es ofrecerse y morir          consciente.
 cristianos y hasta para muchos       con El en la Cruz, para recibirle
 que^e tienen — ellos — por ca-       después en Sacramento.                    Debemos convertirnos todos
 tólicos practicantes.                                                       en apóstoles del Santo Sacrifi-
                                         Toda clase de «divertimien-         cio. Todo esfuerzo empleado
    La definición clara y exacta      tos», —Pascal asi denomina a           e n divulgar y explijcar l a
 del deber que tiéne todo cris-      los^rosarios en común, lecturas        Misa, ha obtenido siempre ex-
 tiano de ofrecer su Misa y vivir-   piadosas y otras muchas devo-          celentes ^resultados. S i e m p r e
 la. la encontramos en la®Enci-      ciones durante la Santa Misa—,         que se ha enseñado a los fieles
 clica del Papa Pio Xí «Miseren-     son permitidas sin duda, pero          a sjeguir la Misa en sus pasos y
tissimus Redentor»: «Al augusto      de ningún modo aconsejadas,            ceremonias se ha logrado ma-
sacrificio Eucaristico los minis-    ya que son obstáculo para que          'yor asistencia y fervor, porque
tros y el resto de los fieles deben  los fieles coincidan con el sacer-     es indudable que no se puede
unir su propia inmolación, ofre-     dote en la fraternal oración.          amar aquello que no se conoce.
ciéndose como hostias vivientes
santas y agradables a Dios».            Yesque hay muchos libros               Cuando nos hayamos dado
San Cipriano afirma que el sa-       y manuales de piedad que pare-         cuejita de la parte activa que
crificio del Señor no será cele-     cen empeñados a rivalizar en           tenemos en el Sacrificio del Al-
brado con la santidad debida si      discreción y poner una serie de        tar lo tendremos en más estima
nuestra propia oblación y ñues-      reticencias sobre la'participa-        y viviremos la Misa aún fuera
tro sacrificio no corresponden a     ción del simple fiel en el sacer-      de la Iglesia, ya que ésta nú ter-
su Pasión, En las cargas del         docio y en el sacrificio de Jesu-      mina al salir del templo, sino
misterioso sacerdocio de Cristo,     cristo. Tratan de la Misa como         que debemos continuarla e n
en su satisfacción y su sacrifi-     si fuese un rito reservado única       nuestra vida ordinaria, que es
cio, participan no solamente los     y exclusivamente a los sacerdo-        también un sacrificio, ofrèciei>
ministros escogidos.'por nuestro     tes, dejando para el fiel la sola      do nuestras obras que serán
Pontífice Cristo Jesús, sino tam-    obligación de asistir a Misa los       buenas pór la Gracia que nos
bién todo el pueblo cristiano,       domingos y aún como especta-           comunicará la Santa Misa.
Hallado con justicia por el Prin-    dor y asistente, dejando la co-
cipe de los Apóstoles «Raza es-      munión como un acto separado             6 Octubre
cogida, sacerdocio r e a 1 » .       del sacrificio, cuando ésta es la
(I Petr.; II, 9)                     coronación de aquél.

                                        También hay muchos educa-

La Iglesia, aun en la pejsoña dores y catequistas, sobre todo               19 3 4

dé los simples bautizados, viene     cuando se instruye a los niños         día de iniquidad, de prü-
obligada a ofrecerse e inmolarse     para la primera comunión, que

y unirse con el sacerdote en la      en vez de inculcarles la parte         lanación y d e sacrilegio,
celebraciónidel Santo Sacrificio.    activa que deben tomar en el           contra Jesús presente en
                                     Santo Sacrificio, les dan a cono-
   Pero hay un número muy            cer una comunión a parte y no                 nuestros templos.
crecido de cristianos que en su      se cuidan de enseñarles que es
asistencia a la Santa Misa no se     en la Santa Misa donde se re-          6 Octubre de
identifican c o n el sacerdote       nueva diariamente el sacrificio
ofreciéndose con él a Jesucristo,

   Deja mucho que desear la          del Calvario y sólo después de               19 4 2
manera como muchos cristia-          haberse unido al sacerdote de
nos oyen la Santa Misa. Unos la"     todo corazón, se puede recibir         y años sucesivos;
oyen con el rezo del Santo Ro-       dignamente a Jesucristo.
sario, otros con un devocionario                                            día de r e p a r a c i ó n ,
                                        No olvidemos que se trata de

— que no es el Misal — se «en-       una doctrina tradicional y prac- * de d e s a g r a v i o y

tretienen» e n alguna lectura        ticada durante siglos, de la E-        de o b s e q u i o a Jesús
piadosa, otros emplean el tiem-      sencia misma del Cristianismo                 Sacramentado,
po de la Misa para preparárse        y no de una devoción volunta-

a recibir la Comunión, cuando ria o un ejercicio de perfección
   1   2   3   4